Economía y Empresa 


Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

No tengo tiempo, soy pésimo en esto, no sé hacerlo, mi opinión es la que vale…
Estos son algunos de los ejemplos que nosotros como seres humanos nos decimos continuamente durante el día, y si tenemos en cuenta que tenemos alrededor de 40 pensamiento por minuto, 60.000 pensamientos diarios y el 90% son idénticos a los que tuviste ayer y la semana anterior, ¿no será mejor invertir ese tiempo en tener pensamientos positivos?.
Los pensamientos positivos consiguen que estemos más motivados y veamos las  dificultades desde una vertiente más favorable extrayendo el lado beneficioso.
En cambio tomar una actitud  negativa produce el efecto contrario, convirtiendo un día como otro cualquiera en una pesadilla.
Quizás  éstas simples frases que nos auto-contamos se traten de excusas para no hacer algo. A corto plazo se produce una agradable sensación, sin embargo a largo se experimenta un aumento de la ansiedad por la postergación de la tarea.

Pues bien, Stephen R.Covey  publicó en 1989 su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” tratando de dar respuestas a aquellas personas que sienten su vida desaprovechada y sin sentido. Con su libro consigue que  lleguen a ser más efectivas dejando de lado el hábito de la excusa.

Sus 7 hábitos los divide en la Victoria Privada (hábitos 1, 2 y 3) en dónde debemos dominarnos primeramente a nosotros mismos de forma interna. Una vez conseguida la primera victoria es cuando entra la segunda: Victoria Pública ( hábitos 4,5 y 6), aquí mejoramos y afianzamos las relaciones con las demás personas. Finalmente, el último es el proceso de la Renovación, el cuál hace posible todos los demás hábitos y Victorias.

  • Hábito 1: Ser Proactivo.

Describimos la proactividad como la capacidad de subordinar los impulsos a los valores (meditados, seleccionados e interiorizados). O lo que es lo mismo, debemos tomar la iniciativa en nuestra vida y reconocer nuestra responsabilidad de hacer que las cosas sucedan. Debemos adelantarnos a los hechos y no convertirnos en seres reactivos, por lo que podremos tomar nuestras propias decisiones sin tener que esperar a que llueva. Para que lo entendamos mejor, según Covey, los seres humanos tenemos dos Círculos de Influencia:

Nuestro Círculo de Preocupación, donde no podemos controlar lo que sucede y por tanto no conseguimos resultados centrándonos en él, como las crisis financieras, el tiempo, las guerras, etc. El segundo es el Círculo de influencia (las personas proactivas se centran en éste círculo) en el cuál podemos controlar lo que sucede, familia, pareja, trabajo,etc.
Para trabajar en nuestro círculo de influencia podemos plantearnos pequeños objetivos sobre las cosas que podemos controlar durante 30 días, ya que es el tiempo que un hábito necesita para forjarse, y veremos como conseguiremos ser más proactivos.

  • Hábito 2: Comenzar con un fin en mente.

Se trata de un principio de liderazgo personal. Debemos tener siempre presente nuestro destino y objetivos para saber que camino tomar haciéndonos más efectivos en nuestra vida.
Una muy buena práctica es la del uso de la visualización de nuestro fin y la afirmación de nosotros mismos. La técnica de la visualización se lleva a cabo mediante la imaginación con el fin de ampliar nuestra perspectiva. Debemos fijarnos nuestras metas y objetivos a corto y largo plazo, puesto que si no sabemos a donde nos queremos dirigir, que más da el camino que tomemos.

  • Hábito 3: Poner primero lo primero.

Este hábito es el último de la Victoria Privada y consiste en la administración del tiempo según las prioridades. Por lo que priorizar es muy importante a la hora de la organización y ejecución de tareas. Por lo que debemos centrarnos en lo importante y lo urgente comprometiéndonos con nosotros mismos. Hoy en día en los puestos de trabajo se pierde mucho tiempo en tareas sin importancia como revisar el e-mail, las llamadas de teléfono, reuniones… debemos saber administrar estos tiempos y centrarnos en la prioridades. Un buen método es la administración de la agenda de forma semanal, aunque siempre debe ser flexible para el caso de contratiempos. Un punto importante en la administración del tiempo en personas con agenda apretada es la delegación del trabajo, la mejor manera es centrarse en los resultados dándole margen a las personas en la elección de sus propios métodos.

