Cultura y Sociedad 


Los poetas de la Primera Guerra Mundial (1914-1918)

WWI

Soldados ingleses en trincheras

En agosto de 1914, la primera guerra mundial pondría fin en Europa a un sistema aparentemente estable y a una estructura social y política relativamente sólida que, a su vez, desplazaría irremediablemente a Inglaterra del escenario de primera potencia mundial para ceder progresivamente el testigo a su ex-colonia americana.

PAIU1989 140 01 1

La crueldad de la guerra

Gran Bretaña declara la guerra a Alemania el 4 de agosto de 1914 y desde ese momento todo poeta con vocación de tal va a encontrar en ese hecho un punto obligado de referencia que no podrá eludir en mucho tiempo. Esta guerra supuso un hecho de tal magnitud que generó un choque emocional traumático entre los intelectuales y marcó el final de una fase cultural en la historia de la civilización europea. Los sufrimientos prolongados, la tensión generada por la amenaza, el horror de la guerra de trincheras, el frío, el barro, las ratas y las condiciones insalubres del frente dejarían una huella imborrable en los combatientes. La carnicería llevada a cabo por máquinas de matar cada vez más sofisticadas había borrado cualquier rastro de romanticismo.

Algunos muy significativos poetas de guerra (The Great War Poets), como Sassoon, tienen una producción poética extensa y sólo un reducido porcentaje podría considerarse dentro de la temática de guerra. No obstante, es necesario reconocer que representan un grupo homogéneo, con planteamientos poéticos similares, con una cierta contemporaneidad y una iniciación común en la poesía georgiana. Escriben poemas muy crudos donde cuentan los horrores de las trincheras con rabia y desesperación. También hablan de la vida rural en Inglaterra.

Wilfred_Owen_plate_from_Poems_(1920)

Wilfred Owen

Los primeros que mueren en batalla no tienen tiempo de conocer el horrible despertar de sus sentimientos patrióticos, pero los que llegan hasta el final o sobreviven envían crónicas patéticas y demoledoras sobre una empresa poco gloriosa. Brooke todavía canta las glorias de la guerra pero Sassoon, Read y Owen pintan cuadros surrealistas sobre los escenarios del frente. Los supervivientes arrastraron durante años su sentimiento de frustración ante una Europa dividida, violenta y en ruinas donde los valores tradicionales inspirados en el cristianismo parecían haber sido desterrados para siempre. Este sentimiento del subconsciente colectivo será magistralmente documentado por T.S.Eliot en The Waste Land.

Dentro de este contexto van a surgir los grandes nombres. Casi todas las antologías y manuales están de acuerdo en que este grupo posee características lo suficientemente homogéneas como para estudiarlo conjuntamente y lo dividen en dos subgrupos generales, dependiendo de si sobreviven a la guerra o mueren en batalla.

I. Los muertos en batalla

Wilfred Owen (1893-1918).

Rupert Brooke (1887-1915).

Edward Thomas (1878-1917).

Isaac Rosenberg (1890-1918).

II. Los supervivientes.

Siegfried Sassoon (1886-1967).

David Jones (1895-1974).

Edmund Blunden (1896-1974).

Herbert Read (1893-1968).

Dulce et Decorum est, by Wilfred Owen

 

Más información| War poetry, The First War War Digital Archive (ambos en inglés)

Imágenes| Trinchera, Wilfred Owen

Vídeos| Youtube: The Dug-out, Dulce et Decorum est (ambos en inglés)

RELACIONADOS