Historia 


Los caballeros Templarios y su Encomienda de Villasirga

La Orden Templaria nació en 1120. Fue la primera Orden Militar en ser creada y tomó su nombre del edificio identificado por los cruzados como el Templo de Salomón.

Villalcazar-Sta-Maria2-

Fotografía de la Iglesia de Santa María la Blanca de Villalcázar de Sirga

Los templarios, principalmente, se dedicaron a proteger a los peregrinos que viajaban a Tierra Santa. También formaron parte de los contingentes cristianos que hicieron frente a los musulmanes y garantizaron la supervivencia de los estados latinos creados en Oriente. Alrededor de 1128 aparecieron en la Península Ibérica por primera vez. Concretamente fue en Portugal, donde se les encomendó la defensa del castillo de Soures. Hacía 1130-31 hacen acto de presencia en la Corona de Aragón, mientras que en Navarra aparecerán en 1133. La primera referencia sobre presencia templaria en el Reino de Castilla la tenemos hacia 1157, cuando el Temple renuncia a defender la villa de Calatrava. En 1140 tenemos constancia de donaciones a la Orden en Castilla, pero hubo que esperar diez años para que aparecieran las primeras encomiendas templarias independientes en los reinos de Castilla y León, siendo Tierra de Campos uno de sus primeros feudos. Villalcázar de Sirga (Palencia), pueblo situado en pleno Camino de Santiago, entre Frómista y Carrión de los Condes,  destacó por ser uno de los núcleos templarios más significativos del Reino de Castilla. Villalcázar de Sirga, también conocida como Villasirga, recibe su nombre del “camino de sirga” que iba paralelo al río Ucieza, entre Población de Campos y Villasirga, coincidiendo con el Camino de Santiago. En esta población los templarios crearon un importante núcleo de peregrinación donde destacaban el santuario de Nuestra Señora de Jesé, un albergue hospital aledaño y la residencia de los caballeros – Nuestra Señora de Jesé, Santa María de Villasirga o Santa María la Blanca fueron los nombres con los que fue conocida la Virgen titular del templo. Alfonso X le dio el nombre de Virgen de la Cantigas-.

800px-Sta_Maria_la_blanca-2

Iglesia de Santa María la Blanca (Villalcázar de Sirga)

Las encomiendas templarias fueron centros administrativos desde los cuales se regían cierto número de tierras, propiedades y vasallos dirigidos por el freire encomendador. A las órdenes de este podía haber otros freires y hermanos religiosos. Debajo de estos se encontraban los siervos feudales. En un escalón intermedio se encontraban personas y caballeros que ayudaban a la Orden sin integrarse plenamente en ella. Similar a estos eran los sargentos que, aunque eran miembros de pleno derecho de la orden, carecían del estatus de caballero. Las encomiendas podían ser de carácter económico, militar o conventual. Por encima de ellos estaban los Maestres provinciales, siendo el gran Maestre, con sede en Tierra Santa, la cabeza de la Orden. La Encomienda de Villasirga tuvo un papel casi enteramente económico. La iglesia principal de Villalcázar, Santa María la Blanca (edificada alrededor de 1196), fue visitada por reyes como Alfonso X y Sancho IV, quienes fueron devotos de esta advocación. Aunque se ha planteado la posibilidad de que aprovechasen sus peregrinaciones para consultar discretamente asuntos con los Templarios. La iglesia de Villasirga fue la casa principal de la Encomienda, una de las mas grandes que poseía la Orden y que, además de su papel económico y hospitalario, pudo tener también cierta función estratégica.

En 1310 los arzobispos de Santiago y Compostela citaron a los caballeros Templarios en Salamanca con el fin de llevar a cabo el proceso dirigido contra ellos. Se cree que en esos momentos el Temple de Castilla y León debía estar compuesto por unos doscientos miembros contando caballeros, sacerdotes y sargentos. Para entonces la Orden había perdido muchas simpatías debido a su creciente riqueza y el poder político que poseía. En ello también influyó que en 1291 se extinguieron las últimas posesiones latinas en Tierra Santa. En 1314, con la muerte en la hoguera de Jacques de Molay, su último gran Maestre, desapareció la Orden Templaria. Muchas de sus propiedades pasaron a ser propiedad del Rey. Otras fueron a parar a manos de Órdenes Militares como Santiago y Calatrava, algunas fueron a parar a manos nobles y unas pocas al Hospital. En Castilla, una vez finalizado el proceso, los templarios fueron exonerados de toda culpa. Villalcázar de Sirga, tras un tiempo en poder del Rey pasó a formar parte de la Orden de Santiago -también se piensa que pudo pertenecer a alguna familia noble integrada dentro de esta Orden-.

Fue el monarca frances Felipe IV “El Hermoso” el principal causante de la caida en desgracia de los Templarios ya que quiso quitarselos de enmedio, entre otras cuestiones, debido a las numerosas y cuantiosas deudas que mantenía con ellos -Anteriormente hizo lo mismo con los banqueros judíos-. Con el fin de acabar con el Temple acusó a sus miembros de cometer herejía y prácticas demoniacas -como adorar la cabeza de Baphomet. La influencia de Felipe IV sobre el Papa fue decisiva para que en el resto de Europa se siguiera su ejemplo. Clemente V abolio la Orden y decretó que sus propiedades fueran confiscadas y que todos sus miembros fuesen juzgados en cada reino. En Castilla y León, concretamente, fueron juzgados en el concilio de Salamanca (1310). Los templarios se ampararon bajo testimonio real. Pese a que se llegó a demostrar la inocencia de la Orden y sus miembros con respecto a las acussaciones que se habían lanzado contra ellos, el 22 de marzo de 1312, mediante la bula Vox clamantis, fue disuelta la orden y sus bienes expropiados. Muchos de sus miembros se refugiaron en otras Órdenes Militares o monásticas, pudiendo llegar a mantener el usufructo de sus antiguas posesiones hasta el día de su muerte. 

 

Vía| Los Templarios en Castilla, la Encomienda de Villalcázar de Sirga.

Más información| La huella de los templarios: tradiciones populares del Temple en España. Rafael Alarcón Herrera; Villalcázar de Sirga: el Templo Gótico de la Dama Blanca del Temple ; El cielo en la Tierra: la Orden del Temple en el Camino de Santiago

En QAH| Templarios: Los soldados de Dios; ¿Quiénes eran los templarios?

Imagen| Villalcázar de Sirga, Santa María la Blanca,

Video| Santa María la Blanca. Villalcázar de Sirga

 

RELACIONADOS