Economía y Empresa, Marketing 


Los diez principios del diseño

Dieter Rams (nacido el 20 de Mayo de 1932 en Wiesbaden, Hesse) es un carpintero, arquitecto y diseñador alemán. Rams estudió arquitectura en el Werkkunstschule Wiesbaden y en la escuela de carpintería desde 1943 hasta 1957. Tras trabajar para el arquitecto Otto Apel entre 1953 y 1955, se unió a la manufacturera electrónica Braun, donde se convirtió en 1961 en jefe de diseño, puesto que ostentaría hasta 1995.

A principios de los 80, la preocupación de Dieter Rams por el mundo que le rodeaba crecía cada vez más – “una confusión impenetrable de formas, colores y ruidos”. Consciente de la importancia de su contribución a ese mundo se hizo una pregunta: ¿es mi diseño buen diseño?

Como el “buen diseño” no puede medirse de manera finita, decidió expresar los 10 principios más importantes de lo que, a su juicio, era un buen diseño. En ocasiones se les reconoce como los “Diez Mandamientos”

 

1. Un buen diseño es innovadorLas posibilidades de innovación se han agotado. El desarrollo tecnológico ofrece oportunidades continuamente para innovar, si bien es cierto que un diseño que innove se desarrolla de la mano de tecnología y no puede suponer un fin en si mismo.

2. Un buen diseño hace el producto útil: Un producto se compra para ser usado. Tiene que satisfacer ciertos fines, no solo funcionales, también psicológicos y estéticos. El buen diseño enfatiza la utilidad de un producto.

3. Un buen diseño es estéticoLa calidad estética de un producto es intrínseca a su utlidad ya que los productos que usamos día a día nos afectan a nosotros y a nuestro bienestar. Solo productos bien hechos pueden ser bonitos.

4. Un buen diseño hace el producto comprensibleClarifica la estructura del producto. Mejor todavía, puede hacer que el producto hable. Aún mejor, se explica por sí mismo.

5. Un buen diseño es discretoLos productos que persiguen un objetivo son herramientas. No son objetos decorativos ni obras de arte. Su diseño debe ser sobrio y neutral, dejar lugar para la propia expresión del consumidor.

6. Un buen diseño es honesto: No hace de un producto, algo más innovador, poderoso o valioso de lo que realmente es. No intenta manipular al consumidor con promesas que no pueden ser cumplidas.

7. Un buen diseño es duradero: Evita ir con la moda y nunca aparece anticuado. Al contrario que los diseños de la moda, dura muchos años, incluso en nuestra sociedad actual de usar y tirar.

8. Un buen diseño es detallistaNo debe dejarse nada a la suerte. Cuidado y precisión en el proceso del diseño ceden ante el consumidor.

9. Un buen diseño está comprometido con el medioambiente: El diseño contribuye en gran medida al mantenimiento del medioambiente. Conserva recursos y minimiza tanto visual como físicamente la contaminación a lo largo de la vida del producto.

10. Un buen diseño conlleva el menor diseño posible: Poco pero bueno, porque se centra en los aspectos fundamentales y los productos no están sobrecargados con prescindibles. Vuelta a la pureza, vuelta a la simplicidad.

 

De acuerdo con el padre intelectual de estos principios, solo unas pocas compañías se toman en serio el diseño, tal y como él lo ve. Por el momento, la compañía que mejor incorpora estos valores es Apple con Jonathan Ive como jefe de diseño. Jonathan Ive dijo del iPhone: “mucho de lo que parece que hacemos con un producto como este es quitar el diseño del camino”.

 

Traducción| Olga Calvo Garcia
Vía| Vitsoe
RELACIONADOS