Blog, Entrevistas 


Mario Agudo: “El periodista debe contribuir a la divulgación y el arqueólogo al conocimiento, pero son roles complementarios”

Mario Agudo Villanueva, periodista especializado en cultura y patrimonio.

Mario Agudo Villanueva, periodista especializado en cultura y patrimonio.

Periodista de formación y vocación, apasionado de la historia y la arqueología, Mario Agudo Villanueva nos deja cada cierto tiempo, en su web Mediterráneo Antiguo, fantásticas entrevistas y reportajes relacionados con el patrimonio histórico-arqueológico que ya querrían tener las grandes firmas de la comunicación. Mario fue además director de la revista Románico y miembro activo de varias asociaciones culturales relacionadas con el patrimonio. Este trabajador libre, incapaz de venderse a los grandes medios, se encuentra hoy frente a nosotros para responder a algunas preguntas:

Normalmente eres tú el que entrevista a los arqueólogos pero hoy te encuentras al otro lado, ¿qué piensas de este pequeño intrusismo entre nuestras disciplinas? ¿Crees que, en ocasiones, los periodistas deben ponerse en la piel del arqueólogo y los arqueólogos en la de los periodistas?

El primer intruso soy yo, que hablo y escribo de historia y arqueología con la alegría propia del ignorante… Respecto a la entrevista, realmente es un género muy extendido y para practicarlo no hace falta ser un profesional. Al final la entrevista es una conversación entre dos personas que hablan de un determinado tema. Es cierto que los periodistas pueden tener más recursos a la hora de conseguir fuentes o de plantear este tú a tú, pero me parece que cualquier persona con ganas y voluntad puede hacerlo. A mí es un género que me gusta particularmente, pues pone la atención en el interlocutor, que suele ser una fuente autorizada a la que se acude con un motivo concreto y ofrece, por tanto, un punto de visa vivo y directo. Dicho esto y, respondiendo a tu segunda pregunta, yo creo que cada uno tiene que desempeñar su papel. El periodista debe contribuir a la divulgación y el arqueólogo al conocimiento, pero son roles complementarios.

 ¿Cómo ves la situación del periodismo de divulgación histórico-arqueológica en la actualidad? ¿Hay cabida para ejercicios de este tipo en los grandes medios?

El panorama mediático español es decepcionante en líneas generales y, como no, el de divulgación histórico-arqueológica, que no es más que una víctima más del modelo. La información es superficial, se consume y se tira a la basura. Es difícil echar la vista atrás y recordar de lo que se hablaba a principios de año en los medios. Falta continuidad y profundidad en el tratamiento de los temas y sobran partidismo y sensacionalismo. En el ámbito histórico-arqueológico tenemos muchos ejemplos: ¿qué ha pasado con los códices jordanos cuyo descubrimiento publicó El Mundo a dos páginas hace años? ¿y qué de los cascos celtíberos cuyo expolio nos llenó de indignación y copó un volumen importante de información? ¿alguien se acuerda del saqueo del Museo de Bagdad? Esta falta de continuidad y profundidad en el tratamiento de los temas, es general a todos los ámbitos del periodismo y es una lacra, a mi juicio, que contribuye a generar una sociedad que trata los temas con una gran superficialidad. Esta situación se produce, en gran medida, por el modelo económico del mundo de la comunicación, pero este es un tema mucho más complejo que merece casi otra entrevista. Hay excepciones a la regla, por ejemplo el trabajo de Nacho Ares en Ser Historia me parece muy bueno, el intento que hizo TVE de lanzar una serie dedicada a la arqueología y presentada por Manuel Pimentel o el programa Sota Terra, de TV3.

Varias portadas de la revista "Románico" de la que Mario Agudo fue director.

Varias portadas de la revista “Románico” de la que Mario Agudo fue director.

¿Qué está significando para ti el “boom” de las redes sociales y la sociedad de la información a la hora de difundir noticias relacionadas con el patrimonio? ¿Crees que es algo positivo o negativo? ¿No crees que en ocasiones se subordina la reflexión a una sucesión de teletipos desenfrenados?

