Economía y Empresa 


Los pronombres nos muestran la evolución de la empresa

Los pronombres han sido, son y serán siempre una fórmula muy recurrida a la hora de hablar de los distintos ámbitos de la empresa,  ¿QUIEN? ¿QUÉ? ¿CÓMO? ¿CUÁNTO? ¿POR QUÉ? Son cuestiones que se plantean en universidades, cursos, conferencias, etc. Ya que es una forma sencilla de explicar todo aquello que  rodea, tanto de forma global, como concreta a la empresa.

Básicamente los más utilizados han sido ¿QUÉ hacemos? ¿CÓMO lo hacemos? y ¿POR QUÉ lo hacemos? Además, este planteamiento se ha explicado siempre por ese orden, condicionando la importancia de los mismos, es decir, cuando nos hacen una clasificación tendemos consciente o inconscientemente a priorizar según el orden que nos imponen. Además, este orden tiene su razón de ser, o como luego explicaré, lo tenía, ya que siempre se ha explicado de la siguiente forma:

En el pensamiento tradicional, el orden de las preguntas sería QUÉ, CÓMO Y POR QUÉ

1. ¿QUÉ hacemos? Lo primero que hace una empresa o una persona cuando reflexiona o se presenta ante un tercero es explicar qué hacen, detallando los productos o los servicios que ofrecen, indicando las características de los mismos y para qué sirven, como por ejemplo “ofrecemos un tipo de automóvil cuyo consumo es bajo y que sin embargo ofrece una gran capacidad, para familias numerosas y con el que pueden recorrer grandes distancias con menor coste”

2. ¿CÓMO lo hacemos? Lo siguiente que se hace es explicar el proceso de elaboración o fabricación de los productos o desarrollo de los servicios, con sus ventajas, medios utilizados, técnicas utilizadas, capacidades de los profesionales que lo realizan, etc. Es decir, “Los productos que aquí se fabrican pasan por una cadena de montaje de última generación, controlada por expertos que velan por el correcto funcionamiento y acabado del producto.”

En el tercer punto será donde encontremos la diferencia principal respecto a lo que tradicionalmente se ha pensado, este es el pensamiento tradicional:

3. ¿POR QUÉ lo hacemos? Hasta ahora este tercer pronombre se ha utilizado en el ámbito de la empresa como algo obvio, es decir, si se explica QUÉ y CÓMO lo hacemos, lógicamente es porque se quiere obtener más beneficios, porque se quiere crecer, ganar a la competencia, ganar más cuota de mercado, etc. Pero como veremos esta forma de pensar esta cambiando como consecuencia de la nueva filosofía de las empresas (tanto la de la propia empresa como la de los clientes y proveedores) que se tiene que adaptar a las necesidades de los tiempos que vivimos (globalización, evolución de la tecnología y crisis económica entre otros muchos).

Esto es lo que tradicionalmente se había establecido y lo que habíamos asumido, pero ante los nuevos acontecimientos, unas pocas empresas tales como Apple, Facebook o Google, cambiaron su filosofía y consciente o inconscientemente dieron la vuelta al orden y al contenido, haciendo que se conviertan en modelos a seguir por el éxito alcanzado.

1. ¿POR QUÉ lo hacemos? El éxito que han obtenido las empresas a las que hago mención en el párrafo anterior es debido no solo a que sean empresas innovadoras en cuanto a los productos o servicios que ofrecen, sino también al hecho de ser innovadores en su filosofía de negocio, planteándose interna y externamente en primer lugar el POR QUÉ y respondiendo de forma muy distinta a lo que antes indicaba. Ahora estas empresas innovadoras (en sentido amplio) responden con enunciados como “porque la gente necesita productos de calidad, sencillos y atractivos”, “porque lo que busca ahora la gente son nuevas formas de interactuar con los demás, estén donde estén”, “porque necesitan herramientas que les ayuden en su día a día aprovechando las nuevas tecnologías”, estos enunciados responden directamente a una cuestión básica en los negocios y es que piensan directamente en las necesidades que quieren cubrir para después desarrollarlo.  

 2. ¿CÓMO lo hacemos? El cómo es la materialización de la filosofía a la que me refería anteriormente, la innovación que se plantea en este caso no solo se refiere al cómo lo hacemos o cómo ofrecemos nuestros productos o nuestros servicios, esto al fin y al cabo es un elemento común a todas las empresas, la diferencia entre otros, está en 2 cuestiones: Gestión de personas (recursos humanos pienso que en este caso sugeriría un pensamiento tradicional que nada tiene que ver con la filosofía a la que me estoy refiriendo) y marketing-ventas. En el primer caso creo que serán conocidas en mayor o menor medida las fórmulas innovadoras de trabajo en algunas de las empresas más punteras a las que me refería anteriormente (lugares abiertos y compartidos, flexibilidad de horarios, teletrabajo, valoración de determinadas actitudes y aptitudes que hace unos años hubiesen pasado desapercibidas, retención del talento, etc.). En cuanto al marketing y las ventas, éstas empresas parten como decía anteriormente del porqué, lo que les hace planificar y materializar su estrategia en este ámbito desde la presentación del producto o el servicio, pasando por la atención al cliente y el continuo estudio de los hábitos de uso de los productos por los clientes. Pongamos como ejemplo las tiendas Apple donde los productos ofrecidos son accesibles, fácilmente visibles desde todos los lugares de la tienda, están todos conectados, con una atención muy eficiente por parte de sus asesores y hasta con detalles como poner las pantallas de los portátiles a 90 grados respecto del teclado para que quien quiera utilizarlo deba reclinar dicha pantalla, creando un vínculo con la máquina (interés-acción-interacción).

3. ¿QUÉ hacemos? Esta pregunta respondería a la necesidad que se planteaban cubrir en la primera etapa, la del por qué. Las respuestas serían: “Creamos productos que resultan de fácil uso, intuitivos, con diseño innovador y con una gran calidad”, “ofrecemos un medio a través del que los usuarios pueden mantener contacto con quien quieran, cuando quieran e intercambiando la información que deseen”, “generamos continuamente herramientas a través de las que los usuarios pueden hacer su vida personal o profesional más sencilla, mejorando su calidad de vida y su efectividad profesional y/o empresarial”

Se está produciendo un cambio en las empresas, un cambio de su filosofía muy positivo ya que el planteamiento permite desarrollar los negocios y sus productos desde puntos de vista más innovadores, tanto en lo que se refiere al desarrollo de los propios productos o servicios, como de la gestión de las personas y del planteamiento de las necesidades de los clientes.

RELACIONADOS