Salud y Deporte 


Los marcapasos: La velocidad de la vida (III)

Toda esta información resulta hasta aquí muchas veces innecesaria ya que las principales dudas que se cuestionan todos los portadores no son técnicas sino más mundanas:

¿Qué puedo hacer y qué evitar si llevo un marcapasos?

Por lo pronto diremos que el marcapasos soluciona gran parte de los problemas sintomatológicos que tenía el paciente antes de su implantación y además en la mayor parte de los casos ayuda a la tolerancia al ejercicio por lo que puede realizar un mayor grado de actividades físicas sin fatigarse tanto. Podríamos decir que una vez puesto, hay que olvidarse de él, salvo para acudir a las revisiones periódicas programadas por su servicio de cardiología. De hecho, se aconseja realizar deportes como el running o la natación para mantener un buen estado físico y se pueden practicar igualmente, aunque menos recomendados, aquellos que precisen movimientos bruscos de brazo como el tenis o el golf. Sin embargo, es mejor no practicar deportes donde se pueden recibir golpes sobre el marcapasos como el fútbol o las artes marciales por riesgo a dañarlo. La ropa apretada así como las correas de las mochilas o las bolsas no deben ponerse sobre el marcapasos. La conducción de vehículos –permiso B– también está permitida siempre que hayan pasado al menos tres meses desde la intervención y se cuente con un informe médico favorable que deberá renovarse cada dos años.

Actividades permitidas y no recomendables

Actividades permitidas y no recomendables

En cambio, tomar el sol es una actividad controvertida, especialmente si es durante mucho tiempo ya que puede recalentar el metal del generador del marcapasos y producir una quemadura interna de distinto grado de gravedad así como dañar el dispositivo. No quiere decir que no se pueda tomar el sol, pero con precaución y en periodos no muy prolongados.

Uno de los miedos más habituales para el portador de marcapasos son las interferencias que se pueden originar por la presencia de diferentes dispositivos electrónicos o que generan campos eléctricos y magnéticos. Es importante saber que la mayor parte de las interferencias se producen fundamentalmente en el entorno hospitalario y que en el ámbito domiciliario son muy escasas y predecibles, siendo fácilmente evitables. Las recomendaciones frente a las neveras, lavadoras, maquinillas eléctricas y secadores de pelo, entre otros, es mantenerlos en buen estado –que no tengan los cables pelados, funcionen adecuadamente y tenga toma de tierra– y nunca colocarlos sobre la zona donde se encuentra en el marcapasos –verbigracia: para depilarse el pecho es preferible utilizar cuchillas que la maquinilla eléctrica–. El mito de que interfieren en la radio, en el mando a distancia de la televisión o del garaje es totalmente falso.

Especial cuidado al manipular lámparas, enchufes, cambiar bombillas u otros aparatos conectados a la red eléctrica ya que debe hacerse siempre con la toma general o diferencial desconectado. Ciertamente pueden producir interferencias transitorias los reproductores de música digitial tipo iPod, los walkietalkies y las emisoras potentes de radio. Bajo ningún concepto deben aproximarse imanes al marcapasos ya que interfieren de forma importante y hacen disparar al generador de forma secuencial a la frecuencia del campo magnético que tenga el imán –de mucha importancia en el ámbito clínico–. Las redes inalámbricas y los teléfonos fijos son totalmente seguros así como los teléfonos móviles, aunque se recomienda llevarlos al lado opuesto del marcapasos y utilizarlos también en el oído contrario. Por otra parte, los sistemas antirrobo y los arcos de alarma de los comercios no producen interferencias graves siempre que se pase naturalmente sin detenerse o apoyarse en ellos.

En el ámbito laboral, se debe evitar en la medida de lo posible trabajar cerca de grandes emisoras de radiofrecuencia, televisión, centrales eléctricas o magnéticas, líneas de alta tensión, hornos industriales o soldadura eléctrica, y en caso de duda consultar con el cardiólogo.

Pero por encima de todo, lo más importante es avisar, en las situaciones potencialmente peligrosas o dudosas, que se es portador de un marcapasos para una respuesta óptima y segura así como llevar consigo siempre la tarjeta del paciente portador de marcapasos donde figura el tipo y marca comercial del aparato –si se toma medicación también es aconsejable llevarla apuntada siempre junto a las tomas y la dosis del fármaco ya que es lo primero que se mira en una situación de emergencia–.

Marcapasos situado subcutáneamente

Paciente portador y su marcapasos

Y como se dice en cardiología:

Confíe en su marcapasos, le ayudará sin pedirle nada a cambio.”

 

Vía|Servicio de Cardiología de la Fundación Hospital de Jove, Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Central de Asturias, Sociedad Española de Cardiología.

Imágenes|PermitidoPacemaker

En QAH|Los marcapasos: La velocidad de la vida (I), Los marcapasos: La velocidad de la vida (II), Muerte súbita cardíaca: Un enemigo invisible y letal

RELACIONADOS