Neurociencia 


Magia y neurociencia: cuando los magos engañan nuestro cerebro.

Seguro que a lo largo de nuestra vida todos hemos tenido la oportunidad de ver un espectáculo de magia y hemos experimentado esa sensación de quedarnos con la boca abierta por no entender nada de lo que está pasando en el escenari0 (delante de nuestros ojos) intentando buscar una explicación racional a lo que está pasando pero no lo logramos y en ese período de tiempo hemos creído en la magía. Tanto, que al llegar a casa soñábamos con encontrar la famosa carta de Hogwarts en nuestra chimenea para empezar con nuestras clases magistrales de magia avanzada.

Sentados en la butaca hemos podido ver infinidad de trucos, ¿recordáis el de la moneda que desaparece? ¡Hemos creído ver cosas que no estaban allí!. Estos “pequeños fallos” son los que los magos explotan para dejarnos asombrados y sin palabras, y nos encanta. Nos encanta esa forma de fascinarnos y engañarnos que tienen, nos seduce la idea del imposible.

¿Cuál es el truco de todo esto? ¿El truco real? Los magos son expertos en manipular y engañar nuestro cerebro, y nos han ayudado a entender que, por un lado, podemos hablar de realidad y por otro lo que aparenta ser.

p810_0_01_01Utilizando métodos naturales, crean efectos que parecen estar fuera del mundo real. Utilizan ilusiones visuales y ópticas, ilusiones cognitivas como la ceguera atencional, efectos especiales (explosiones, disparos falsos)… Las ilusiones visuales y otras ilusiones sensoriales son fenómenos en los que la percepción subjetiva de un estímulo no hace que coincida con la realidad física del estímulo. Las ilusiones visuales ocurren porque los circuitos neuronales en el cerebro amplifican, suprimen, convergen y divergen información visual de un modo que en última instancia deja al observador con una percepción subjetiva que es totalmente distinta a la realidad. Los neurocientíficos utilizan estas ilusiones para distinguir la actividad cerebral que coincide con la percepción de un estímulo con aquella que coincide con la realidad física de los estímulos. Por ejemplo, el clásico truco de doblar una cuchara tiene su base neural en la actividad de las neuronas ‘end-stopped’ (localizadas en el área visual primaria y el área visual temporomedial conocida como V5) y non-end-stopped’.

Otro factor del que se “aprovechan” los magos es de la ceguera por falta de atención. Cuando hablamos de este efecto se pone de manifiesto la idea de que los seres humanos, cuando prestamos atención a un estímulo, situación, acontecimiento que pasa ante nosotros, podemos no percibir otras situaciones que se catalogan como inesperadas. Los magos utilizan el término “mala dirección” para referirse a la desviación de la atención del espectador lejos de una acción secreta (el truco).

“La redirección ‘mágica’, considerada el secreto central de la magia, modifica la saliencia de los objetos (cómo de magia-y-cerebrorelevantes o llamativos son). Y lo hace manipulando la atención de los espectadores a través de los procesos de control bottom-up y top-down. Cuando un objeto es muy llamativo, por ejemplo su color, tamaño, movimiento o sonido, capta nuestra atención en una forma de abajo a arriba (bottom-up, o del estímulo al cerebro) y esto se refleja en la actividad de áreas del hipocampo, la corteza prefrontal y zonas de los lóbulos temporal y parietal. Cuando desde el principio dirigimos intencionadamente nuestra atención a un estímulo concreto, como en la tarea de Simons y Chabris, y eso hace que éste se vuelva tan saliente que, de hecho, llegamos a ignorar todo lo demás, hablamos de un control de la atención de arriba abajo (top-down o del cerebro al estímulo)”. (http://www.unobrain.com/blog/unobrain/magia-neurociencia-combinacion-perfecta).

A modo de conclusión podemos decir que el cerebro rellena huecos, se pierde los detalles, se distrae con una canción, un ruido o una emoción. Cuando el mago nos hace reír nuestra atención baja momentáneamente y nos deja más expuestos al engaño durante unos segundos. Cuando centramos nuestra atención en un foco determinado, el resto del mundo “desaparece” para nuestro cerebro, y nos encanta la sensación de creer en cosas que sabemos que son imposibles.

Vía|

Macknik SL, King M, Randi J, Robbins A, Teller, Thompson J & Martinez-Conde S (2008) Attention and awareness in stage magic: turning tricks into research. Nature reviews. Neuroscience, 9(11), 871-879.

Rieiro H, Martinez-Conde S  & Macknik SL (2013). Perceptual elements in Penn & Teller’s “Cups and Balls” magic trick. PeerJ, 1, e19.

http://www.unobrain.com/blog/unobrain/magia-neurociencia-combinacion-perfecta

 

 

RELACIONADOS