Tecnología y Social Media 


LTE, o ¿4G?

En muchos países las compañías que proveen servicios de datos móviles ya ofertan conexiones LTE, aunque en España aún no. Pero, ¿qué es LTE?

LTE (Long Term Evolution, evolución a largo plazo) es un nuevo estándar de comunicación, es decir, una nueva serie de especificaciones técnicas para el envío y recepción de datos en dispositivos móviles. Está basado en el actual 3G, aunque para otros es un nuevo concepto de arquitectura, considerándolo una cuarta generación o 4G.

Para comenzar a hablar sobre las especificaciones técnicas debemos tener en cuenta que los datos de dispositivos móviles se envían a través de ondas con unas determinadas frecuencias. También debemos tener presente que no somos los únicos usuarios que utilizaremos el servicio de datos, por lo que el acceso es múltiple y, de alguna manera, el punto de acceso debe reconocer qué usuario es el que está enviando o recibiendo el dato. Este último punto, el método de reconocimiento de usuario, es el que determina en gran medida la velocidad de transferencia. Los proveedores de servicios de datos se ponen de acuerdo con los constructores de dispositivos para que tanto el punto de acceso como el terminal (móvil, tablet,…) “hablen” el mismo idioma, esto es, que usen un estándar determinado que ambos comprendan.

En la actualidad, los dispositivos móviles se comunican con la red a través del estándar 3G. La interfaz (conexión entre terminal y punto de acceso) de la tecnología 3G está basada en CDMA, esto es una tecnología inalámbrica en la que para diferenciar los distintos usuarios utilizan códigos digitales únicos, compartiendo los usuarios el mismo rango de frecuencias. Esta interfaz suponía un gran aumento de velocidad con respecto a la tecnología anterior, GSM (a la que se sigue conectando nuestros terminales cuando no tenemos cobertura 3G), que identificaba a los usuarios asociándoles ranuras alternas en el tiempo (TDMA, acceso múltiple por división de tiempo). 3G nos permite alcanzar unas velocidades de transferencia de 7,2 Mbps (esto en estados de baja movilidad y en el interior de un edificio, con alta movilidad en el exterior sólo nos permitiría 144 Kbps).

El nuevo estándar LTE basa su interfaz en la tecnología OFDMA para la recepción de datos y SC-FDMA para el envío de éstos, lo cual supone algo revolucionario.

La tecnología OFDMA (Orthogonal Frequency-Division Multiple Access, múltiples accesos por división de frecuencia ortogonal) se basa en que cada usuario se identifica por un rango de frecuencias, lo que reduce el tiempo de identificación del usuario y el envío extra de información (códigos digitales únicos) que requería CDMA en 3G. Por otra parte, para el envío de datos, la interfaz SC-FDMA está basada en la anteriormente explicada OFDMA pero simplificada para la reducción de consumo energético. LTE nos permitiría una velocidad de bajada de 326,5 Mbps y una velocidad de subida de 86,5 Mbps, algo que supera con creces las velocidades actuales.

Distribución portadores en ancho de banda OFDMA

Distribución de portadores en el ancho de banda OFDMA

 

Como curiosidad, LTE emplea la banda de 700MHz, que ha quedado libre tras el apagón de la televisión analógica. Este ancho de banda permitirá una mejor cobertura.

Existen otras especificaciones técnicas que hacen de LTE un gran avance, a continuación se muestra una tabla con sus principales características técnicas:

Tipo de accesoSubidaSC-FDMA
BajadaOFDMA
Ancho de banda1.4, 3, 5, 10, 15, 20Mhz
ModulaciónQPSK, 16QAM, 64QAM

 

Dispositivos móviles como el nuevo iPad ya aceptan conexiones LTE, la cual les permite el envío y recepción de vídeo de alta calidad, además de una velocidad de transferencia de datos nunca antes vista en conexiones inalámbricas (exceptuando conexiones WIFI). Ahora queda esperar que se implante en España y que nazcan nuevos dispositivos capaces de utilizarla.

¡Bienvenidos a la era de Internet móvil!

 

Imagen| Distribución de portadores en el ancho de banda OFDMA

RELACIONADOS