Uncategorized 


Macrobiótica: ¿en qué consiste?

En 1920 el filósofo japonés George Oshawa desarrolló la alimentación Macrobiótica alegando que si comemos simple y sano podremos vivir en armonía con la naturaleza y sus distintos cambios.

Macrobiótica ¿en qué consiste?

Macrobiótica ¿en qué consiste?

¿ Qué beneficios demostrados puede aportarnos esta froma de comer? 

  1. Una mayor energía
  2. Estabilidad emocional
  3. Menor acidez
  4. Regulación de peso
  5. Claridad mental
  6. Calma

 

Como veis, no hablamos únicamente de un tipo de alimentación, sino que lleva detrás toda una filosofía cuyo fin es un correcto desarrollo y una positiva adaptación a nuestro medio a través de la armonía y el equilibrio físico, mental y espiritual como un principio único. Cuando todos nuestros órganos vitales funcionan equilibradamente, nuestra mente y pensamiento se encuentran en armonía y clarificados para afrontar las dificultades que nos encontramos día a día. Así mismo, entiende la enfermedad como una reacción natural del cuerpo con el fin de reequilibrarse, donde éste eliminará los excesos nocivos creando lo que conocemos por “síntomas”. No debemos buscar la curación a través de “ayudas” extrenas como los medicamentos, sino aprender a escuchar a nuestro cuerpo y dejar que sane desde dentro y mediante el aporte de una energía adecuada.

 

Sabías que…El término Macrobiótica significa vida longeva en griego y fue acuñado por Hipócrates, considerado el padre de la medicina occidental.

 

El equilibrio en Macrobiótica lo rige la “Teoría de los cinco elementos” (materia) junto al  Yin y el Yang (energía), bases de la Medicina Tradicional China. Esta teoría defiende lo material y energético como un todo, y explica la relación entre los 5 elementos de la siguiente manera: la madera alimenta al fuego, que con sus cenizas produce la tierra, donde se albergaran los minerales; metal, que alimenta el agua, que a su vez  da la vida a la madera creando así un ciclo de generación. De esta misma manera estarían relacionados los órganos de nuestro organismo, el desequilibrio de uno repercutirá en el funcionamiento del otro y así sucesivamente, siendo el Yin y el Yang las fuerzas que los mueven.

 

El yin y el yang son dos fuerzas opuestas y complementarias presentes en todas las cosas. Cada ser, objeto o pensamiento posee un complemento del que depende para su existencia y que a su vez está dentro de él mismo, es decir, todo está en continua transformación. Aplicado a la alimentación, cada alimento y cada órgano de nuestro cuerpo posee ambas fuerzas en mayor o menor medida, y este es el motivo por el cual no hay restricciones en macrobiótica sino la continua búsqueda de alimentos que mantengan en equilibrio nuestros órganos según sean nuestras necesidades de yin y yang a lo largo de nuestra vida.

Decimos que un alimento es Yin cuando posee una fuerza expansiva, pasiva y fría, y Yang cuando contrae, es activo y calienta.

 

– Órganos Yin: Bazo, corazón, pulmones, hígado y riñón.

– Órganos Yang: estómago y páncreas, intestino delgago, vejiga y vesícula biliar.

 

De este modo, cuando tenemos un desequilibrio en uno o más de estos órganos nos centraremos en sus cualidades Yin o Yang para compensar los desajustes a través de alimentos que los equilibren.

 

– Alimentos Yin: alimentos procesados, endulzantes, frutas y verduras tropicales, lácteos, café…

– Alimentos Yang: sal refinada, carne, pollo, huevos…

– Alimentos equilibrados: granos integrales, semillas, legumbres, frutas y verduras locales y de la estación, algunos pescados, algas, raíces…

 

En este artículo he querido adentraros un poco en esta filosofía que aunque es ahora cuando se ha puesto muy de moda, lleva muchos años en la medicina tradicional china, porque considero que los beneficios que aporta deben ser conocidos y tomados en cuenta para ser aplicados en la medida que consideremos apropiada.

En sucesivos artículos desarrollaré más cuáles son los alimentos en los que se basa y los diferentes efectos que tienen sobre nuestro cuerpo, así como cuáles son aquellos que debemos tomar para solucionar diferentes patologías, siempre según esta milenaria filosofía.

Como siempre, y sin caer en los extremos, conocer diferentes teorías y sistemas hará más sencillo que logremos un equilibrio.

 

Vía| Macrobiótica, Alimentación, Macrobiotic diet

Imagen| Macro
RELACIONADOS