Especial I Guerra Mundial, Historia 


Los cruceros alemanes que metieron a Turquía en la Primera Guerra Mundial (3 de 3). —

Enver Pacha, ministro de la Guerra de los jóvenes turcos.

El Comité de Unión y Progreso (Ittihat ve Terakki Cemiyeti), lo que ha pasado a conocerse como los Jóvenes Turcos, había tomado el poder en 1912 y se había establecido un triunvirato de facto entre el Gran Visir (Talat Pacha),  el ministro de la guerra (Enver Pacha) y el ministro de Marina (Cemal Pacha).
Sin embargo, el triunvirato no era monolítico y se desarrollaron importantes disensiones internas, producto de lo cual, había sido la actuación de Enver Pacha.
El día 11 por la tarde, el mismo que los cruceros echaron anclas en el cuerno de oro, el triunvirato se reunió durante una cena y Enver argumentó ante el gran Visir que sólo había dos soluciones al problema presentado por la presencia de los alemanes: o bien se les obligaba a abandonar las aguas turcas en 24 horas o se les desarmaba e internaba a sus tripulantes siguiendo el protocolo de actuación de una nación neutral. Precisamente lo que había hecho Italia días antes.
Obviamente, Wagenheim se negó en redondo a la posibilidad de desarmar sus buques, así que se le pidió la trasferencia de la propiedad de ambos navíos en un remedo de venta.
Cemal Pachá anunció ese mismo día la compra del Breslau y del Goeben que pasaron a llamarse Midilli y Yavuz Sultan Selim respectivamente. La marinería y la oficialidad permanecieron en sus respectivos navíos entrando a formar parte de la Armada de la Sublime Puerta y cambiando la gorra de reglamento por el fez turco.
Churchill propuso, a tenor de lo que había sucedido, enviar una flotilla de torpederos a través de los Dardanelos que hundiera ambos buques.

Izado de la bandera otomana a bordo del SMS Goeben.

Previamente, se había firmado el pacto defensivo tras aceptar el Kaiser las 6 condiciones impuestas por Turquía sin las cuales no se hubiera aprobado la llegada de los cruceros a Constantinopla:
a) Derogar las capitulaciones impuestas por Gran Bretaña que buscaban facilitar el comercio pero que se habían convertido en compromisos a la soberanía nacional.
b) La mediación de Alemania ante Rumanía y Bulgaria para proteger el flanco turco una vez la Sublime Puerta entrara en la guerra y el reparto equitativo con la última del posible botín de guerra.
c) Garantías de que, caso de que Grecia entrara en el conflicto y fuera previsiblemente derrotada, la isla Quíos, Mitilene y Lemnos volvieran a manos turcas.
d) La devolución de las tres provincias perdidas en 1878 a manos rusas.
e) Que salieran todas las tropas extranjeras de suelo otomano antes de la conclusión de cualquier acuerdo de paz ulterior.
f) Garantías de recibir una adecuada indemnización de guerra.
Lógicamente, se aceptaron todas ellas.
Las semanas siguientes, Alemania presionó para que Turquía adoptara un papel más activo; la posibilidad de que el sultán jugara la baza de la guerra santa contra las potencias occidentales y, en especial, que los 12 millones de musulmanes egipcios crearan problemas en su protectorado obligando al desalojo del país por parte de los ingleses  era una posibilidad demasiado jugosa para desperdiciarla.

El Breslau atracado en Constantinopla.

Nuevamente Enver Pacha, a espaldas de su propio gobierno, se confabuló con el ahora almirante de la armada turca Souchon para dar un paso definitivo: el 29 de octubre se interna en el Mar Negro junto con un grupo de torpederos turcos con el objetivo de atacar simultáneamente varios puertos rusos.
En Odessa, los torpederos Muavenet y Gairet  hundieron al cañonero Donets y a un dragaminas y cañonearon varios mercantes más y las instalaciones portuarias a las tres de la madrugada. Pero pusieron sobre alerta a los rusos para cuando llegó el crucero Goeben a Sebastopol junto con el minador turco Nilofer y los torpederos Tasoz y Samsun. Los rusos estaban sobre alerta y dieron las defensas costeras abrieron fuego inmediatamente, alcanzando al crucero tres veces, aunque sin graves consecuencias. Tras disparar 47 proyectiles, el grupo se alejó del lugar y, camino de Constantinopla, se cruzó con el minador Prut y tres destructores zaristas, consiguiendo hundir al primero y averiar al escolta Teniente Pushkin.

Oficialidad del Goeben portandoel fez de la marina turca.

El Breslau, por su parte, acompañado del minador Beck, colocó minas en el estrecho de Kerch y luego bombardeó Novorossisk, antes de volver al Bósforo.
El 3 de noviembre la Mediterranean Fleet bombardea los fuertes de los Dardanelos como represalia y el 4 Rusia declara la guerra a Turquía. Al día siguiente, lo hacen Francia y Gran Bretaña.
Turquía, está en guerra.

 

 

 

 

 

 

*En colaboración con QAH| HRM
* Vía|Ruíz Mateo, Carlos: Schlachtkreuzer, la historia de los cruceros de batalla alemanes durante la PGM. Galland Books, 2016.
* Imagen|Enver Pacha, Izado de bandera, Breslau y Fez.

RELACIONADOS