Derecho Mercantil, Jurídico 


Los pactos parasociales (II): Enforcement inter partes y en relación con la sociedad

En la entrada anterior de esta serie comenzamos hablando del concepto y los tipos de pacto parasocial. Cuando hablamos de enforcement del pacto parasocial hacemos referencia a la ejecución de éste, o mejor dicho, a la facultad de hacer efectivo lo acordado en el pacto.

 Como señalábamos en el capítulo anterior al hablar de la naturaleza de estos pactos, es crucial partir de la base de que un acuerdo parasocial es un contrato celebrado entre los socios de una sociedad, de tal suerte que este contrato es ajeno a la misma, esto es, la sociedad no es parte del mismo y por lo tanto, siguiendo la regla general dispuesta en el artículo 1257 del Código Civil (CC) de relatividad de los contratos, no producirá efectos en la sociedad. En este último párrafo se enuncia de forma muy sucinta la  mayor parte del contenido de este artículo que a continuación desarrollamos.

 En primer lugar, nos referiremos al enforcement del pacto entre los socios (inter partes). Este punto no genera controversia ya que como hemos dicho, la naturaleza del acuerdo es contractual y como tal, producirá efectos entre las partes que lo celebran (artículo 1257 CC) y se regirá por el derecho común de obligaciones recogido en nuestro Código Civil. Así pues, ante la falta de cumplimiento del pacto, cualquiera de las partes puede valerse de todos los remedios ofrecidos por nuestro derecho de obligaciones con el fin de compeler a la otra parte para que cumpla (acción de cumplimiento), o reclamar una indemnización (acción indemnizatoria). Sin embargo, y como veremos más adelante en detalle, en ningún caso podrá la parte que sufra el incumplimiento accionar los mecanismos recogidos en el ordenamiento jurídico de la sociedad para los casos de incumplimiento de las disposiciones legales o estatutarias, pues estas últimas revisten una naturaleza completamente diferente a la del pacto parasocial. Un ejemplo ilustrativo de esta consecuencia sería el caso de que el socio que hubiese incumplido el pacto fuese expulsado de la sociedad por ese incumplimiento. Esto no sería viable ya que el mecanismo de expulsión de los socios es un procedimiento previsto por el derecho de sociedades y no por el derecho común de obligaciones por el que debe regirse el acuerdo.

 Finalmente, hablaremos del enforcement de estos pactos en relación con la sociedad, tema que es más discutido que el anterior. Antes de entrar de lleno en la exposición, hemos de aclarar que las controversias que surgen en este sentido se producen en los pactos que denominábamos de atribución y, sobre todo, de organización, ya que, como apuntamos en el capítulo anterior, los de relación no tienen incidencia en la esfera jurídica de la sociedad.

La cuestión fundamental que ya íbamos avanzando durante estos dos capítulos es si las partes suscriptoras del acuerdo pueden utilizar los mecanismos previstos por el derecho de sociedades para hacer efectivo el pacto. En un primer momento y como regla general, la respuesta ha de ser negativa, en primer lugar, por la referida anteriormente relatividad de los contratos y en estos casos, como hemos repetido hasta la saciedad, la sociedad es completamente ajena a este pacto, y en segundo lugar, por disposición expresa del artículo 29 del Texto Refundido de la Ley de Sociedades de Capital, donde se dice que “los pactos que se mantengan reservados entre los socios no serán oponibles a la sociedad. Ahora bien, existen supuestos en los que esta regla general de inoponibilidad de los pactos parasociales en relación con la sociedad se resquebraja. En este caso nos centraremos en los dos supuestos más relevantes.

 El primero viene referido a los pactos que denominábamos de atribución, en virtud de los cuales se concedía a la sociedad un beneficio. En este caso, la cuestión radica no tanto en las posibilidades de las partes de hacer valer el pacto frente a las otras sino en la facultad de la propia sociedad de exigir el cumplimiento de la obligación del pacto que le otorga el correspondiente beneficio. La solución en estos casos es relativamente sencilla y no sería estrictamente una excepción a la regla de inoponibilidad, puesto que no haría falta echar mano de los resortes de la propia sociedad, sino simplemente del derecho general de obligaciones en el que se regula el contrato a favor de tercero. De este modo, a la luz del ya citado artículo 1257 CC, en este caso en virtud de su párrafo segundo, la sociedad estaría legitimada para exigir el cumplimiento del pacto (“Si el contrato contuviere alguna estipulación en favor de un tercero, éste podrá exigir su cumplimiento, siempre que hubiese hecho saber su aceptación al obligado antes de que haya sido aquélla revocada”) en lo que al beneficio se refiere.

 Como segundo y último supuesto que trataremos aquí, nos referiremos al caso más controvertido en el que la regla de inoponibilidad puede desvanecerse. Es el caso de los pactos de organización; en los que se suele incidir en los mecanismos de toma de decisiones dentro de la sociedad. El supuesto en el que no se aplicaría esta regla de inoponibilidad sería aquel en el que las partes del pacto parasocial fuesen las mismas que las que componen la sociedad, es decir, que fuesen todos los socios de la sociedad los que celebrasen el acuerdo, así pues, habría una identidad total entre ambas partes por lo que la voluntad de los firmantes del pacto sería idéntica que la voluntad de la sociedad en Junta general y la regla de inoponibilidad carecería, como parece lógico, de todo sentido, no siendo necesario recurrir a la ficción que elabora el Tribunal Supremo al considerar el pacto de los socios un acuerdo informal de Junta universal, aunque la solución a la que se llega es la misma. De este modo, podría impugnarse un acuerdo social celebrado en Junta que se hubiese aprobado en contravención con lo dispuesto en un pacto parasocial del que todos los socios fuesen parte.

Es importantísimo dejar claro que esta excepción a la regla de inoponibilidad opera en el ámbito de actuación de la Junta general pero no en el ámbito del Consejo de Administración, donde no se puede hablar de identidad de voluntades entre socios y sociedad.

Más información|  El enforcement de los pactos parasociales

En QAH| Los pactos parasociales (I): naturaleza y tipos

RELACIONADOS