Cultura y Sociedad, Historia 


Los gatos utilizados como espías durante la Guerra Fría

 

Dentro de la serie Animales que han hecho historia:

Mañana se conmemora el destape del denominado escándalo Irangate. La prensa estadounidense denunció de manera pública en 1986 que el presidente de su país, Ronald Reagan, había autorizado el suministro de armas al gobierno de Irán cuando éste se encontraba inmerso en la guerra que le enfrentaba a Irak, así como la financiación del movimiento conocido como la Contra nicaragüense contra el ejecutivo sandinista. Acciones ambas que había prohibido antes el Senado.

La CIA había desempeñado un papel clave en ambas operaciones, sobre todo en el Irangate. La Agencia Central de Inteligencia Americana fue la que aconsejó a Reagan que iniciara la conexión iraní y que mantuviera la iniciativa al margen del Congreso. Y es que, a lo largo de toda su historia, la CIA siempre ha intentado defender la seguridad de la nación más poderosa del mundo con todas las armas posibles, estuvieran o no a su disposición, al margen o no de la legalidad. Incluso con animales que, a primera vista, parecen lindos e inofensivos.

GATO-ESPIA-1-http-::curiofria.blogspot.com.es

El dispositivo se introduciría en el interior del cuerpo del gato.

Durante los años de la Guerra Fría, los enfrentamientos entre americanos y rusos y sus respectivos aliados se centraron en el campo del espionaje. Si vital era la labor de espionaje con el fin de obtener información del enemigo, también lo era la del contraespionaje para evitar que el enemigo obtuviese la propia.

Esto dio lugar a la puesta en marcha de sofisticados gadgets y alguna que otra crueldad, como la Operation Acoustic Kitty (Operación Gatito Acústico) Dado el carácter curioso e independiente de los gatos, la CIA pensó que podría utilizarlos como espías.

Con la idea de que el felino podía servir como portador de un aparato de escucha, la CIA comenzó a trabajar en este sentido en 1961. Al principio, la idea era colocar algún tipo de gadget externo en el gato, pero, con lógica, ninguna de las pruebas que se hicieron les convenció.

A un iluminado se le ocurrió que la mejor opción era que todo el dispositivo de escucha estuviese situado ‘dentro’ del gato, a modo de alteración quirúrgica. Tras unas cuantas intervenciones operatorias y algún que otro daño colateral, consiguieron que sobreviviese un gato al que le habían implantado una batería, un micrófono y, para que no faltase ni un detalle, una antena en la cola.

cia

La CIA controla la seguridad de la nación más poderosa del planeta

Una vez recuperado de la intervención, se sometió al gato a un duro trabajo de entrenamiento. Después de cinco años de esfuerzo y 15 millones de dólares, la CIA ya tenía el primer spy cat. El Servicio de Inteligencia Americano tenía controlados a dos espías rusos en Washington, los siguieron y, cuando se reunieron en un parque de Wisconsin Avenue, soltaron al gato espía para que se acercase a ellos y poder escuchar la conversación desde el dispositivo del animal.

Se las prometían muy felices, pero, al cruzar la calle, un taxista atropelló al gato y lo mató. Los agentes retiraron el cadáver con rapidez porque, tras el infortunio, quedó al aire parte de su dispositivo. De esta manera, y ante el escaso éxito obtenido, este delirante proyecto cayó en desgracia y quedó abandonado a su propia suerte.

 

En colaboración con QAH| Lugares con historia

Vía| Los animales en la historia y en la cultura; Arturo Morgado García.

Más información | Curistoria.

Imágenes | Curiofria.com y Onlyhdwallpapers.

En QAH| El héroe de Trafalgar fue un cerdo, El único superviviente de Litle Big HornLos soldados invencibles de Stalin: mitad humanos, mitad simios, El palomo soldado que resultó decisivo en la II Guerra Mundial, Las fieras caninas en la coquista del Nuevo Mundo, El caballo que se convirtió en senador de Roma

RELACIONADOS