  • Hábito 4: Pensar ganar-ganar.

En éste hábito entramos en el terreno de la Victoria Pública, en donde nos centraremos en las relaciones con los demás. Y es que lo importante es la sinergia entre las personas, el Ganar- Ganar.
En cualquier tipo de acuerdo entre dos partes normalmente en nuestra cultura, si uno gana la otra parte pierde, sin embargo esa no es la mejor solución. Se ha de llegar a un entendimiento mutuo y por tanto punto intermedio en dónde el acuerdo sea beneficioso para las dos partes.Para ello debemos de ser maduros, íntegros con nosotros mismos y pensar que no sólo nosotros vamos a salir beneficiados de la relación. Lo que se busca es un resultado comúnmente beneficioso.

Imagen2

  • Hábito 5: Buscar primero entender, luego ser entendido.

Éste hábito es clave para la realización de todos los demás. Se trata de un principio de la comunicación empática, por lo que primero debemos aprender a escuchar de forma activa para entender a la otra persona. Debemos escuchar, entender y después diagnosticar u ofrecer un consejo si nos lo piden. Existen una serie de habilidades para mejorar nuestra escucha:

-Imitar el contenido (escuchar las palabras del otro y repetirlas).
-Parafrasear el contenido (expresar con nuestras propias palabras lo que nos han comentado).
-Reflejar sentimientos (expresar lo que la otra persona siente).
Parafrasear el contenido y reflejar el sentimiento (le da a la otra persona un aire psicológico, actúa como válvula de escape).

Una vez  hemos buscado entender, posteriormente debemos ser entendidos.
Con madurez (valor y respeto) es importante que expresemos lo que sentimos y opinamos siempre bajo la consideración hacia la otra persona, pero siendo fiel a nuestra personalidad y forma de ver las cosas.

  • Hábito 6: Sinergizar.

Se trata de un principio de cooperación creativa y liderazgo transformador. Todo es más que la suma de sus partes.
El valor es mayor cuando se unen varias personas y sinergizan de forma cooperativa que si suman sus partes de forma individual. Lo que es lo mismo, de forma individual 1+1=2, pero de forma conjunta 1+1=3.

  • Hábito 7: Afilar la sierra.

Se trata del último hábito, de un principio de auto-renovación equilibrada, y por tanto es el que hace posible que todos los demás hábitos ocurran. Debemos perseverar y realzarnos a nosotros mismos para conseguirlo, significa renovar las 4 dimensiones de la naturaleza humana:
-Dimensión física: debemos cuidar nuestro cuerpo y alimentación para sentirnos mejor.
Dimensión espiritual: éste proporciona liderazgo a nuestra propia vida, es nuestro sistema de valores y cada persona tiene su carácter único y diferente.
-Dimensión mental: en general nuestro desarrollo mental y disciplina de estudio proviene de la educación formal. Escribir y leer son dos herramientas para mejorar esta dimensión.
Dimensión social/emocional: tiene relación con nuestra vida emocional y nuestra seguridad. Aquí entran en juego el liderazgo interpersonal, la comunicación empática y la cooperación creativa.

En conclusión, para aplicar estos hábitos la persona debe ser honesta consigo misma y poner toda la carne en el asador, con constancia y paciencia se conseguirá ser una persona más efectiva en su vida profesional y personal.

 

* Vía|(Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva-Stephen R. Covey)
* Más información|(fuente para ampliar información)
* Imagen|(http://jose-barato.blogspot.com.es/2011_07_01_archive.html)
* En QAH|(http://queaprendemoshoy.com/profile/maria-del-carmen-ruiz/)

RELACIONADOS