Jurídico 


Los beneficios fiscales de las confesiones religiosas

La tributación de las confesiones tiene su origen en la Constitución

El Derecho financiero destina una serie de normas específicas a la Iglesia Católica y a otras confesiones religiosas, con la finalidad de contribuir a su sostenimiento económico.  Así, la Iglesia Católica recibe el 0,7% de la cuota íntegra del IRPF de aquellos contribuyentes que así lo manifiesten expresamente en su declaración de cada ejercicio y se establecen determinados beneficios fiscales, ya sea a favor de la Iglesia Católica o del resto de confesiones que hayan suscrito un acuerdo de colaboración con el Estado o a favor de las aportaciones que a ellas les realicen sus fieles.

Tales ayudas financieras se fundamentan en el artículo 16 de la Constitución, que, tras consagrar el derecho fundamental a la libertad religiosa y reconocer que ninguna confesión tendrá carácter estatal, establece que «los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones».

En lo que respecta a los beneficios tributarios en la imposición sobre la renta se establece la exención de tributación por los ingresos propios de la actividad religiosa y la reducción del tipo del Impuesto de Sociedades al 10% (frente al 30 % general) en aquellos ingresos procedentes de actividades empresariales, cesión de patrimonio a terceros, incrementos de patrimonio, etc.

Junto a la financiación pública, tanto directa como indirecta, de las entidades religiosas, el ordenamiento jurídico favorece la financiación privada de las mismas, mediante el establecimiento de una serie de beneficios fiscales para las aportaciones de los fieles, estos incentivos se traducen en; una deducción en la cuota íntegra del Impuesto sobre la Renta del donante, la deducción será del 25% del valor de la aportación, en el IRPF y en el IRNR, o del 35%, en el IS, no obstante, se establece un límite a la base de la deducción: el 10% de la base liquidable del período impositivo, en el IRPF, el 10% de la base imponible del mismo, en el IS, o el 10% de la base imponible del conjunto de declaraciones presentadas en el año siguiente a la aportación, en el IRNR, se declara también la exención de las ganancias patrimoniales o de cualquier otra renta positiva que pudiera originarse en su impuesto sobre la renta del donante a consecuencia de la aportación efectuada, igualmente, se declara la exención en el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana de los incrementos que se pongan de manifiesto con ocasión de la aportación.

En lo que respecta a la imposición indirecta, en el Impuesto sobre el Valor Añadido no están sujetas la publicación de las instrucciones, ordenanzas, cartas pastorales, boletines diocesanos y cualquier otro documento de las autoridades eclesiásticas; b) la actividad de enseñanza en Seminarios diocesanos y religiosos, así como de las disciplinas eclesiásticas en Universidades de la Iglesia y c) la adquisición de objetos destinados al culto.

El Texto Refundido del del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, por su parte establece una exención subjetiva para las tres modalidades del impuesto en favor de la Iglesia Católica y las iglesias, confesiones y comunidades religiosas que tengan suscritos acuerdos de cooperación con el Estado español.

Finalmente en el ámbito de los tributos locales, quedan exentos del IBI  ciertos inmuebles, siempre que su titular sea uno de los entes mayores de la Iglesia Católica, de igual forma, los distintos Acuerdos de Cooperación establecen la exención en el IBI de determinados inmuebles pertenecientes a las Comunidades que forman parte de la Federación de Comunidades Israelitas, a las Iglesias integradas en FEREDE y a la Comisión Islámica de España y a sus Comunidades miembros.
La Ley 49/2002 establece ademas la exención subjetiva en favor de las entidades sin fines lucrativos, en el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana y en el IAE. El último beneficio fiscal reseñable del en el ámbito local del que disfrutan las entidades mayores de las confesiones con acuerdo es la exención de las contribuciones especiales por obras públicas o establecimiento de servicios públicos que aumenten el valor de los bienes inmuebles a ellas pertenecientes, siempre que estén exentos del IBI.

Vía | Sánchez Galiana, J.A. (Coord.), Estudios sobre los beneficios fiscales en el sistema tributario español, Marcial Pons

En QAH | ¿Qué es el Derecho Tributario?, Los tributos. Concepto y tiposEl régimen fiscal de las donaciones, ¿es rentable ser generoso?

Imagen | Financiación de la Iglesia Católica

RELACIONADOS