Salud y Deporte 


Los orígenes del dopaje en el deporte

El término “doping” se cree que tiene su origen en la palabra “dop”, proveniente del dialecto de la población de Kaffa, situada en África Oriental, acepción utilizada para denominar  un licor alcohólico fuerte, usado en ritos ceremoniales danzarios, de cultos populares practicados en dicha población. Posteriormente fue incluida al lenguaje de la colonia “boers” de Ciudad de El Cabo, Sudáfrica, para aludir a estados de disipación mental causados por consumo de sustancias narcotizantes.

Otro posible origen es que la palabra doping es derivada de la palabra inglesa “dope”, según el Merriam-Webster´s Dictonary, con origen en el vocablo francés “dopen” y ella, a su vez, proviene del inglés antiguo que es “dyppan”, cuya acepción primera significaba “pasta o grasa usada como lubricante”. Esta palabra ha sido incluida como verbo, (to dope), para referirse a acciones de estimular y narcotizar, así como también para apelar despectivamente a sujetos con aspecto de narcotizados.

Otra teoría atribuye su origen a la DOPA, que tiene efectos estimulantes en el ritmo cardiaco. Para algunos autores, este es precisamente el origen de la palabra Dopaje.

Este término se incluyó por primera vez en un diccionario inglés en 1879 y fue admitida en el año 1989 por la Real Academia de la Lengua Española.

El origen del dopaje

El origen del dopaje

Desde tiempos antiguos, como puede ser, Grecia o Roma. Destacan algunos documentos que verifican el uso de sustancias estimulantes y paliativas de la fatiga. Algún ejemplo de ello puede ser; el consumo de panes con características analgésicas, o el uso por parte de atletas griegos de bebidas compuestas de plantas cocidas, cuyo objetivo era la disminución de la congestión del bazo y la fatiga muscular, en las pruebas que requerían una gran resistencia. Como señala Milón de Crotona, otra metodología que utilizaban los atletas, era alimentarse de carne de animales, cuyas dotes físicas podrían ser útiles en su deporte (por ejemplo carne de toro para potenciar la fuerza). Filóstrato Galo, dejó constancia de cómo la preocupación de los atletas llegaba a un punto extremo, mediante” extirpación del bazo cuando éste, inflamado y dolorido, representa un bache para la punta de velocidad en carrera”

La llegada de la edad media, acarrea un punto de inflexión en la práctica del deporte,  que se reanudará a mediados del siglo XIX. Y de igual modo que en tiempos pasados, el dopaje volverá a estar a la orden del día.

Vía| TFG Carlos del Valle

imagen| Axterix y Obelix

RELACIONADOS