Jurídico 


Mancomunidades, Consorcios Locales, Áreas Metropolitanas y Comarcas (I): delimitación conceptual

En el momento en el que se escriben estas líneas, se debate en una comisión del Congreso una importante reforma de la legislación estatal de régimen local, por lo que puede ser una buena ocasión para aclarar algunos conceptos sobre nuestras Administraciones locales, comenzando por los relativos a qué Administraciones locales. No hablaremos aquí de las más conocidas, el Municipio, con su Ayuntamiento, o la Provincia, con su Diputación, que en realidad no son sólo Administraciones locales, sino también Gobiernos locales. Nos detendremos en otras figuras menos conocidas, de naturaleza normalmente instrumental, las distintas agrupaciones y asociaciones de Municipios que regula nuestra legislación: Mancomunidades, Consorcios, Áreas Metropolitanas y Comarcas.

Puesto que hablamos de agrupaciones y asociaciones de Municipios, queda claro que se trata de entidades (organizaciones dotadas de personalidad jurídica) de segundo grado, que se derivan del Municipio. Esto es, están formadas por Municipios. Se nos dirá que también la Provincia es una agrupación de Municipios, y cierto es, pero también es verdad que la Provincia se diferencia en que su constitución es una exigencia constitucional. Por tanto, la primera característica de estas otras entidades locales es que son de carácter dispositivo, o sea, pueden o no existir. Y la decisión acerca de su existencia queda en el ámbito propio de la regulación de la Comunidad Autónoma, como ha aclarado el Tribunal Constitucional desde su conocida STC 214/1989.

La diferenciación que aquí hacemos entre agrupaciones y asociaciones de Municipios no es superflua, aunque no está recogida en la legislación, siendo de alcance doctrinal, pero refleja muy bien la diferente naturaleza de los dos principales tipos de entidades supramunicipales dispositivas: agrupaciones forzosas y asociaciones voluntarias.

Las asociaciones voluntarias de Municipios: Mancomunidades de Municipios y Consorcios Locales

Comenzando con las asociaciones voluntarias de Municipios, éstas serían, fundamentalmente, las Mancomunidades de Municipios y los Consorcios locales. Se constituyen como consecuencia de un pacto asociativo, no por la imposición unilateral de un sujeto de otro nivel de gobierno.

Si bien, el Consorcio admite la asociación entre entidades de diverso tipo, no solamente Municipios. Puede estar la Provincia, pero también la Administración autonómica o estatal, e incluso entidades privadas sin ánimo de lucro. Para que el Consorcio se considere local, la presencia de entidades locales ha de ser mayoritaria, e indicativa de intereses predominantemente locales.

Obedecen a la necesidad de poner en común intereses propios de las entidades asociadas, persiguen la cooperación para alcanzar algún fin común, como puede ser la prestación de un servicio o la realización de una obra, con el beneficio propio de las economías de escala.

Pueden ponerse muchos ejemplos, como los Consorcios metropolitanos de transporte, o las Mancomunidades dedicadas a la prestación del servicio del agua, o la gestión de los residuos.

Las agrupaciones forzosas de Municipios: Áreas Metropolitanas y Comarcas

La decisión de crear una Comarca o un Área Metropolitana no responde habitualmente a una iniciativa de los Municipios afectados, sino del nivel de gobierno de ámbito territorial superior, la Comunidad Autónoma. Aunque los Municipios pueden oponerse a su creación en el caso de la Comarca, no ocurre así en el del Área Metropolitana, que se crea por ley del parlamento autonómico. Son entidades de constitución obligatoria, que responden a una potestad autonómica de coordinación de los Municipios afectados, no a una decisión de estos Municipios de cooperar entre sí.

El Área Metropolitana se crea para la planificación conjunta y la coordinación de servicios y obras de grandes aglomeraciones urbanas, entre cuyos núcleos de población existan vinculaciones económicas y sociales que hagan necesaria esta coordinación. La Comarca se crea para gestionar intereses comunes o prestar servicios de ámbito comarcal.

Vía| Toscano Gil, F., “La cooperación territorial. Entidades e instrumentos para la cooperación territorial: mancomunidades, consorcios, convenios y redes de cooperación”, en Rivero Ysern, J.L. (Dir.), Fernández Ramos, S. y Montoya Martín, E. (Coord.), Derecho local de Andalucía. Ley 5/2010, de 11 de junio, de autonomía local de Andalucía, Iustel, Madrid, 2012

Imagen| Área metropolitana de Sevilla, Consorcio local, Comarca de Tierra de Barros, Comarcas catalanas

En QAH| El régimen jurídico especial de las grandes ciudades (I): la capitalidadEl régimen jurídico especial de las grandes ciudades (II): delimitación de la capitalidad y otros fenómenos concurrentes¿Qué son los consorcios administrativos? (I)¿Qué son los consorcios administrativos? (II): Conclusión

RELACIONADOS