Historia 


Los Plantagenet, una dinastía de película (V)

Eduardo II de Inglaterra.

Retomo la narración de la historia de los Plantagenet tras un par de entradas de actualidad. La última entrada sobre esta dinastía terminaba con el fallecimiento en 1307 del gran y terrible rey Eduardo I. A su muerte le sucede su hijo Eduardo II. Su reinado fue desastroso, por las continuas disputas con sus nobles que ven como el nuevo rey colma de privilegios a sus favoritos, a costa de las propiedades del resto de pares del reino. Además, le acusan de prestar más atención a sus favoritos que a su esposa Isabel, hija del rey de Francia; esta unión está destinada a ocasionar un largo y sangriento conflicto bélico, como se verá más adelante.

Pero no quiero adelantarme a los acontecimientos. Desde que accede al trono, Eduardo II otorga grandes poderes, títulos y propiedades a su favorito Piers Galveston; el hecho de que estos títulos y propiedades fuesen concedidos a expensas de otros nobles del reino enerva más a estos que los rumores de una relación homosexual entre Eduardo y Piers. Liderada por el primo del rey Thomas Lancaster, la flor y nata del reino consigue que Galveston sea desterrado; pero poco después el rey vuelve a llamar a su favorito y Lancaster corta por lo sano. Detiene a Piers y tras un simulacro de juicio Galveston es decapitado.

Eduardo y sus nobles negocian una tregua y llegan a un acuerdo sobre una forma de gobierno en la que el rey debe contar con el parlamento para la toma de decisiones. El acuerdo se respeta hasta que el rey encuentra otro favorito en cuyas manos poner el gobierno del país: Hugh Despenser. La historia se repite; los nobles se rebelan y consiguen que el rey destierre a Despensier. Pero Eduardo reúne a un ejército, convoca de nuevo a su favorito y se va enfrentando uno a uno a sus enemigos, empezando por Thomas de Lancaster; los Plantagenet son vengativos y Eduardo hace que Lancaster sea ejecutado de la misma forma en que él mandó ajusticiar a Piers Galveston.

Los principales nobles del reino corren la misma suerte que Lancaster; Eduardo se siente seguro en el trono, pero comete dos graves errores. Envía a París a su esposa Isabel, hermana del rey de Francia a negociar con él sobre Gascuña. Isabel, que no tiene ningún aprecio por su esposo, entra en contacto con Roger Mortimer, un noble inglés exiliado en Francia por sus desavenencias con el rey inglés. Isabel y Mortimer se convierten primero en aliados y luego en amantes.

Y es entonces cuando Eduardo comete su segundo error; envía a su heredero a París para reforzar la embajada de su esposa. Con su hijo en su poder, Isabel se niega a volver a Inglaterra y prepara una invasión del país. El plan de la reina y de Mortimer es deponer a Eduardo II y colocar en el trono a su hijo, el futuro Eduardo III, como monarca títere para gobernar ambos a través del joven príncipe.

El plan triunfa en parte; desembarcan en Inglaterra donde todo el país les apoya en contra del desastroso Eduardo II. No hay que olvidar que, además del enfrentamiento con su pueblo, Eduardo es responsable de una de las mayores humillaciones en la historia de Inglaterra. El hijo de El martillo de los escoceses había sido derrotado por el caudillo escocés Robert the Bruce en la batalla de Bannockburn en 1314 y se vio forzado a reconocer a Bruce como rey de Escocia. Además, entre 1314 y 1317 Inglaterra sufrió un período de terribles cosechas que ocasionaron que el hambre y la delincuencia se apoderaran del país. Que Eduardo II tratara de exprimir a su pueblo a impuestos a pesar de ello no contribuyó en nada a su popularidad e hizo que la rebelión de Isabel y Roger Mortimer fuese masivamente apoyada. Eduardo II fue detenido y confinado en el castillo de Kenilworth. En 1327 el Parlamento aprobó deponer al rey Eduardo II y entronizar a su hijo Eduardo III; pero el rey depuesto, mientras estuviese vivo, era un riesgo para los planes de Isabel y Mortimer de gobernar a través del hijo de ella; así Eduardo II muere en 1327 en su cautiverio en Kenilworth en extrañas circunstancias.

Decía que el plan de Isabel de Francia y Roger Mortimer triunfó solo en parte. No contaban con Eduardo III, que resultó ser de la rama fuerte de los Plantagenet. En 1330 Isabel espera un hijo de Roger Mortimer. Eduardo ve a este hijo como una amenaza a su derecho al trono; y actúa rápido. Un grupo de sus hombres captura a Mortimer en Nottingham, desde allí es trasladado a Londres, juzgado y ejecutado. Eduardo III gobernaría firmemente Inglaterra durante los siguientes cuarenta y siete años.

Eduardo III

Pero no le bastaba con Inglaterra. Eduardo tenía fuertes relaciones con Francia. Su madre era la hermana del rey Carlos IV y Eduardo, como señor de Gascuña debía rendir homenaje como señor soberano al rey de Francia. Y aquí se juntaron varias circunstancias. En 1315 Francia había recuperado la Ley Sálica que excluía a las mujeres del orden sucesorio como consecuencia de las dudas de la legitimidad de la hija del rey Luis, dado que la infidelidad de su esposa se había hecho pública en un incidente conocido como el escándalo de la Torre de Nesle. Pero cuando el rey Juan I de Francia fallece sin descendencia (solo tenía cinco días de vida), Eduardo III de Inglaterra reclama su derecho al trono francés; según él,  una mujer no puede heredar la corona, pero sí transmitir sus derechos a un hijo varón. Este episodio da origen al conflicto conocido como Guerra de los Cien Años, que enfrentó a Francia e Inglaterra durante ciento dieciséis años. Las malas lenguas sostienen que este argumento fue únicamente una excusa de Eduardo III para no rendir homenaje al rey de Francia como señor de Gascuña (lo que implicaría apoyo militar y la imposibilidad de aliarse con enemigos de Francia). En todo caso, los reyes de Inglaterra sostendrían su derecho al trono francés hasta bien entrado el siglo XIX.

Y aquí lo dejo por ahora. La siguiente entrada la dedicaré a la fascinante historia del reinado de Eduardo III.

En colaboración con QAH.com|Curiosidades de la Historia 

Vía| Peter Ackroyd The History of England, Volume I: Foundation.

Imagen destacada| Eduardo II Eduardo III

En QAH.com| Los Plantagenet I, Los Plantagenet II Los Plantagenet III Los Plantagenet IV,

RELACIONADOS