Derecho Internacional, Jurídico 


Los Acuerdos de Paz de Dayton: discriminación en Bosnia y Herzegovina

El acuerdo de paz alcanzado en Dayton, Ohio en noviembre de 1995, y firmado en París el 14 de diciembre del mismo año, puso fin a más de tres años de tragedia en Bosnia y Herzegovina (ByH). Este acuerdo incorpora, entre otras disposiciones, la Constitución de Bosnia y Herzegovina, su división política y territorial y la Oficina del Alto Representante.

En el Preámbulo de la Constitución se hace una distinción entre 2 categorías de ciudadanos: el grupo formado por los “Pueblos Constituidos” (Bosnios, Croatas y Serbios); y la del grupo de los “Otros” compuesto por personas de 17 etnias minoritarias: albaneses, montenegrinos, checos, italianos, judíos, húngaros, macedonios,  gitanos, rumanos, eslovacos, turcos y ucranianos, entre otros.

La República de Bosnia y Herzegovina constituye una república federal con capital en Sarajevo y está compuesta por dos entidades completamente autónomas ya que cuentan con Gobierno y Asamblea propios. Por un lado, la Federación de ByH está integrada mayoritariamente por bosnios-musulmanes y croatas y representan alrededor del 51% de la población del país. Por otro, la República de Srpska es de población mayoritariamente serbia y representa el 49% restante.

La Oficina del Alto Representante es una institución ad hoc responsable de observar y promocionar la puesta en práctica de los aspectos civiles recogidos en los Acuerdos de Paz de Dayton. Para ello, trabaja con el pueblo y las instituciones de ByH así como la comunidad internacional, con el objetivo de asegurar que este país evoluciona pacífica y democráticamente, con la finalidad de conseguir una integración Euro-Atlántica plena.

Sin embargo, existe preocupación sobre el carácter discriminatorio de su sistema electoral. Según la Constitución, los ciudadanos que no pertenezcan al grupo de “Pueblos Constituidos” no pueden concurrir en las elecciones para ocupar el puesto de Presidente o Miembro de la Cámara de Representantes de la Asamblea Nacional de ByH. Es decir, aquellos pertenecientes al resto de minorías que no sean ni bosnios, ni croatas ni serbios.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictó una sentencia  en 2009 a favor de Sejdic y Jakob considerando que esta práctica se trataba de un hecho discriminatorio en contradicción, por lo tanto, del art. 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Por su parte, la Comisión Europea amenazó a ByH con la suspensión del Acuerdo de Estabilización y Asociación entre la UE y este país, si no se tomaban las medidas necesarias para poner fin a esta situación. Finalmente, las autoridades bosnias no consiguieron alcanzar un acuerdo antes de la celebración de las elecciones de 2010 y de nuevo, éstas se celebraron en medio de este conflicto discriminatorio. Entre otros muchos asuntos, la UE ha confirmado que de no producirse una reforma constitucional funcional que permita acabar con la ingobernabilidad del país y reducir su déficit democrático, a ByH no se le podrá conceder el estatus de país candidato a la Unión.

Vía| The Western Balkans and the EU: The hour of Europe. ISS (2011)

Imagen| Balcanes

RELACIONADOS