Coaching y Desarrollo Personal, Reflexiones 


¿Marcharse?

De la misma manera en que a veces necesitamos perdernos para poder encontrarnos, en ocasiones tenemos la necesidad imperiosa de coger las maletas y largarnos sin mirar atrás: dejarlo todo, dejarlos a todos, y volver a empezar. Siempre he pensado que para hacer algo así, había que ser muy valiente. Sin embargo, ya no lo tengo tan claro. Y es que, puede que huir no sea la respuesta. El dolor, las dudas, la inseguridad, el miedo, la decepción, la tristeza, los problemas… no se despiden de ti cuando te marchas.

huir

Allá donde vayas siempre habrá alguien que te haga la vida más difícil, o un amigo que te traicione, o un trabajo que no te motive (y te desmotive), o un tipo del que te enamores, y te rompa (a sabiendas de que lo hará) el corazón. O todo, absolutamente todo, a la vez. Siempre habrá políticos que te intenten engañar, o injusticias contra las que no puedas hacer nada… Siempre te toparás con la deslealtad, y con los traficantes de mentiras. Siempre estarán aquellos que te juzguen sin tu permiso. Siempre te encontrarás con quienes te intenten hacer sentir inferior. Siempre te harán promesas que no se cumplan. Siempre habrá quien no te quiera bien. Siempre habrá canallas. Y a ti, siempre te faltará quererte un poco más…

wpid-facebook_-1083376996

Por eso, antes de emprender esa huida que sólo nos conduce a seguir siendo unos cobardes, deberíamos enfrentarnos a ese dolor, a esas dudas, a esa inseguridad, a ese miedo, a esa decepción, a esa tristeza, a esos problemas… a todo y a todos, aquí y ahora, plantarles cara, y dejar de perder el tiempo.

Y después… ya veremos.

la-valentia_detalle_articulo

* Imagen| Huir, Marcharse, Valentía

RELACIONADOS