Economía y Empresa 


Manual para ciudadanos al borde del rescate financiero

Ciudadanos de un país al borde del rescate

España va a ser rescatada por la Unión Europea; quizá debamos proveernos de una pequeña guía.

Un miembro que necesita financiación que no puede obtener a precios asequibles en los mercados de capitales puede recurrir al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), o su futuro sustituto a partir de 1 de julio, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

Se requiere una solicitud del país necesitado y la simultánea presentación de un programa de ajuste creíble de su economía. Ese programa deberá contener dos tipos de medidas; unas de orden coyuntural para equilibrar las cuentas públicas ajustando el gasto a los ingresos, y otras de tipo estructural, removiendo rigideces en los mercados de trabajo y de productos. Ese es el paso que España está a punto de dar pues, en la reunión del Eurogrupo en la tarde del sábado 9 de junio, lo que se ha acordado es comunicar a España que  el Eurogrupo está “deseando responder favorablemente a esa solicitud”.

El Banco de España: eran otros tiempos

Las ayudas nunca son a fondo perdido: siempre hay que devolverlas. Y nunca son gratuitas, y no es precisamente una financiación barata, aunque sí inferior al coste exigido al país en los mercados de capital. Una retribución de 200 puntos básicos adicionales al coste de los fondos para el MEDE, y si los fondos no han sido reembolsados en los tres años siguientes, un recargo de 100 puntos básicos. La ayuda financiera se desembolsa en tramos para que el MEDE pueda controlar que el país va haciendo sus deberes; si no es así, se cierra el grifo.

La decisión de conceder ayuda financiera y la determinación de las condiciones de la ayuda requerirán el “mutuo acuerdo” de los países integrantes del MEDE, o sea, unanimidad de los países votantes, sin contar las abstenciones. Para el resto de las decisiones bastará una mayoría cualificada del 80% de los “votos ponderados”. La ponderación del voto de cada país corresponde a la proporción del capital del MEDE que haya suscrito cada uno de ellos. Alemania representa casi el 19 % y con el apoyo de un solo país no muy grande como, por ejemplo, Finlandia (1,25%), alcanzaría ese 20% que bloqueará cualquier decisión no deseada.

 

Vía|Banco Central Europeo

Más información|Acuerdo Ecofin, Asistencia financiera al sector bancario, FEEF, MEDE

Imagen|BCE, Pidiendolimosna, BancodeEspaña

 

RELACIONADOS