Cultura y Sociedad, Historia 


Los Orígenes del Primero de Mayo

 

El Primero de Mayo se celebra el día Internacional de los Trabajadores, jornada que es considerada como  la celebración por antonomasia del movimiento obrero. Tratándose actualmente de un día festivo en gran parte de los Estados del planeta, miles de trabajadores se echan a la calle año tras año, para plantear sus reivindicaciones sociales y laborales.

La fijación del Primero de Mayo cómo día Internacional de los Trabajadores se remonta a la II Internacional. En concreto, al Congreso Obrero Socialista celebrado en París en 1889, en el cual, además de la adopción de otra medidas, como la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, se decidió buscar una fecha que sirviese para dar gloria al movimiento obrero y a todos los proletarios del mundo. La fecha elegida, como ya sabemos, fue el 1 de Mayo.

Mártires de Chicago

Mártires de Chicago

Esta fecha no fue elegida de forma caprichosa, sino que tuvo su razón de ser en los sucesos que acaecieron en Estados Unidos en 1886, que acabarían con la ejecución de los tristemente conocidos Mártires de Chicago. Todo se remonta a la decisión del Congreso de Sindicatos y Sociedades Obreras de Estados Unidos de iniciar una huelga general el 1 de Mayo en el caso de que la patronal no accediese a escuchar las peticiones de reducción de la jornada laboral a 8 horas. A través de esta reducción de las horas de trabajo, los trabajadores estadounidenses buscaban reducir la explotación a la que se veían sometidos y, al mismo tiempo, conseguir que otros compañeros en paro pudiesen acceder a puestos de trabajo.

Tal y como habían establecido los Sindicatos y Sociedades Obreras de Estados Unidos, la huelga tuvo lugar el 1 de Mayo, pero esto no fue más que el punto de partida de una serie de protestas y reivindicaciones que tuvieron su punto álgido el 4 de Mayo, en la conocida “Revuelta de Haymarket”. Durante el desarrollo de una manifestación, una persona anónima lanzó una bomba contra un policía que intentaba acabar con el desarrollo de las protestas. Este hecho llevó a la celebración de un juicio, que años después sería tildado de ilegítimo, y que tuvo como objetivo el desmantelamiento del movimiento obrero estadounidense. Ocho trabajadores anarquistas fueron juzgados, cinco de ellos condenados a muerte, y tres de ellos recluidos. Estos fueron conocidos como los Mártires de Chicago, y como ya hemos apuntado anteriormente, el Día del Trabajo comenzó a celebrarse el Primero de Mayo en honor a ellos.

Primero de Mayo de 1908 en Madrid

Primero de Mayo de 1908 en Madrid

Sin embargo, la celebración del Día del Trabajo a partir de la II Internacional no fue recibida de buen agrado por muchos Estados ya que muchos regímenes y dirigentes políticos lo consideraban como algo molesto, y en este sentido, España no iba a ser diferente. Es cierto que desde su proclamación como Día de los Trabajadores hasta el advenimiento de la dictadura de Primo de Rivera, la celebración fue secundada con un éxito irregular, pero la llegada de la dictadura, al prohibir todo tipo de manifestación pública, hizo que en el periodo que transcurrió de 1923 a 1931, el Primero de Mayo no se celebrase.

Con la llegada de la II República cambió la situación, y el Día de los Trabajadores volvió a ser conmemorado en las ciudades españolas más importantes, además de ser considerado día festivo. Pero la situación tristemente volvió a cambiar como consecuencia del Golpe de Estado militar y la Guerra Civil. Franco declaró el día del Trabajo como una festividad relacionada con los movimientos subversivos, por lo que prohibió su celebración como consecuencia de los nexos comunistas que el Primero de Mayo conllevaba. Sin embargo, a cambio de la eliminación de la festividad obrera, comenzó a celebrarse a partir de 1938  la Fiesta de la Exaltación del Trabajo, como festejo que buscaba la armonía de todos los trabajadores de España.

Finalmente, con la aprobación de la Constitución de 1978 y la llegada de la democracia, se retomó la celebración del Primero de Mayo como Día de los Trabajadores después de cuarenta años de ostracismo como consecuencia de la dictadura franquista. El movimiento obrero español volvía a tener su día conmemorativo y volvía a rendir homenaje a los Mártires de Chicago.

 

Vía|  Selser, G. (1973) Los mártires de Chicago,  Historia del movimiento obrero

Más información| Ledesma, M.P. (1987) El Obrero consciente: dirigentes, partidos y sindicatos en la II Internacional

Imagen| Mártires de Chicago, Primero de Mayo de 1908 en Madrid

 

RELACIONADOS