Historia 


Los inicios del Conflicto armado en Colombia (1946 – 1958)

El pasado 23 de junio el Gobierno de Colombia en cabeza del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC, firmaban en La Habana un acuerdo que establecía el cese al fuego bilateral en Colombia, por primera vez en la historia del país desde que el conflicto estalló. Más de cincuenta años transcurrieron para que se alcanzara un acuerdo de tal magnitud, que permitiera con una pausa en las hostilidades la reconstrucción de una vida cotidiana natural en muchas de las regiones de Colombia afectadas por la guerra. Pero ¿cómo se inició el conflicto interno en este país de América del Sur? Para una guerra tan prolongada como la colombiana, es difícil establecer un origen concreto, pues a lo largo de más de medio siglo, distintos actores han intervenido en la situación sociopolítica del país, cada uno dejando consecuencias y huellas que para muchas de generaciones de colombianos han sido difíciles de perdonar.

Tranvía volcado frente a la Catedral Metropolitana de Bogotá.

Tranvía volcado frente a la Catedral Metropolitana de Bogotá durante los disturbios del 9 de abril de 1948.

Sin embargo, esclarecer los inicios del conflicto en Colombia permite a los interesados entender las condiciones de una nación para la que la guerra se convirtió en una situación cotidiana, pero no por ello menos dolorosa. Como en Europa y en muchas partes del mundo, el siglo XX colombiano estuvo dominado por enfrentamientos bélicos y facciones políticas que luchaban por tomarse el poder. El origen del conflicto interno en Colombia puede remontarse precisamente a la mitad de este siglo XX con el período histórico conocido como La Violencia. En dicho período, que transcurre más o menos entre 1946 y 1958, las regiones colombianas se convirtieron en el escenario de un derramamiento de sangre provocado por las cruentas disputas entre el Partido Liberal y el Partido Conservador (los dos partidos políticos “tradicionales” del país), disputas que dejaron alrededor de 250.000 víctimas mortales entre civiles y combatientes. Hacia 1948 la violencia comenzó a hacerse más visible y generalizada, cuando el 9 de abril de aquel año fue asesinado en el centro de Bogotá el candidato liberal a la presidencia Jorge Eliécer Gaitán, hecho que conmocionó a sus seguidores y que dio inicio a una serie de disturbios y desordenes civiles en la capital que hoy en día se conocen bajo el nombre de El Bogotazo. El gobierno del entonces presidente conservador Mariano Ospina Pérez respondió abriendo fuego a los manifestantes, muchos de los cuales ya se habían entregado al saqueo y a la destrucción del centro de la ciudad.

Asesinato de estudiantes durante las manifestaciones de Bogotá del 09 de junio de 1954.

Asesinato de estudiantes durante las manifestaciones de Bogotá del 09 de junio de 1954.

La situación no mejoró con la siguiente presidencia. En 1950 asumió el conservador Laureano Gómez el cargo más importante de Colombia, pero sería derrocado en 1953 por el General Gustavo Rojas Pinilla, dando así inicio a la única dictadura militar que afrontó el país en el siglo XX. Para entonces, Colombia ya experimentaba sus primeros alzamientos guerrilleros, concentrados principalmente en la región conocida como los Llanos Orientales y que se adscribían mayoritariamente con los programas del Partido Liberal, marginado del poder desde 1946. Así, durante los primeros años de la dictadura y gracias a una amnistía promulgada por Rojas Pinilla, la magnitud de la violencia descendió en el país por primera vez en los últimos diez años. Sin embargo y pese a la desmovilización de muchos guerrilleros, el proyecto de Rojas Pinilla comenzó a enfrentar sus primeros problemas. La Asamblea Nacional lo había ratificado en su cargo como presidente para un período más, al término del período legítimo de Gómez, cuyo gobierno habría finalizado en 1954 de no haber sido derrocado. Pero a partir de entonces el gobierno de Rojas Pinilla evidenció su rostro más tosco: Los principales diarios del país fueron censurados y clausurados; el 8 y 9 de junio del mismo año varios estudiantes de la Universidad Nacional fueron asesinados en Bogotá por una batallón del Ejército de Colombia durante una manifestación y dos años después, en la Plaza de Toros la Santamaría de la misma ciudad, fueron asesinados distintos opositores del Gobierno de Rojas Pinilla por haber rechiflado en una ocasión anterior a María Eugenia Rojas de Moreno, hija del dictador.

Laureano Gómez y Alberto Lleras Camargo en Benidorm en 1956.

Laureano Gómez y Alberto Lleras Camargo en Benidorm en 1956.

Ante la situación, los dirigentes del Partido Liberal y el Partido Conservador, marginados del poder por la dictadura de Pinilla, comenzaron distintos diálogos y conversaciones para llegar a un acuerdo y expulsar a los militares del poder. A mediados de 1956 el liberal Alberto Lleras Camargo y el conservador Laureano Gómez firmaron en España el Pacto de Benidorm, cuyos efectos más prácticos fueron la instauración en Colombia del régimen conocido como Frente Nacional. El acuerdo, básicamente, propendía la repartición y la alternancia de los puestos del gobierno colombiano entre liberales y conservadores durante dieciséis años. Ahora que dejaban de enfrentarse entre ellos, los partidos políticos tradicionales necesitaban deshacerse del dictador, que pese a los excesos cometidos durante su ejercicio del poder, había cosechado un gran apoyo popular. Ante la situación y viéndose próximo a finalizar su mandato, Rojas Pinilla acudió a la Asamblea Nacional para legitimar un nuevo período presidencial, pero su solicitud fue rechazada y un Paro cívico nacional terminó por poner punto final a su mandato el 10 de mayo de 1957. En su reemplazo dejó una Junta Militar que procuró reorganizar el país de cara a unas nuevas elecciones.

De esta manera, entre 1958 y 1974, liberales y conservadores se presentaron a unas elecciones restringidas durante las cuales fueron marginalizadas diversas disidencias del sistema político, ocasionando que se formaran guerrillas y partidos políticos que, al margen de la vida institucional, procuraban acceder a una participación en la vida gubernamental nacional. Cabe aclarar que el movimiento guerrillero en Colombia, ocasionado por el cierre de espacios democráticos durante la Dictadura y el Frente Nacional, se vio fortalecido por el surgimiento de otras guerrillas a nivel latinoamericano, alimentadas por el triunfo de la Revolución Cubana en 1959 y cuya base ideológica incluía un amplio espectro que iba desde el comunismo hasta sectores del catolicismo.

Vía| Araoz, Santiago. Historias del Frente Nacional y otros ensayos. Bogotá: Editorial Presencia, 1977

Bushnell, David. Colombia: Una nación a pesar de sí misma. Bogotá: Editorial Planeta, 1996

Vázquez Cobo, Camilo. El Frente Nacional: Su origen y desarrollo. Bogotá: Imprenta Carvajal

Imagen|BogotazoAsesinato de estudiantes; Pacto de Benidorm

En QAH| Raíces lejanas del Conflicto interno en Colombia (1902 – 1958)

RELACIONADOS