Jurídico 


Los registros de morosos y el derecho al honor: introducción (I)

lp_morososRecientemente, se ha conocido que la morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito que operan en España se ha incrementado hasta llegar a cifras nunca vistas, situándose en un 12,68% batiendo así un record histórico. Se trata de la tasa más elevada registrada desde que el Banco de España recopila estos datos desde hace 50 años, y que en cifras reales sitúa el crédito moroso soportado por el sistema financiero español en 187.830 millones de euros.

Una de las principales consecuencias derivadas de incurrir en el impago de una deuda pendiente, ya sea con un banco o con cualquier otra empresa, es la inclusión del deudor moroso en los denominados “ficheros de morosos” o registros de solvencia patrimonial (ASNEF, CIRBE, RAI, entre otros). Los registros de solvencia patrimonial se encargan de almacenar ficheros de morosidad que contienen información sobre aquellas personas que tienen pagos vencidos o deudas pendientes, permitiéndose con este almacenamiento el conocimiento de los ficheros a cualquier operador económico que pretenda evaluar la solvencia de la persona en cuestión.   

En el mundo del sistema financiero y en relación con operaciones de estudio y análisis de solvencia económica los ficheros referidos aportan información muy valiosa que permite reducir los riesgos de las distintas transacciones económicas; sin embargo, el tratamiento de una información tan delicada que se traduce, más allá de las consecuencias puramente patrimoniales, en la tacha de una persona como morosa, con el descrédito implícito que ello conlleva, ha generado la duda no sólo a la Agencia Estatal de Protección de Datos (AEPD), sino también al conjunto de la ciudadanía sobre si la inclusión de esta información en estos registros puede, de un lado, reputarse como intromisión ilegítima a los efectos de lo previsto en la Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, sobre protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, en cuyo artículo 7.7 establece que tendrá la consideración de intromisión ilegítima “La imputación de hechos o la manifestación de juicios de valor a través de acciones o expresiones que de cualquier modo lesionen la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación”, y, de otro lado, si la publicación de estos ficheros supone una vulneración de los derechos de los ciudadanos protegidos por la Ley Orgánica  15/1999, de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD).

En este sentido, y poniendo en estrecha relación ambos cuerpos normativos, cabría preguntarse en qué supuestos se produciría una vulneración de nuestro derecho al honor al ser incluidos en uno de estos ficheros.

Como apunta Jesús P. López Pelaz, socio fundador y director de Abogado Amigo, en relación a los archivos de morosos, cuandomorosidad2 nos encontramos ante “un dato que responde verazmente a la realidad por ser el inscrito un crédito líquido y exigible, nada habrá que objetar. Pero en aquellos supuestos en los que el crédito inscrito en un fichero de morosos es inexistente, ya sea por error ya sea porque intencionadamente por la empresa se incluye para presionar en el cobro de un crédito, la respuesta debe ser contraria.”

Dicho lo cual, hay que precisar que la correcta inclusión de datos en un fichero de morosos viene precedida del cumplimiento de una serie de requisitos previstos y reglados en la LOPD y en el Real Decreto 1720/2007, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal.

El cumplimiento de estos requisitos y, por tanto, la licitud de la inclusión en estos registros, el incumplimiento de los mismos y, por tanto, la posible vulneración de nuestro derecho al honor y la apertura de la vía a ejercer nuestros derechos de acceso, rectificación, cancelación y/u oposición conforme a lo previsto en la LOPD será objeto de un análisis más detallado en el siguiente post. 

Vía| AbogadoAmigo, Legislación sobre morosidad, LO 1/1982LOPD, RD 1720/2007

Más Información| Los ficheros de morososElMundo, ElPaís

Imagen| Cobrador, Moroso

Vídeo| RTVE: comando actualidad – morosos

RELACIONADOS