ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

Los pactos parasociales (I): naturaleza y tipos

Los pactos parasociales son convenios o acuerdos entre todos o algunos de los socios de una sociedad anónima o limitada que tienen como finalidad complementar, añadir o modificar algunos aspectos, referidos a las relaciones internas de los propios socios que lo celebran, recogidos en las leyes o en los estatutos por los que se rige la sociedad.

Los pactos parasociales: naturaleza y tipos.

En atención a la doctrina dominante, podríamos llevar a cabo una clasificación de los pactos parasociales en tres grupos: de relación, de atribución y de organización.

Es fundamental poner de manifiesto que estos tipos de acuerdos se sitúan completamente fuera del ámbito de la sociedad, es decir, no se integran en la estructura ni en el ordenamiento jurídico de ésta. Por tanto, la naturaleza de este tipo de acuerdos es obligatoria (contractual) entre las partes que lo celebran. Que la naturaleza de estos acuerdos sea contractual, situándose al margen del ordenamiento jurídico de la sociedad, implica una serie de consecuencias que resaltamos a continuación. Primeramente, el acuerdo no será oponible a los nuevos socios que entren en la sociedad, puesto que no son parte del acuerdo, a no ser que decidan suscribirlo, en cuyo caso se situarán en la misma posición que el resto de socios parte del acuerdo. En segundo lugar, el pacto tampoco será oponible a terceros de buena fe. En último lugar, las partes del acuerdo no podrán valerse de los mecanismos de enforcement o ejecución previstos por los estatutos de la sociedad, o por los mecanismos del derecho de sociedades en general para obligar al cumplimiento del acuerdo, ni emplear los remedios sociales previstos para el caso de incumplimiento del mismo. Exclusivamente podrán emplearse los remedios ofrecidos por el sistema general de obligaciones, no sólo a los efectos de instar al cumplimiento sino a todos los demás, puesto que, como hemos indicado, lo que existe entre las partes que suscriben el pacto es una mera relación obligatoria que debe regirse por el derecho general de obligaciones

Los primeros, los de relación, se caracterizan por mantener una situación neutral frente a la sociedad, pues regulan las relaciones entre los socios de manera directa y sin que medie la sociedad, por lo que no tienen repercusión sobre la esfera jurídica de ésta. Son ejemplos de este tipo de acuerdos los dirigidos a establecer a favor de alguno o algunos de los socios que son parte del acuerdo un derecho de adquisición preferente, derechos de adquisición o venta conjunta, la obligación de comprar o ceder un determinado número de acciones o participaciones bajo determinadas condiciones, pactos de no agresión, etc.

Los de atribución, son aquellos por los que se confiere algún beneficio a la sociedad. Podríamos citar como ejemplo paradigmático el pacto en virtud del cual los socios firmantes se obligan a otorgar financiación adicional a la sociedad. Asimismo, el acuerdo de abstenerse de competir con la sociedad o el de otorgar el derecho de adquisición de las acciones a favor de la sociedad cuando el socio se proponga transmitirlas, son ejemplos de acuerdos parasociales de atribución. Lo característico de todos ellos es que en este caso se incide en la esfera jurídica de la sociedad de una forma ventajosa para ésta.

 Finalmente, los de organización son aquellos dirigidos a incidir sobre el control de la sociedad, es decir, se refieren a la forma de tomar decisiones dentro del seno de la sociedad,  a su organización y funcionamiento interno. Dentro de esta clase de pactos destacaríamos los interpretativos de disposiciones estatutarias, los que versan sobre la composición del órgano de administración, sobre la política estratégica de la compañía, sobre el régimen de las modificaciones estatutarias, entre otros.

A la luz de lo expuesto observamos que estos pactos, que tienen como partes los socios de la sociedad, no sólo afectan a los propios socios que suscriben el acuerdo sino que también pueden tener repercusión sobre la sociedad. De este modo, será preciso analizar con mayor profundidad de la que lo hemos hecho en este capítulo el enforcement o facultad de hacer efectivo el pacto parasocial suscrito, bien sea entre las propias partes del acuerdo; los socios, o bien entre los socios y la sociedad.

En el próximo artículo de esta serie hablaremos sobre el enforcement o ejecución del pacto parasocial.

Imagen | Acuerdo

Más información | El enforcement de los pactos parasociales

En QAH | Los pactos parasociales (II): Enforcement inter partes y en relación con la sociedad

Miguel San Antonio de Cea Escrito por el ago 25 2011. Archivado bajo Derecho de la Empresa, Jurídico.





CONOCE AL REDACTOR

Miguel San Antonio de Cea

Twitter
Miguel San Antonio de Cea

Estudiante de sexto curso de Doble Licenciatura en Derecho y Administración y Dirección de Empresas, en la Universidad Autónoma de Madrid.

Estudiante de Derecho en la University of Cambridge (Reino Unido) 2009-2010. 

Miembro de la  Law Society of Cambridge.

Presidente de la Asociación de Estudiantes de Derecho y ADE 2006-2012 (AEDADE 2006-2012) Ver perfil completo
Acceder |