Patrimonio 


Lorca, la Fortaleza del Sol y su papel en la Reconquista

Mapa de la frontera con el Reino musulmán de Granada

Aunque es de sobra conocida la importancia que tuvo Medina Mursiya para la Cora de Tudmir y para todo Al-Ándalus a partir de su fundación en el año 825, fue otra plaza la que ostentó con anterioridad la capitalidad de este territorio: Lorca. Se sabe que tuvo un papel importantísimo antes y después de la fundación de Murcia y que tras la invasión se islamizó pasando a llamarse Lurqa, desplazando a Orihuela como antigua capital visigoda del sureste. El motivo de este cambio fue su magnífica situación estratégica y la cercanía del río Guadalentín, afluente del Segura, siendo un importante centro de agricultura y alfarería dentro de la Cora incluso después de la Reconquista por Alfonso X, aunque el carácter fronterizo del territorio no hizo fácil este desarrollo.

Remontándonos a época romana, se cree que la toponimia de Lorca proviene de la mitología. Son numerosas leyendas las que dan sentido al origen del nombre, como por ejemplo, que los fundadores fueron el príncipe troyano Elio y un personaje llamado Crota, dando el nombre de Eliocroca “Ciudad gobernada por el Sol”. O que la denominación que le dieron los árabes significa “La batalla”, por su carácter belicoso.

Lorca en época musulmana

Lorca en época musulmana. Frase de Al Idrisi (siglo XII).

La meseta donde se sitúa hoy el castillo de Lorca, también conocido como Fortaleza del Sol, uno de los monumentos más significativos de la urbe, tuvo ocupación desde época Prehistórica y durante época islámica se reforzó la muralla ante el peligro cristiano, protegiendo de esta manera a la medina. Tras el Tratado de Alcaraz de 1243 y su posterior transgresión, hizo que en 1266 se expulsara a los mudéjares y se repoblara el territorio con cristianos foráneos. A partir de entonces, Lorca se convirtió en el territorio cristiano de frontera frente al último reducto musulmán, Granada. 

Porche de San Antonio

Porche de San Antonio

Estando Lorca a la vanguardia del Reino de Murcia, obligó a los nuevos pobladores a mejorar sus defensas, debido a las constantes escaramuzas. De este modo, se reforzó la antigua muralla y se construyeron atalayas desde donde poder controlar el Valle del Guadalentín. De la muralla que rodeaba la ciudad se conserva el Porche San Antonio, una de las puertas de acceso y que destaca por su excepcional estado de conservación, siendo un ejemplo único en toda la Región de Murcia. En su interior resalta una pintura mural de San Ginés de la Jara, a quien estaba dedicado el porche.

Como símbolo de poder, Alfonso X mandó construir tres torres del homenaje en la Fortaleza del Sol, de las cuales quedan dos en pie: la torre Alfonsina y la torre del Espolón, de planta cuadrada en cuyo suelo hay un aljibe. Esta fortaleza inexpugnable constituía la base de operaciones contra el Reino musulmán de Granada. Los judíos también tuvieron un espacio propio en esta fortaleza y contribuyeron enormemente en la riqueza de la ciudad. El acceso a este barrio pudo haber sido desde la Puerta del Pescado, pero el edificio más importante es sin duda la sinagoga del siglo XV, hallada durante las obras del Parador. A raíz de la implantación de la Inquisición por los Reyes Católicos, se procedió a expulsar a los judíos del territorio, donde nunca más volvieron.

Fortaleza del Sol

Fortaleza del Sol

La constante guerra que mantenían los reyes castellanos con Granada, provocó un importante hecho: la visita de Fernando el Católico a la ciudad de Lorca, que la engrandeció todavía más, ya que para esta fecha ostentaba ya el título de “Noble ciudad” gracias a la contribución a la causa granadina en la Batalla de los Alporchones en 1452, cuya victoria, el  día de San Patricio, hizo que en su honor se levantara la Colegiata.

Colegiata de San Patricio

Colegiata de San Patricio

Por Lorca pasaron diversas culturas que dejaron reflejada su riqueza en los monumentos que hoy día pueblan la ciudad, marcando el devenir de esta tierra por las continuas guerras. La impronta de estas culturas son testigo de la importancia de su pasado: la sinagoga que rememora tiempos pasados en los que los judíos convivían en paz con los cristianos, la fortaleza cuya silueta se ha convertido en el símbolo característico de la ciudad o la Colegiata, edificio que materializa la gran victoria de un pueblo que fue llave del Reino, hechos que de algún modo han configurado el carácter noble y fuerte de sus habitantes, pues sus antepasados fueron valerosas personas que supieron enfrentarse al peor de los peligros.

 

Vía| Región de Murcia Digital, Región de Murcia Digital, Región de Murcia Digital, Cosas de Lorca

Más información| Rtve Sinagoga, Ayuntamiento de Lorca, Lorca Taller del Tiempo, ArtyHum: El origen legendario de la ciudad de Murcia

Imagen| Mapa, Plano Lorca, Porche, Fortaleza, Colegiata

RELACIONADOS