Cultura y Sociedad, Historia 


Manuel Fraga: Padre de la Constitución

 Manuel Fraga Iribarne nació en Villalba (Lugo) en 1922. Este gallego ilustre pronto se dedicó a la política, entrando en la administración del general Franco en 1949 a la edad de 27 años siendo secretario general del Instituto de Cultura Hispánica. Su ascenso dentro de la estructura política del régimen fue meteórico. De 1962 hasta 1969  fue ministro de Información y Turismo, convirtiendo este sector en la primera industria del país, sirva como ejemplo la política de Paradores Nacionales. Durante su mandato sucedió el conocido accidente de Palomares, en el cual unas bombas estadounidenses de hidrógeno cayeron en la playa de dicha localidad, sin llegar a estallar; como medida propagandística, para suavizar el hecho ante la opinión pública, protagonizó junto al embajador norteamericano el famoso baño de Palomares.

Durante la década de los 70 trabajó como embajador en el Reino Unido, de esta etapa habría que destacar su admiración por conservadurismo británico y por el sistema político basado en una monarquía parlamentaria.

Justamente después de la muerte de Franco entra a formar parten del primer gobierno de la Monarquía ocupando la cartera de Gobernación, siendo a su vez Vicepresidente del gobierno de Arias Navarro (1975-1976). Su actuación en dicho ministerio fue muy discutida, dejando algunas frases memorables que el mismo niega haber pronunciado, pero que han pasado a la historia como la de “la calle es mía´´. Por otro lado habría que destacar el clima de inestabilidad que se respiraba en la España de entonces, haciendo su labor prácticamente imposible, frases como la mencionada anteriormente se debe a la necesidad del orden para lograr el desarrollo de la sociedad, idea fundamental para entender el carácter de Fraga. Cuando Adolfo Suarez se encarga del gobierno lo destituye.

Pasado este ciclo, que él mismo clasificaría como el más agotador de su carrera, se centrara en la formación de un partido de centro junto a Cabanillas y Areilza, pero al fracasar esta opción da un giro espectacular a su política y se convierte en el líder de la derecha protodemocrática,  formando el conocido partido de Alianza Popular, la primera  andadura electoral del partido es un auténtico fracaso, dimitiendo la mitad de la ejecutiva.

En las elecciones de 1977 entra en el Parlamento como diputado, siendo además ponente de la Constitución de 1978, tras otro desastre electoral se retira temporalmente de la vida pública.

Con el hundimiento de UCD,  Fraga y su partido se convierten en la única oposición a Felipe González y al PSOE, aglutinando a todos los sectores de la derecha. Pero a pesar de esto sufre su cuarta derrota electoral en 1986, debido a su pasado franquista y su carácter autoritario, que provoca su dimisión de la presidencia de AP, pero acabará regresando en 1989 para organizar la refundación del partido en el actual PP, proyecto basado en la democracia cristiana, pero su presidencia dura muy poco, pasando el testigo a José María Aznar.

Después de todo este proceso Fraga se centra en su Galicia natal, siendo presidente de la Xunta desde 1990 hasta 2005.

Por último quiero destacar la gran inteligencia de Fraga llegando a ser profesor universitario muy joven, justo antes de formar parte de la administración franquista. Este gallego, que pensó entrar en el seminario, está impregnado por tres principios fundamentales, que son, la necesidad de orden y autoridad, solidez religiosa y tradición conservadora, todos ellos presentes en la Galicia de su niñez  tal vez este pensamiento lastró su carrera política, la cual fue bastante prolífica, pero nunca completa del todo, ya que no consiguió su sueño de llegar a ser presidente del gobierno. También hay que mencionar su labor de conducir a la derecha hacia la democracia, trabajo que culmino con éxito.

Fraga muere, a los 89, el 15 de enero de 2012 en Madrid debido a un paro cardiaco.

 

 

Via| Biografías y Vidas

Más información| Politikon

Imagen|  Wikipedia, Biografías y Vidas

RELACIONADOS