Historia, Uncategorized 


Los Bárquidas en la Península Ibérica (I): Amílcar Barca

Dishekel hispano-cartaginés con la efigie de Amílcar Barca

Las causas a las que diferentes investigadores han aludido para explicar el desembarco Bárquida en la península en el año 237 a. C. han sido diferentes a lo largo del tiempo. La pérdida por parte de Cartago de las islas de Sicilia y Cerdeña frente a Roma como consecuencia tanto de la I Guerra Púnica como de la Guerra de los Mercenarios, ha sido considerada como un elemento que amparaba la posterior conquista de la península, aunque la idea de una re-conquista del territorio peninsular también se ha venido barajando desde la historiografía tradicional. Con todo, lo que sí está claro es que Amílcar Barca desembarcó en la península Ibérica, concretamente en Gadir, el 237 a. C. dispuesto a conquistar el territorio peninsular que había pertenecido a la esfera hegemónica cartaginesa en tiempos anteriores. La actividad llevada a cabo por Amílcar durante los años siguientes al desembarco nos es relatada por diferentes fuentes clásicas, aunque la falta de detalles nos obliga a hacer tan sólo un esbozo de la misma.

En primer lugar, la tarea que Amílcar se propuso fue la de situar bajo su dominio tanto a los pueblos de la costa como a los situados en el interior más inmediato (iberos y tartesios, o más bien, turdetanos). La resistencia que encontró en estas zonas parece haber sido menor en las costas que entre los pueblos que habitaban algunos territorios interiores: su llegada a estas tierras de interior con afán conquistador provocó una reacción de animadversión en los indígenas, mientras que en las costas estarían más acostumbrados a los contactos directos con fenicios, griegos y cartagineses. Fue precisamente en las zonas interiores donde se le enfrentó una coalición dirigida por los jefes locales Istolacio e Indortes, que acabarían muriendo debido a los enfrentamientos que protagonizaron contra el líder cartaginés: Istolacio murió en la batalla, mientras que Indortes fue hecho prisionero y castigado severamente, le sacaron los ojos, fue sometido a tortura y posteriormente crucificado.

2BacHisT01-cartagineses01

Lo cierto es que, tras estos acontecimientos, Amílcar dispuso muy pronto del control de la extracción del metal de las principales zonas mineras de Andalucía, motivo por el que hemos de relacionar estos enfrentamientos con el control minero de Sierra Morena. Tras conseguir el control directo de las minas por parte púnica (no olvidemos que en las minas onubenses de Río tinto se ha encontrado una estela de origen cartaginés anterior al desembarco bárquida), observamos cómo Gadir no tardó en acuñar moneda de plata, naciendo de esta manera una moneda fuerte y no devaluada cuyo fin principal sería el de garantizar la fidelidad de los contingentes de mercenarios que luchaban en sus ejércitos, y evitando de esta forma que hechos como los ocurridos al finalizar la I Guerra Púnica, cuando no se pudo efectuar el pago de las tropas y que acabó por desencadenar la famosa Guerra de los Mercenarios. De esta forma, con una moneda fuerte, se propiciaba la estabilidad militar interna manteniendo contentos a los contingentes de mercenarios que poblaban las tropas púnicas.

Parece que, tras poner bajo su control los territorios de la Sierra Morena Occidental, el interés del Barca se reorientó hacia la Alta Andalucía, el sureste y Levante, donde Amílcar fundó la ciudad de Akra Leuke, ciudad situada tradicionalmente en las proximidades de Alicante. De esta manera se iniciaba un punto y aparte en la política de conquista cartaginesa, pues desde este momento comenzaba una segunda etapa cuyo principal objetivo era el de apoderarse de las ricas zonas argentíferas de la zona de la actual Cartagena, así como de las minas de hierro y cobre del litoral de Murcia, Málaga y Almería.

Sin embargo, con la muerte de Amílcar Barca en el invierno de 229-228 a. C. en circunstancias que las fuentes no explican con suficiente nitidez, esta política de conquista dio un paso adelante al tomar el mando su yerno, Asdrúbal Barca. El tema de la muerte de Amílcar significa un acontecimiento importante ya que representa un antes y un después en la presencia Bárquida en la península, pero detengámonos un momento en las circunstancias que acompañaron su desaparición.

Fundamentalmente podemos resaltar dos teorías en lo que respecta a la muerte del Barca. Por un lado se plantea la hipótesis de que, mientras las tropas cartaginesas luchaban en el cerco a la ciudad de Hélice (que se ha venido identificando con la actual ciudad de Elche) fueron atacados por el rey de los orisos, pueblo que acudió en ayuda de los sitiados, y, durante la retirada, Amílcar perecería al intentar cruzar un río. Por otro lado, una segunda hipótesis ubica la muerte del general cartaginés en un lugar denominado Castrum Album, lugar que parece referirse a Akra Leuke. Así las cosas hemos de replantearnos la ubicación de esta última, ya que entre ambas localidades (Hélice y las cercanías de Alicante, donde se ha supuesto el emplazamiento de Akra Leuke) no existe ningún río importante, por lo que probablemente la ubicación real de la ciudad fundada por Amílcar no estuviera en la costa, sino más bien en el interior, controlando la extracción de los metales en las minas del sureste, concretamente en las proximidades de la ciudad de Cástulo. Por otro lado, hay quien ha visto en el nombre del pueblo que atacó a Amílcar, el de los orisos, a los oretanos, algo que sería comprensible si Akra Leuke se encontrara en las cercanías de Cástulo, puesto que de esta manera la campaña habría servido para asegurar las zonas de paso hacia las áreas metalíferas de Sierra Morena.

Vía| CHIC GARCÍA, G. “La actuación político-militar cartaginesa en la península Ibérica entre los años 237 y 218 a. C.”, Habis 9 (1978); M. GARCÍA GELABERT, P. y BLÁZQUEZ J. M. “Los cartagineses en Turdetania y Oretania” Hisp. Ant. 20 (1996); GONZÁLEZ WAGNER, C. “Los Bárquidas y la conquista de la península Ibérica”, Gerión 17 (1999)

Imagen| Dishekel hispano-cartaginés, Mapa del dominio cartaginés en la península Ibérica

RELACIONADOS