Patrimonio 


Los Bécquer, otra familia decimonónica de artistas

CTB

José Domínguez Bécquer, “La Giralda de Sevilla vista desde la calle Placentines”, c.1836. Museo Carmen Thyssen de Málaga.

Si hace unas semanas en Qué Aprendemos Hoy se hablaba de la familia de artistas por antonomasia del siglo XIX español, los Madrazo, en esta ocasión queremos traer a otra familia también destacada, los Bécquer. O más bien los Domínguez Bécquer, pues así era como firmaban los miembros de esta familia integrada por el celebérrimo poeta Gustavo Adolfo y su hermano Valeriano, pintor, entre otros como veremos a continuación. Al parecer el apellido “Bécquer” procedería de una rama familiar antigua de origen flamenco, que se instaló en Andalucía en la Edad Moderna.

La saga la inicia el pintor José Domínguez Bécquer, nacido en 1805 y fallecido en 1841. De origen sevillano, cultivó la pintura costumbrista y casó con Joaquina de Bastida y Vargas. Entre sus numerosos hijos se encontraban Gustavo Adolfo y Valeriano. Su carrera, como en el caso de tantos otros románticos, se vio truncada por su temprana muerte.

Joaquín Domínguez Bécquer-Feria de Sevilla

Joaquín Domínguez Bécquer, “Feria de Sevilla”. 1867. Museo Carmen Thyssen de Málaga.

Primo de José fue el importante pintor Joaquín Domínez Bécquer, también sevillano y nacido en 1817. Además de formarse en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla, acudió al taller de su primo, especializándose así en pintura costumbrista aunque cultivaría asimismo la pintura de historia, el gran género de la época. A lo largo de su vida y hasta su fallecimiento en 1879, ocuparía destacados puestos en instituciones vinculadas al arte (llegó a ser nombrado académico de la Academia de San Fernando en Madrid) y sus obras fueron expuestas en exposiciones tanto nacionales como extranjeras.

Al ser la mayoría de sus obras de tema costumbrista, su principal clientela estaba constituida por extranjeros, ávidos de llevarse su “estampa” de la imagen de España que por aquel entonces se tenía en Europa pero que también se propiciaba desde dentro. Hoy día podemos encontrar obras de Joaquín en importantes museos como el Carmen Thyssen de Málaga.

MRMFCE0047_SEQ_001_P

Valeriano Domínguez Bécquer, “Nodriza pasiega”, 1856. Museo del Romanticismo.

El siguiente artista de la familia es Valeriano Domínguez Bécquer, pintor nacido en Sevilla en 1833, hijo de José. Se formó con Joaquín y siguió sus pasos al abordar el tema costumbrista, si bien también llegó a cultivar el retrato. Cuando aún no había cumplido treinta años marchó a Madrid para vivir junto a su hermano Gustavo y fue pensionado por el Gobierno para viajar por el norte de España documentando costumbres y trajes populares. Al final de su vida-falleció en 1870- se dedicó especialmente a la ilustración en prensa periódica de la época. Además, a él y su hermano suele atribuirse la serie erótico-satírica de Los Borbones en pelota. El Museo del Prado y el Museo del Romanticismo poseen varias obras suyas.

Y finalmente, Gustavo Adolfo (1836-1870). Poeta y periodista más conocido por sus Rimas y Leyendas, estuvo muy vinculado al mundo del arte en primer lugar porque él mismo se dedicó en su juventud al dibujo, si bien finalmente se inclinó hacia el cultivo de las letras. Después, a finales de la década de 1857, comenzó un proyecto inacabado, Historia de los Templos de España. Asimismo publicó numerosos artículos en prensa de la época sobre monumentos españoles, objetos artísticos varios y costumbres populares, todo ello en muchas ocasiones ilustrado por su hermano Valeriano.

Más información| José Domínguez Bécquer; Joaquín Domínguez Bécquer; Valeriano Domínguez Bécquer

Imagen| Giralda, Feria de Sevilla, Pasiega

RELACIONADOS