Cultura y Sociedad, Patrimonio 


Los geoglifos peruanos más antiguos que Nazca

Mucho tiempo antes de que se trazaran las famosas líneas de Nazca (trazos kilométricos que vistos desde el aire dibujan diseños geométricos y zoomorfos) en el sur de Perú, otra cultura ya dibujaba líneas con rocas que indicaban el solsticio del mes de junio, la entrada al invierno en el hemisferio Sur.

En el valle de Chincha (Perú), a 200 kilómetros al sur de Lima, investigadores del Instituto Cotsen de Arqueología de la Universidad de California, han encontrado un complejo de geoglifos distribuidos en cinco montículos dispersos en un área de 40 kilómetros cuadrados.

Líneas de Nazca: Mono

Líneas de Nazca: Mono

Esta zona fue el centro de la cultura Paracas, y es aquí donde los investigadores han documentado 71 líneas repartidas en los cinco montículos mencionados y que han sido datadas en torno al 800 – 100 a.C.  El estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), sugiere la posibilidad de que estas líneas sean 300 años más antiguas que las de Nazca.

Los geoglifos del valle de Chincha se distinguen de las de Nazca no sólo en su antigüedad, sino también por los motivos representados. Mientras que en Nazca existen diseños de animales, en Chincha las representaciones consisten en geoglifos lineales, figuras circulares hechas con rocas, montículos ceremoniales y asentamientos. Los investigadores creen que estos sitios servirían como centros ceremoniales, así como punto de encuentro para las poblaciones de la montaña y de la costa integrándolas culturalmente.

Para Charles Stanish, líder del estudio, este era una zona para celebrar ferias cuyo análogo serían las ferias medievales europeas que atraían a visitantes de todas partes. Además de lugar de intercambio de productos, también serviría como punto de reunión para discutir razones políticas, sociales o económicas. Pero no sólo era esta su utilidad, pues los conjuntos contienen, al menos, dos estructuras en forma de “U” que marcaban la dirección del Sol poniente en el solsticio de junio, estructuras similares a las encontradas en Chankillo, al norte del país andino.

Rocas que marcan el solsticio de junio en Chincha

Rocas que marcan el solsticio de junio en Chincha

Para datar estas estructuras se empleó el Carbono 14 en los materiales  de construcción de los montículos ceremoniales, a partir de restos de plantas no carbonizados. Además, los arqueólogos también encontraron productos textiles y cerámicos correspondientes al periodo Paracas.

Los constructores de estas estructuras vivían en grandes áreas costeras semiurbanas, entre 15 y 20 km al oeste de estas líneas del desierto y de los montículos. Para Stanish y sus colegas, estos antiguos “recintos feriales” fueron construidos en un terreno inútil para la agricultura.

Por otra parte, los diversos asentamientos en la costa probablemente competían para atraer el mayor número de participantes en sus propias ferias.  Para confirmar esta idea, los investigadores planean excavar pirámides cerca de la costa, en busca de artefactos que uniría los asentamientos a las líneas del desierto y montículos.

Sin duda, todos estos hallazgos desvelan que estas culturas eran mucho más avanzadas y competitivas de lo que se conocía hasta el momento.

 

Vía| Live Science

Más información| PNAS

Imagen| Mono, Solsticio

RELACIONADOS