Patrimonio 


Malévich no fue solo suprematista

Malevich, Sudario de Cristo, 1908.

Malevich, Sudario de Cristo, 1908.

Hablar de Malévich es hablar del creador del Suprematismo. Malevich usó el término suprematismo para hacer referencia a la “supremacía del sentimiento puro en el arte” de la abstracción absoluta, sin referencia del mundo real en parte de su obra.

El crítico de arte Marcadé expresa que Malevich era un samorodok, es decir, una persona que tiene un papel importante y que va más allá de los estudios, alguien que es un ser elevado, que presenta virtudes y esfuerzos superiores a otros humanos.

Malevich, Un bañista, 1911.

Malevich, Un bañista, 1911.

Nacido en 1878 en Kiev, él mismo se mostrará algunas veces como ucraniano y otras como polaco. En 1904 Malevich estaba en Moscú, donde conoció obras impresionistas como La Catedral de Ruan de Monet, inspirándole y creando algunas obras como La ropa tendida, que pretendía mostrar la luz y los reflejos. Después de éste descubrió otros estilos franceses, probándolos y destacando en todos. Así, realizó obras simbolistas como Descanso. Sociedad con sombreros de copa y El sudario de Cristo. En Rusia era bastante conocido Odilon Redon, simbolista por excelencia. Su obra también muestra alguna influencia del arte popular, en especial la pintura de iconos. Malévich no mostró estas pinturas en su momento.

Por otro lado, conoció obras de Cezánne, Gauguin, Van Gogh, Renoir, Degas, Pisarro, Sérusier, Signac y otros. De esta forma los rusos incorporaron el cezanismo y el fauvismo a su primitivismo, introduciendo así descubrimientos formales del posimpresionismo a una estructura de base primitivista. Influenciado por Matisse, encontramos su obra Un bañista que se puede relacionar con La danza de Matisse.

Malévich en su libro “De Cezánne al suprematismo” expresa:

En el arte destacamos una tendencia hacia lo primitivo, hacia la simplificación de lo visible, y a ese movimiento lo llamamos primitivismo, aunque se desarrolle en nuestro mundo contemporáneo. Hay muchas personas que atribuyen a Gauguin este impulso primitivista original, pero no es del todo cierto… El aparente carácter primitivo de muchos pintores contemporáneos es la aspiración a reducir las formas a un cuerpo geométrico y es a esta geometrización a la que ha apelado Cezánne, a ella se ha dirigido, reduciendo la naturaleza al cono, al cubo y la esfera.

Malevich desentona entre los neoprimitivistas y rayonistas. Entre 1911 y 1915, antes de llegar a la abstracción, crearía ocho corrientes pictóricas diferentes, con la intención de superar a Cezánne. Encontramos Campesina con cubos y niño de 1912 (a la izquierda) y Descomposición dinámica de Campesina con cubos (derecha), ambas del mismo año y en los que se aprecia la evolución de las figuras geométricas que tienden hacia la abstracción. Malévich tendrá similitud con Leger en que en la obra intervienen el intelecto, la emoción, el misterio y el misticismo. En 1915 afirma que su suprematismo “es un arte absolutamente sin objeto, el nuevo realismo pictórico”.

comparacion

Campesina con cubos y niño y La mujer de los cubos. Descomposición dinámica de Campesina con cubos.

Malévich le pidió a Matiuchin que publicara en el libreto de la ópera su pintura Victoria sobre el sol. Éste era su primer Cuadrado negro, por ello remonta el nacimiento del suprematismo a 1913, aunque las pinturas entendidas como tal son de 1915. Entre sus obras suprematistas, encontramos Cuadrado rojo, Cuadrángulo, Cuadro negro sobre fondo blanco. Malevich condena la interpretación simbólica, pero él mismo no puede evitar caer en ella.

Malevich, Cuadrado rojo, 1915.

Malevich, Cuadrado rojo, 1915.

El Cuadrado rojo debe considerarse según la traducción de rojo en ruso como un cuadrado hermoso. A esta obra la llama también Campesina en dos dimensiones. Otras pinturas suprematistas tienen nombres que nos llevan a una figuración como Autorretrato en dos dimensiones y Automóvil y dama. Malévich expresa que no se deben buscar sus formas, sino que quiere mostrar las formas como masas pictóricas sin forma, que no tienen que ver con la naturaleza.

En el suprematismo de Malévich, el color es omnipresente y explosivo, se corresponde a la sensación, es el creador en el espacio. Malevich pasó por el cubismo, el futurismo y el cubo-futurismo que se engloban en la figuración, la representación, a visualización y se liberó de esto con el suprematismo, dejando a lo pictórico volar hacia el infinito.

Dentro de su pintura suprematista veremos varias fases: al principio pasará por un estado estático con su obra Cuadrado negro por ejemplo, y después, el estado dinámico o cósmico con su obra Aeroplano en vuelo. Esta última obra se compone por 13 cuadriláteros y nos lleva a la mitología del vuelo.

Malevich, Aeroplano en vuelo, 1915.

Malevich, Aeroplano en vuelo, 1915.

A Malévich le apasiona la arquitectura, encontrando una síntesis de las artes en ella. Creó unas maquetas de arquitecturas utópicas como Architectona Gota. También, creó su Cuadro blanco sobre fondo blanco que expresa el desvanecimiento de las formas en el espacio.

En 1927 Malévich viaja a Polonia. Después, va a Berlín, donde participa en la Bauhaus con Walter Gropius, Mies van der Rohe, Meyer, Moholy-Nagy y Kandinsky. En 1930 vuelve a incorporar elementos figurativos, pues es destacable que la Unión Soviética de Stalin denunciaba el arte moderno, exigían que el arte debía entenderse. En este momento encontramos las Mujeres segando, Campesina, Retrato de la mujer del artista y Autorretrato.

Malevich, Autorretrato, 1933.

Malevich, Autorretrato, 1933.

En 1935 se presentan cinco de sus últimos retratos en la primera Exposición Leningrado. Y finalmente, muere por un cáncer en su casa el 15 de mayo de 1935. Hoy día lo recordamos como uno de esos creadores incansables e irrepetibles cuyo nombre estará eternamente ligado a la historia del arte del siglo XX.

Vía| NÉRET, G., Kazimir Malevich, Barcelona, Ed. Taschen, 2003. Museo Thyssen.

Imagen| WikiArt, El Ángel Caído, Joranpacahistoria.

RELACIONADOS