Las Redes Sociales no son más que el boca a boca por escrito y con una gran capacidad de propagación. En mi opinión, son a la vez una oportunidad y una amenaza. Creo que son muy interesantes para potenciar la divulgación, hay plataformas muy buenas,  como Viator Imperi, Gerion Hispania, Traianvs Ingeniería Romana, Conservación Arquitectónica y otros proyectos semejantes. Pero, por otro lado, han contribuido a profundizar esa superficialidad a la que me refería en la pregunta anterior. La gente clica a los “Me gusta” de forma compulsiva (yo he llegado a publicar por error contenidos repetidos y las mismas personas han dado “Me gusta” a los dos), retwitea contenidos sin leerlos y emite juicios sumarísimos sin reflexionar. Este fenómeno está siendo muy estudiado, pues transforma el modelo de la comunicación que conocíamos hasta ahora. Hasta la irrupción de las Redes Sociales, la iniciativa comunicativa estaba en manos de los grandes medios de masas, pero ahora se ha roto ese monopolio y cualquiera puede identificar un nicho y crear una plataforma. Pero yo os invitaría a reflexionar sobre un tema muy interesante, el que profesionalmente se conoce como Agenda Setting, es decir, los temas a cerca de los que se habla en la sociedad. Hasta ahora, el dominio de la Agenda Setting está en manos de los medios de comunicación y, pese a la irrupción de las Redes Sociales, sigue siendo así. Cuando las Redes Sociales tengan la capacidad de transformar esa Agenda, entonces estaremos hablando de algo verdaderamente poderoso. Ahora no son más que una caja de resonancia de los contenidos de los medios tradicionales. Uno de los retos de “Mediterráneo Antiguo” es precisamente el de romper ese pulso y tratar de poner temas novedosos sobre la mesa. No basta con recibir alertas de arqueología y republicar sus contenidos. Esta información ya es accesible por otras vías, es importante buscar la información y sacarla a la luz. Así lo intentamos, por ejemplo, con el tema del Gran Proyecto Pompeya, con el tema de la ermita de San Ambrosio de Barbate o con el de la reapertura del Museo Arqueológico Nacional.

Mario Agudo publica entrevistas y reportajes relacionados con el patrimonio en la web "Mediterráneo Antiguo".

Mario Agudo publica entrevistas y reportajes relacionados con el patrimonio en la web “Mediterráneo Antiguo”.

Cuando entrevistas a algún profesor universitario, arqueólogo, investigador, etc., ¿Los encuentras predispuestos a responder a todas tus preguntas? ¿Te has topado con rechazos? ¿Crees que debemos intentar dar más pasos hacia una mayor comunicación entre la sociedad y los estudiosos del patrimonio?

Ninguno se ha negado a ser entrevistado. Incluso personajes de gran talla internacional, como Franck Goddio, Israel Finkelstein o Valerio Massimo Manfredi se han mostrado muy abiertos a colaborar conmigo. Más que rechazos, he topado con desidias, alguno ha habido que tras escribirle, llamarle o incluso enviarle las preguntas, no me ha respondido, pero son los menos. Respecto a tu segunda pregunta, como decía anteriormente, cada uno debe desempeñar su rol y el de la divulgación y el de la investigación son complementarios y se necesitan mutuamente. Si no hay una base social que muestre interés por la arqueología y por la historia, estaremos hablando de disciplinas muertas. No nos olvidemos de que, lamentablemente, en el modelo actual no caben aventuras románticas.

Cada día nos topamos con nuevas noticias de derrumbes, expolios o destrucciones indiscriminadas del patrimonio de nuestro país, ¿Crees que esto tiene solución? ¿Qué debemos hacer para mejorarlo?

Lo primero que debemos hacer es concienciarnos nosotros mismos. Si todos fuéramos conscientes del valor de nuestro patrimonio, no tendríamos que organizar cruzadas en su defensa. Por ejemplo, ¿cómo es posible que un lugareño haya estado más de 20 años expoliando un yacimiento de gran importancia? ¿es que los vecinos no lo sabían? ¿es que las autoridades locales tampoco lo sabían? Hay un problema de concienciación ciudadana que, en su raíz más profunda, es un problema educativo y cultural. El panorama intelectual en España y, en general, en toda Europa, es bastante lamentable.

 

¡Un saludo y muchas gracias!

 

RELACIONADOS