Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Los problemas de la restauración en el arte contemporáneo

La historia del arte ha servido históricamente para tomar conciencia del necesario apoyo del patrimonio y de las obras artísticas. Esto, unido al trabajo de los restauradores, conforma la base para que podamos seguir en un futuro disfrutando de un rico patrimonio. Sin embargo, los restauradores se han encontrado con un problema en la actualidad, el arte contemporáneo y el uso de los nuevos materiales.

Arpillera de Manolo Millares

Y es que los artistas contemporáneos, en su afán por la innovación formal, muchas veces olvidaron proteger correctamente las obras para que no se deterioraran rápidamente. Otro problema viene dado por el deterioro prematuro de los materiales sintéticos, que se agrietan fácilmente; o los recambios de piezas industriales que se desgastan y quedan obsoletas impidiendo la restauración posterior de la obra.

Los artistas informalistas colocaban materiales detríticos en sus lienzos, como maderas rotas o clavos oxidados, acelerando el proceso de envejecimiento de los cuadros. Otro claro ejemplo es Dan Colen, que usa como materiales goma de mascar y confeti, produciendo un rompecabezas para el restaurador que debe conservar la obra. Y es que hoy en día podemos encontrar obras con materiales tan variados como el poliuterano, el petróleo, el chocolate, la cera, plantas, alimentos o animales en descomposición. En otras ocasiones los artistas llegan incluso a crear materiales que podríamos llamar nuevos, impidiendo saber cómo evolucionarán todas estas obras en un futuro.

La cosa se complica todavía más si nos fijamos en obras de land art, ya que al estar en la naturaleza, los factores climáticos pueden destruir la obra al instante, siendo aquí el margen de acción casi nulo. Aunque por otro lado, también podemos encontrar artistas que planteen sus obras precisamente como algo efímero, es decir, para que éstas acaben destruidas. Toda esta problemática ha creado un gran debate sobre si gran parte del arte actual debería ser o no restaurado.

Obra hecha con chicles. Dan Colen

Obra hecha con chicles. Dan Colen

Sin embargo, la restauración en la actualidad ha sabido reinventarse, y, tomando la química como aliada busca ahora soluciones para este problema. Los conocimientos de las distintas familias químicas han permitido cambiar algunos de los materiales de restauración, como las antiguas colas, que ahora son sustituidas por elementos químicos como el funori. El resultado de todo esto es que el laboratorio y las reacciones químicas tienen ahora un papel casi protagonista dentro del mundo de la restauración. El restaurador actual no sabe a qué deberá enfrentarse cada día, y por lo tanto la investigación está en continuo cambio.

Los museos también son conscientes del problema de los nuevos materiales y la necesidad de investigar sobre el tema. Así, los grandes centros de arte contemporáneo, como el museo Tate Modern de Londres, cuentan con un departamento de “materiales con duración limitada”. Todo esto para que el arte que se produce hoy en día, pueda llegar a próximas generaciones y no se convierta en algo efímero. Como nota positiva, es necesario decir que en la actualidad tenemos la suerte de tener cada vez museos más concienciados con este tema, y que saben la importancia de la conservación preventiva de sus obras.

 

Vía| Swissinfo

Más información| SEDANO ESPÍN, Pilar, “Desde los materiales tradicionales a los nuevos materiales y métodos aplicados en la conservación de obras de arte”, Arbor, 2001, CLXIX, 667-668, pp. 577-589.

Imagen| Manolo Millares, Dan Colen.

En QAH| ¿Qué es el Land Art?

RELACIONADOS