Derecho Penal, Jurídico 


Los Procesos de Tokio

El Tribunal Penal Militar Internacional para el Lejano Oriente, más conocido como Proceso de Tokio, fue el órgano jurisdiccional creado por los Aliados para juzgar los crímenes realizados por el ejército japonés en el marco de la Segunda Guerra Mundial. Tuvieron lugar en la capital japonesa entre los años 1946 y 1948.

#grandesjuiciosQAH

#grandesjuiciosQAH

Este proceso guarda un gran paralelismo con los conocidos Tribunales de Nuremberg que se llevaron a cabo un año antes y de cuya experiencia y base jurídica se partió.

Los líderes aliados ya habían manifestado en las conferencias Yalta, Postdam y Teherán su intención no dejar impunes los crímenes realizados por las potencias del Eje y su voluntad de juzgar a sus dirigentes una vez finalizado el conflicto.

Los principios y procedimientos de enjuiciamiento se recogieron en la Carta de Londres que fueron originalmente previstos en la rendición alemana. Este texto, con marcadas influencias del sistema jurídico anglosajón, sentaría las bases de la futura Corte Penal Internacional.

Si bien, en Occidente la relevancia de los Procesos de Tokio queda eclipsada por los crímenes nazis en Europa y, en ese teatro, por el lanzamiento de las bombas atómicas sobre la población civil en Hiroshima y Nagasaki, este último hecho sin consecuencia penal alguna, la brutalidad de las acciones llevadas por el Ejército Imperial Japonés no debe ser minusvalorada pues incluyeron numerosas matanzas de civiles y prisioneros, experimentos con seres humanos, trabajos forzados o uso de armas químicas que causaron la muerte a decenas de millones de personas.

Estos crímenes se encuadrarían en las siguientes categorías: Crímenes contra la Paz y Crímenes de Guerra, Crímenes contra la Humanidad, Genocidio y Complot de Guerra. Pese a que Japón no había firmado la Convención de Ginebra relativa a prisioneros de guerra, sí había firmado el Pacto de París que condenaba la guerra como forma de resolver controversias entre Estados o las Conferencias de la Haya de 1899 y 1907 relativas al uso de armas químicas, habiendo, por tanto, cierto Derecho positivo en el que sustentar las acusaciones.

MacArthur con Hirohito. El General americano se convirtió tras la Guerra en un auténtico virrey del Japón

MacArthur con Hirohito

Las conjuras políticas y la gravedad de los crímenes hacen de este un proceso sumamente interesante y complejo en el que destaca la absolución del Emperador y figura más representativa del Japón: Hirohito.

Tras la rendición de Japón el 15 de agosto de 1945 por los planes del general MacArthur pasaba la justificación de la ocupación americana del archipiélago japonés que trató sustentar en el consentimiento de Hirohito, por ello, finalmente, la responsabilidad se descargaría en los militares más belicistas del gobierno japonés, pese a que sus actos fueron siempre refrendados por el emperador y, según numerosos historiadores, incluso sugeridos por él.

El juzgado como principal responsable fue el General y Primer ministro Hideki Tojo, quien fue apresado tras un intento de suicidio y que fue condenado y ejecutado junto a otros miembros del gobierno y militares en diciembre de 1948.

El jingoísta Tojo cargó con las responsabilidades  del Gobierno nipón.

Hideki Tojo

Un total de 920 personas fueron ajusticiadas por los tribunales aliados.

Gran parte de los crímenes que tuvieron lugar en China  no fueron juzgados por este tribunal como los terribles experimentos del escuadrón 731 o  la masacre de Nankín.  Estas y otras atrocidades cometidas en suelo chino son aún motivo de disputas entre China y Japón, llegando al extremo de generar tensiones que han llevado a un proyecto de rearme del país nipón.

 

Imágenes| Procesos de TokioPacifc trooper , rhapsodyinbooks

 

RELACIONADOS