Especial Van Gogh, Patrimonio 


Los recuerdos de Vincent van Gogh

Taza con los girasoles.

Taza con los girasoles.

En PatrimonioQAH continuamos con la serie dedicada a Van Gong con  motivo del 125 aniversario de su fallecimiento. En este caso os traemos un  artículo en el que, ligeramente,  nos detendremos a reflexionar sobre el arte como “objeto souvenir”, el arte transformado y convertido en objeto de recuerdo y visto desde dos puntos de vista diferentes: por un lado, la obra de arte convertida en objeto más allá de la propia tienda del museo y que puede contribuir a la difusión de la obra y por otro; la obra de arte como objeto material a merced de la “cosificación” y la industria turística, utilizado en muchas ocasiones por gran parte del visitante como prueba irrefutable y testimonio  de su visita a un determinado museo.

¿Quién no tiene una camiseta, una agenda, un bolígrafo o una taza con la imagen impresa de su obra de arte favorita? Todos o casi todos hemos salido de un museo con algún objeto que forme parte de nuestra visita, que complete nuestra experiencia. Cuando vemos el objeto que hemos comprado como simple recuerdo siempre evocamos al artista y a su obra, a esos momentos que pasamos recorriendo las salas del museo. Con este objeto también podemos hacer evocar a quien lo ve, la experiencia artística experimentada delante de la obra que el objeto representa.  Aunque las obras de arte vienen con nosotros una vez vistas, una vez sentidas,  a través de este simple souvenir podemos trasladarnos en tiempo y en espacio y re disfrutar el arte a través del recuerdo.  Este simple objeto puede servir y es utilizado por los museos como objeto de difusión de su obra. Allá donde esté el objeto, estará representado no solamente el museo, sino también la obra de arte y por extensión el artista que la concibió.

Souvenirs de van Gogh.

Souvenirs de van Gogh.

De los diversos puntos de vista que el tema souvenirs tiene,  vamos a destacar uno más. Si la creación de souvenirs y la reproducción de la obra en pequeños artículos puestos a la venta y destinados a la difusión de la obra es el haz;  el quedarse, a veces, solo en la valoración del objeto como más o menos útil, feo o bonito, es el envés. Se da a veces, mayormente en el turismo de masas, un peso excesivo hacia estos objetos, que el turista lleva a casa como un trofeo, una prueba ante la sociedad de que ha estado en un determinado museo. Se le confiere, a veces, un valor de triunfo.

El souvenir puede ser útil para, como decíamos antes, ayudarnos a recordar aquel día que visitamos un museo o vimos una determinada obra por primera vez, pero la obra de arte debe prevalecer por encima de él. La experiencia estética sentida al apreciar la obra, la valoración de la creación de la obra por parte del artista, el contexto histórico-social en que dicha obra se concibió, la aceptación y repercusión social de dicha obra…han de ser nuestro mejor testimonio de una obra.

Disfrutemos de Vincent van Gogh, de su pincelada casi táctil y llena de tormento, de sus amarillos y de sus ocres, de sus estrellas rutilantes en noches silenciosas, de las luces y sombras de sus altos cipreses, de sus botas gastadas en el camino, de sus pobres  personajes en un comedor casi en penumbra y con un único menú, de sus dormitorios y girasoles amarillos, de sus catedrales casi ondulantes. Disfrutemos de sus miedos y agonías, de su pasión interior,  de las cartas a su hermano Theo, ya convertidas en fuente para la historiografía del arte,  de su relación con Gaugin;  otro grande. Disfrutemos de este “loco del pelo rojo” y del legado que nos dejó.  Disfrutemos de la obra del artista que nada vendió en vida y que en la actualidad es uno de los grandes genios de la pintura moderna. Disfrutemos  de una obra que conserva toda su fuerza emotiva  y  dejemos que los souvenirs sirvan solo como recuerdo.

Vía| ADORNO, Th. W.: Crítica cultural y sociedad. Ed. Sarpe. Madrid, 1984. FRANKLIN, A.: Tourism: an introduction. Ed. Sage Publications. Londres, 2003.

Imagen| Souvenirs-Amsterdam Taza de van Gogh

En QAH| Especial 125 aniversario de Vincent van Gogh

RELACIONADOS