Historia 


Los cuatro de Greensboro, símbolo de la lucha contra la segregación racial en Estados Unidos

A pesar de los avances que se habían producido en la lucha por la igualdad racial en Estados Unidos, a principios de los 60 la segregación seguía siendo la norma habitual en los estados del sur. Sin embargo, gracias a cuatro valientes estudiantes que desafiaron las políticas en contra de la raza negra, como Rosa Parks hizo en 1955, las cosas empezaron a cambiar.

Se trataba de Ezell Blair Jr., David Richmond, Franklin McCain y Joseph McNeil, cuatro jóvenes afroamericanos estudiantes del North Carolina Agricultural and Technical College, que influenciados por las técnicas de protesta no violenta practicadas por Mahatma Gandhi, decidieron escenificar su propia forma de protesta contra la segregación racial el 1 de febrero de 1960.

Lo hicieron entrando en la cafetería Woolworth de Greensboro (Carolina del Norte), donde la política oficial era negar el servicio a cualquier persona que no fuera blanco. Los cuatro estudiantes entraron, se sentaron y pidieron un café. Los clientes blancos del local los increparon y el camarero, como era de esperar, se negó a servirles, les instó a que se marcharan y con la negación de los jóvenes, decidió llamar a la policía.

Noticia en la prensa de la acción de los cuatro jóvenes

Pero los estudiantes habían planeado su protesta cuidadosamente y disponían de la ayuda de Ralph Johns, un hombre de negocios de raza blanca que alertó a todos los medios de comunicación locales. Así, cuando las autoridades llegaron al bar, se encontraron a toda la prensa esperando ver cómo serían capaces de arrestar a cuatro jóvenes cuyo único deseo era tomarse un café, sin realizar ningún acto de violencia ni provocación. De manera que los policías no se atrevieron a tomar acción y con la fuerza de los medios, los jóvenes estudiantes se dieron a conocer como “los cuatro de Greensboro”, que volverían ha realizar la misma acción al día siguiente y al siguiente…

Y sólo cuatro días más tarde, se les habían unido a la protesta pacífica unos 300 estudiantes, paralizando el mostrador de Woolworth y otros negocios locales. La intensa cobertura televisiva de las sentadas de Greensboro provocó el movimiento de sentarse que se extendió rápidamente a las ciudades universitarias de estados del sur y también del norte. Los negros y los blancos se unieron en diversas formas de protesta, siempre no violentas, contra la segregación en bibliotecas, playas, hoteles y otros establecimientos. Y aunque muchos fueron arrestados por intrusión, conducta desordenada o por perturbar la paz, la cobertura de los medios de comunicación nacional trajo una creciente atención a la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos.

Volviendo al bar treinta años después

En respuesta al éxito del movimiento, en verano de 1960, la mayoría de los restaurantes y bares del sur decidieron admitir la entrada a cualquiera y el tema de la segregación empezaba a desvanecer. Todo gracias a cuatro jóvenes valientes, “los cuatro de Greensboro”, que tuvieron el coraje de iniciar el movimiento y soportar humillaciones y vejaciones, un gesto que se convirtió en uno de los mayores símbolos de la lucha en favor de la integración racial de los afroamericanos en Estados Unidos.

Inauguración del monumento en su honor

Ya en 1990, los cuatro protagonistas celebraron los treinta años de su famosa acción tomándose un café en la cafetería Woolworth, y en 2002, en la entrada de la universidad de North Carlina A&T se inauguró, con su presencia, un monumento conmemorativo.

 

 

 

 

 

 

Vía| Las sentadas contra la segregación racial de los Cuatro de Greensboro Greensboro Sit-In

Más información| February One: The Story of the Greenboro Four – Full Movie

Imagen| Foto de su acción Noticia en la prensa Volviendo en 1990 Monumento

En QAH| ¿Qué fue el movimiento de los derechos civiles?

RELACIONADOS