Historia 


Los orígenes de la educación normal rural, la lucha por el poder

México se ha sumido en una ola de protestas por la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, conocida más con el nombre de Normal Rural de Ayotzinapa, ubicada en el estado de Guerrero, perpetrada por policías locales el pasado 26 de septiembre. Las constantes manifestaciones también están ayudando a desvelar la situación de estos centros educativos, desconocida hasta entonces por buena parte de la población. Sin embargo los orígenes del problema magisterial rural se remontan a la Revolución mexicana.

Otilio Montaño, destacado profesor rural en el estado de Morelos y redactor del Plan de Ayala

Otilio Montaño, destacado profesor rural en el estado de Morelos y redactor del Plan de Ayala

La cuestión de la educación fue de suma importancia para todas las facciones contendientes, éstas incluyeron en sus filas a profesores que tuvieron un papel destacado para la ideología revolucionaría. Un ejemplo de ello fue el maestro rural Otilio Montaño, quien se unió al bando zapatista y redactó el Plan de Ayala. Cuando la facción vencedora llegó al poder, liderada por Venustiano Carranza, formuló lo que sería la Constitución de 1917, actualmente vigente, con su célebre artículo tercero sobre la educación.

Dicho apartado estableció que la educación impartida por el Estado mexicano sería obligatoria, gratuita y laica. Esto último fue de gran importancia, porque le restaba influencia a la Iglesia católica, institución que tenía una conflicto de poder con el Estado, ya enardecido desde la época de Las Leyes de Reforma. Otro profesor que militó en la Revolución y que se convirtió en presidente, Plutarco Elias Calles, dictó leyes para que las escuelas confesionales no pudiesen contar con espacios o imágenes de naturaleza religiosa, ni que sacerdotes fungieran como directores.

Como el gobierno post-revolucionario pretendió ejercer mayor poder en el ámbito educativo, puso especial atención en la formación docente. Considerando que la mayoría de la población vivía en áreas rurales, se formaron escuelas para atender esas zonas. La primera normal rural, la Escuela Normal Regional de Tácambaro, se inauguró en 1921 en el estado de Michoacán. Su objetivo era capacitar a hombres y mujeres en el área pedagógica, combinándola con actividades del campo en general, para reincorporarlos a sus comunidades de origen e iniciar la labores educativas.

Escuela Normal Rural Regional de Tacámbaro, Michoacán, inaugurada en 1921.

Escuela Normal Rural Regional de Tacámbaro, Michoacán, inaugurada en 1921.

La formación normalista vino acompañada de una carga ideológica que buscó “desfanatizar” a la población. El hecho de que la Normal de Tácambaro se mantuviera como un internado mixto, se vio como un ataque a la moral tradicional. Aunado a esto, el Estado promovió la educación sexual en las primarias, lo que trajo una ola de movilizaciones, dirigidas por católicos, contra este tipo de enseñanza.

Protestas en contra de la educación sexual, 1934.

Protestas en contra de la educación sexual, 1934.

Para la década de 1930, el gobierno mexicano impulsó la llamada “educación socialista”, que no era otra cosa que un enfoque educativo hacia lo científico y lo racional. La Iglesia católica, al ver amenazada su influencia por este modelo, comenzó un boicot contra la educación socialista, prohibiendo que los padres llevaran a sus hijos a las escuelas laicas, bajo la pena de que estarían cometiendo pecado mortal. Esto sin duda afecto la labor de los docentes formados en las normales rurales, pues tuvieron que convivir en ambientes completamente polarizados por la pugna Estado-Iglesia. Y aunque el presidente Lázaro Cárdenas suavizo la tensión dándole más libertas a las escuelas privadas (incluidas las religiosas), los normalistas comenzarían a enfrentarse a las realidades de su entorno, realidades que estas dos cúpulas de poder eran incapaces de ver.

Vía|Civera Cerecedo, Alicia, El internado como familia: las escuelas normales rurales en la década de 1920;  Torres Septién Valentina, La educación entre las sombras: los años de la persecución, en Los Cristeros, conferencias del ciclo de primavera de 1996, CONDUMEX, México 1996.

Imagen|  Otilio Eduardo Montaño,  Escuela Normal Regional, Protesta contra la educación sexual

En QAH| Mitos y realidades de la Independencia de MéxicoLa celebración del 5 de mayo en México, Día de Todos los Santos y Día de Muertos, ¿en qué se diferencian?

RELACIONADOS