Historia 


Los Charlie, Charlie del siglo XX

En las últimas semanas se propagó en las redes sociales el #CharlieCharlieChallenge, que es un juego que consiste en colocar dos lapices en forma de cruz sobre una hoja de papel donde están escritas cuatro opciones de respuestas, por lo general “sí” y “no”. Lo siguiente por hacer es invocar al espíritu de un tal Charlie para hacerle todo tipo de preguntas; supuestamente Charlie “contestará” moviendo el lápiz hacia una de las respuestas. Si bien este asunto para algunos sólo es un mero entretenimiento y para otros un medio para atraer a seres malignos (ver la opinión del exorcista español José Antonio Fortea), a lo largo de la historia muchos han contactado a espíritus para tratar de resolver sus necesidades cotidianas. Este tipo de práctica se conoce como espiritismo.

El fundador de esta doctrina fue el francés Hippolyte Léon Denizard, quien en los años cincuenta del siglo XIX comenzó a estudiar las formas de manifestaciones paranormales y su comunicación con ellas a través de personas específicas, conocidas como médiums. Más tarde adoptaría el nombre de Allán Kardec y sus libros sobre el espiritismo comenzaron a circular por Europa y Estados Unidos. Estas ideas se difundieron en gran parte dentro de las clases medias y altas.

Francisco I. Madero fue considerado médium escribiente.

Francisco I. Madero fue considerado médium escribiente.

Uno de ellos fue el hijo de un acaudalado hacendado del estado de Coahuila, Francisco Ignacio Madero González. El que se convertiría en presidente de México, se educó en Estados Unidos y en Francia, gracias a estos viajes tuvo contacto con los textos de Kardec y se volvió en un firme creyente del espiritismo, a tal grado que cuando regresó a su país organizó y dirigió un grupo espiritista. En estas cesiones Madero, estando en trance, se comunicaba con los espíritus de dos familiares muertos: Raúl y José. A través de un diario registraban las conversaciones con los espíritus, quienes les pedían que dejaran a un lado el “pool y demás diversiones” para que se dedicaran al estudio del espiritismo. Raúl y José también le pidieron a Madero y al resto de su grupo que se preocuparan por los pobres, por lo que llegaron a establecer un comedor público. En 1907 Raúl le dijo a Madero:

“Tú, en las condiciones excepcionales en que te encuentras, estás llamado a prestar importantísimos servicios a tu patria. Era pues indispensable ponerte en condiciones de luchar ventajosamente, a fin de asegurar el éxito, el triunfo final de la causa. Ahora sí estamos ya seguros de tu triunfo, pero no hay que dormirte en tus laureles.”

Si bien no podemos asegurar (a menos que le preguntemos a Charlie) que el espiritismo fue el  factor decisivo en la trayectoria política de Madero, misma que lo llevaría a levantarse contra la reelección de Porfirio Díaz, al ascenso a la presidencia y al derrocamiento de su gobierno, junto con su posterior asesinato, sí sabemos que esta doctrina continuó propagándose por México a lo largo de la primera mitad del siglo XX y en diversas formas.

Esto lo sabemos gracias a los expedientes recogidos por el ministerio del interior mexicano, que enviaba a sus agentes a infiltrarse en organizaciones civiles y religiosas con el fin de buscar disidentes que atentaran contra la seguridad interna del país.  Uno de ellos  informa que un agente fue a investigar a una humilde casa de la Ciudad de México “disfrazado de obrero” a una señora que decía ser una médium que contactaba a dos espíritus llamados Dr. Vertiz y Dr. Zabala para sanar a los enfermos. Supuestamente ellos le decían a la médium las enfermedades que tenía la gente y recetaban yerbas impregnadas con su esencia, como una especie de medicina. Estos ejemplos nos muestran el interés que tenían y todavía tienen todos aquellos interesados en lo oculto y paranormal, ya sea para tener más conocimientos, para aliviarse o para subir un vídeo en YouTube.

Vía| El diario de las conversaciones espiritistas de Francisco I. Madero están publicadas en la revista Letras Libres; el expediente de los espíritus Vertiz y Zabala se consultó en el Archivo General de la Nación de México, Fondo Secretaría de Gobernación, Sección Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales, caja 291, expediente 22, año 1935.

Para saber más| Federación Espírita Española

Imagen| Francisco I Madero en sesión espiritista

En QAH|1518: La epidemia del Baile de San VitoFantasmas del Pasado: Sucesos paranormales en Grecia y Roma

RELACIONADOS