Casos empresariales, Cultura y Sociedad, Economía y Empresa 


Malcolm Maclean y la caja que cambió el mundo

A lo largo de la historia, han sido y siguen siendo muchos, los inventos que han revolucionado la forma de hacer las cosas, pero hay algunos que por su simpleza o falta de espectacularidad pueden llegar a  pasar inadvertidos. En QAH queremos  destacar su enorme relevancia.

Este es el caso del contenedor o container si usamos la terminología inglesa; un invento que sin duda  revolucionó el mundo del transporte y la logística, considerándose el segundo cambio más importante en la marina mercante desde el paso de la propulsión a vela a la propulsión mecánica en los últimos dos siglos.

Ideado por el transportista norteamericano Malcolm Maclean allá por la segunda mitad del siglo XX, quien cansado de las eternas esperas que conllevaban los procesos de carga y descarga en los puertos marítimos ideó un sencillo recipiente de carga ataviado en sus esquinas por  los denominados twislocks de modo que pudieran ser  ser enganchados por grúas y depositados en los barcos o en los transportes terrestres posteriormente. Sus dimensiones, quedaron poco después y debido sobre todo a objetivos militares, estandarizadas para la fácil manipulación de los mismos, comenzándose a utilizar en el transporte marítimo, aéreo, fluvial y terrestre.

Hasta entonces, cajas, barriles, sacos y cualquier otro tipo de mercancía era cargada y descargada en cantidades relativamente pequeñas desde los vehículos de transporte terrestre a los barcos y a la inversa; la mercancía, no sólo quedaba durante largas horas expuesta a daños, inclemencias y acecho de robos; también las esperas y los tiempos de carga y descarga por parte de los trabajadores del puerto se hacían interminables.

Malcolm Maclean compró la Pan-Atlantic Steamship Company con la idea de poder aplicar su invención renombrándola más tarde como Sea-Land y fue así como el transportista y su maravillosa caja no sólo se encargaron de acortar los tiempos de trabajo sino que el transporte de mercancías pasó de hacerse de “puerto a puerto” a de “puerta a puerta”; las instalaciones portuarias se convirtieron en arrendatarios de espacios y  al mismo tiempo en grandes operadores globales logísticos. Se redujeron también las tripulaciones, las estancias en los puertos y los atraques lejos de los centros urbanos, modificando el estilo de vida de quienes trabajaban en el sector. Pero también el contenedor desató consecuencias desastrosas, las que recayeron sobre los trabajadores y redujeron drásticamente el número de estibadores en los puertos. Éstos se revelaron activamente contra el invento en sus inicios y se opusieron a la implantación del mismo sin que nada pudiera hacerse.

El primer viaje se realizó  el 26 de Abril de 1956 llevando a bordo 58 de las primeras piezas desde New Jersey a Huston;  diez años más tarde el Fairland, unió Nueva York con Rotterdam transportando 228 unidades. Actualmente existen barcos capaces de transportar más de 10.000 contenedores.

Vía| Naucher, cultura marítima

Más información| “The box that changed de world”  Arthur Donovan y Joseph Bonney

Imagen| National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA)

RELACIONADOS