Historia 


Madrid de los Austrias: la Disnastía de los Habsburgo

Representa la transición del Barroco al Neoclásico en España.

Representa la transición del Barroco al Neoclásico en España.

El Madrid que en la actualidad conocemos, que tiene su origen en el siglo IX, en principio fue un asentamiento musulmán conocido con el nombre Mayrit, hoy día en su lugar están la Catedral de la Almudena, el Palacio Real y la Plaza de Oriente.  Es en el 1561 cuando por orden del rey Felipe II es elegida para convertirse en principal sede de la corte, pasa a ser el lugar de residencia de la Monarquía española. La dinastía de los Habsburgo cuyo linaje provenía de Austria, por ello es conocida como Madrid de los Austrias, mantuvo su reino en España durante los siglos XVI y XVII consolidándose como una de las mayores potencias que hubo en Europa. Esta dinastía se instauró con el enlace de Felipe de Habsburgo y la hija de los reyes Católicos doña Juana de Castilla, representando una alianza entre los reinos de Castilla y Aragón con el Imperio de Habsburgo.

PLAZA DE ORIENTE

Lugar a partir del cual Madrid comenzó a crecer, la posición elevada que tiene sirvió a los árabes para situar sus torres de vigilancia y defenderse de las amenazas cristianas venidas del Norte. La fortaleza pasaría a convertirse en el Alcázar de Madrid.

Madrid comienza un nuevo periodo histórico con Carlos I al ser coronado en 1516,  se inicia un proceso de edificación que llevó a la ciudad un enorme enriquecimiento urbanístico, con sus primeros palacios, edificios aristocráticos, construcciones civiles y órdenes religiosas como el convento de la Encarnación, en cada una de ellos hay distintos elementos con influencia de estilos en su austeridad decorativa con fachada renacentista y herreriana, queda reflejado en los exteriores pudiendo apreciarse en ángulos y planos la etapa de un tendencia claramente costumbrista. Carlos I eligió como residencia para su hijo Felipe II el antiguo Alcázar de Madrid lugar donde hoy se levanta el Palacio Real.

LA CASA DE CISNEROS

Su promotor fue el sobrino del Cardenal Cisneros, es una construcción de estilo Plateresco que solo se da en España, el portón principal se encuentra bajo un arco de sillería dándole al conjunto un aspecto medieval lejos del clasicismo renacentista, en el mismo edificio se dan  rasgos en su fachada  como es la bicromía como son los dos colores principales como son el rojo del granito y el gris que forman los sillares, este detalle es importante al tratarse de una cualidad propia de la arquitectura Madrileña de los Austrias.

PALACIO DE LOS VARGAS 

En ella trabajó  Isidro de Merlo y Quintana al que más adelante se le conocería como San Isidro Labrador, sobre esta casa se edificó una gran joya del Renacimiento Madrileño como es La Capilla del Obispo para albergar los restos del santo, en su estructura hay un uso de arcos carpaneles. Posteriormente llega al trono su hijo Felipe II.

REINADO DE FELIPE II 

Con su reinado, en el 1561 es quien decide traer la capital a Madrid como capital permanente del la Corte del Reino. A Madrid comienzan a llegar funcionarios y representantes de distintas órdenes religiosas, personajes ilustres, nobles y gentes familiarizadas con el mundo de la administración.

LAS DESCALZAS REALES 

Es un complejo religioso que funda Juana de Austria la hermana de Felipe II sobre un palacio nobiliario, los arquitectos encargados del proyecto fueron Juan Bautista de Toledo y Diego Sillero, pasa a ser una pieza central en la arquitectura Española Felipe II le nombra arquitecto para las obras reales, en esta  etapa  es cuando comienza el nuevo planteamiento de estilos y nuevas estructuras donde predomina la monumentalidad con cierto aire de clasicismo sin perder la línea de austeridad. Como sucesor queda Juan de Herrera dejando como legado el Puente de Segovia, una de las obras más importantes de la dinastía de los Austrias como es el Monasterio del Escorial, Madrid se ve claramente beneficiada con el actual estilo urbanístico.

PLAZA  MAYOR

La ciudad comienza un esplendoroso desarrollo, es  cuando se decide edificar una plaza porticada en el corazón de la ciudad lo que llegaría a ser en el año 1617 la Plaza Mayor ubicándose el ayuntamiento en lo que fue en tiempos una antigua panificadora. Pasa por distintas fases al sufrir varios incendios de los que se hizo cargo de su reconstrucción el arquitecto Italiano Sabatini.  Es en el año 1790 cuando se lleva a cabo un nuevo planteamiento de planos a lo largo de toda la superficie y fachada haciéndose  de ello el arquitecto Juan de Villanueva. Símbolo del Madrid de los Austrias, en la época Medieval formaba lo que era la Plaza del Arrabal, lugar fuera de las murallas en el que servía de intercambio comercial de distintos productos, de acuerdo con las nuevas edificaciones arquitectónicas Felipe II ordena se construya una nueva plaza en la línea que se estaba imponiendo en la capital del Imperio, siendo Felipe III quien definitivamente impulsa el proyecto llevándolo a su término encargándose de ello el arquitecto Juan López de Mora que lo plantea inspirándose en el Monasterio del Escorial asemejándose a la tipología palaciega madrileña, rematada en pizarra y cuya fachada esta rematada por dos torres rematadas por chapiteles.

En la Plaza Mayor hay tres lugares de especial interésEstatua de Felipe II  realizada en el año 1616 por Juan de Bolonia y Pietro Tacca, fue un regalo que hizo el Duque de Florencia al monarca español.

En la Plaza Mayor hay tres lugares de especial interés:

Casa de la Panadería, lo que en tiempos fue la antigua panificadora. La fachada esta decorada por Carlos Franco.

El Arco de la Cuchillería, más conocida como “el arco de las nueve puertas” su nombre viene de la comunicación que tiene la Plaza con la calle cuchilleros.

IGLESIA DE SAN ISIDRO 

Edificio que entre sus elementos destaca el Barroco madrileño, en 1567 la Iglesia pasó a ser Colegiata, poco después fue nombrada como catedral provisional de Madrid, al terminar las obras que venían realizando en la Almudena recuperó de nuevo el título de colegiata. Todo ello dio comienzo a una etapa de gran esplendor y belleza artística en la que fueron edificando en el centro de la ciudad dotándola de este modo de un legado monumental que la lleva a contar su historia a nivel arquitectónico y urbanístico. Pasan a ser reflejo donde en cierto modo queda detenido el tiempo en torno a la época del Imperio Español por sus escudos y calles y de la que esperemos sea por tiempo indefinido sigan guardando sus rincones que fueron testigos de hitos histórico.

JARDINES DE SABATINI 

De estilo neoclásico y con diseño geométrico,  su carácter es carácter monumental, en los años 30 era el lugar que ocupaban las caballerías construidas por Sabatini para el Palacio Real. Varias esculturas decoran la cornisa del Palacio.

TEATRO REAL

Forma parte de los  monumentos más emblemáticos del Madrid de los Austrias, Fernando VII ordenó su remodelación. La Plaza de Oriente se diseñó como teatro de la ópera en el lugar que había ocupado hasta entonces el Real Teatro de los Caños del Peral. En su inauguración por la reina Isabel II pasó a convertirse en uno de los más importantes de Europa.

Vía| Arte España

Imagen| Wikipedia

En QAH| Viajes de Placer en la Historia

RELACIONADOS