Especial Miguel Ángel, Patrimonio 


Los amores de Miguel Ángel

Desde que en 1550, Giorgio Vasari incluyese a Miguel Ángel en  su obra:”Las Vidas de los más excelentes pintores, escultores y arquitectos“, no se han dejado de publicar biografías del magnánimo artista, dejando a un lado el plano amoroso,  llegando a describirle como un hombre asexual que se preocupaba más por su trabajo artístico que por complacer los placeres carnales. Pero no hay que olvidar que estas especulaciones son teorías basadas en el hombre hecho mito, un hombre temperamental cuya profesión eclipsó su vida más íntima.

ganimedes

“El rapto de Ganímedes”, Miguel Ángel, 1533.

Lo que si hemos podido desgranar de su vida gracias a diversas fuentes, entre ellas las cartas del propio artista, es que tenía un genio terrible, un paradigma del mal humor. Miguel Ángel no dejó de ser humano de carne y hueso que ha sido mitificado, pero lleno de preocupaciones y de problemas familiares. Su vida se vio condicionada por los impagos papales, las necesidades monetarias de su familia, la búsqueda de los mejores materiales para sus obras y por el inmenso trabajo al que se vio sometido, siempre debido a su autoexigencia.

Es en el plano amoroso, Miguel Ángel intentó ocultar su homosexualidad bajo las teorías neoplatónicas del amor, y hacía grandes esfuerzos para obtener un equilibrio emotivo que pocas veces logró, y que muchas veces explotaba con momentos de amargura y rabia. Tuvo varios amantes masculinos conocidos, y un romance platónico con Vittoria Colonna, viuda del Marqués de Pescara, que compartió con el artista su amor por la poesía y el interés por los cambios religiosos que se avecinaban en la Europa renacentista. El romance entre ambos ha sido maximizado por muchos historiadores para tapar esa realidad homoerótica del artista.

El artista amó a numerosos jóvenes, algunos de alta alcurnia como el joven Cicchino dei Bracci, cuya muerte sólo un año después de haberse conocido, inspiró a Miguel Ángel a diseñar su tumba y 48 epígramas funerarios. También Giovanni da Pistoia, joven literato con el que comenzó su relación cuando el artista realizaba las pinturas de la bóveda de la Capilla Sixtina. Y otros amores no tan gratificantes, como Gerardo Perini, que le robaba sin pudor, o el modelo Febo di Poggio con el que tuvo una relación tormentosa y llena de infidelidades.

"El Sueño", realizado por Miguel Ángel tras conocer a Cavalieri

“El Sueño”, realizado por Miguel Ángel tras conocer a Cavalieri

Pero su mayor amor fue Tommaso dei Cavalieri, a quién comenzó a cortejar en 1532 y cuya relación quedo inmortalizada en  tórridas cartas que se escribieron. Lo amó con toda pasión, según Vasari “infinitamente más que a ningún otro”Su amor se materializó, no solo en trescientos sonetos y madrigales, sino que Miguel Ángel realizó numerosos dibujos dedicados exclusivamente a Tommaso, entre las que se destacan dos obras realizadas entorno al año 1533: “El Sueño” y “El Rapto de Ganímedes“. Su relación duró 30 años, transformándose tras una gran pasión amorosa, en una amistad y una fidelidad tan profunda que Cavalieri, ya casado y con hijos, fue su mejor amigo hasta el final de sus días.

En los últimos años se ha acentuado el estudio de la vida privada del artista con la intención de poder entender mejor sus obras, y como consecuencia de ésto se han realizado exposiciones donde se deja entrever que Miguel Ángel era homosexual, como se observó en “Michelangelo’s Dream”, muestra de la Courtauld Gallery de Londres en el año 2010. Lo que si está claro, es que el amor por las formas masculinas, por detallarlas como formas rudas y hercúleas, por plasmarlas en tensión y movimiento sin olvidarse el erotismo, permitió que realizase obras de arte únicas, llegando a nosotros en toda su plenitud y con toda la pasión con la que fueron realizadas, perfectamente transmitido cuando estamos ante ellas.

Vía| Una exposición proclama la homosexualidad de Miguel Ángel.

Más información| BUONARROTI, M.A., “Cartas (Selección de David García López)”, Alianza Editorial, 2008.

Imagen|“El Sueño”, “El Rapto de Ganímedes”

En QAH| ¿Qué nos cuenta la Capilla Sixtina?, Especial QAH: 450 años de la muerte de Miguel Ángel Buonarroti

RELACIONADOS