Economía y Empresa 


Long-Term Capital Management: la primera quiebra financiera moderna

En septiembre de 2008 se produjo la mayor caída de una institución financiera de Wall Street cuando Lehman Brothers se declaró en quiebra. Sin embargo, lo que pocos recuerdan es que justo 10 años antes se produjo la caída del fondo Long-Term Capital Management, considerada la primera gran quiebra financiera moderna en Estados Unidos.

Entre ambos colapsos se pueden trazar alarmantes paralelismos: una combinación de apalancamiento brutal y de inversiones irresponsables por parte de los directivos de ambas firmas que puso a Wall Street contra las cuerdas dos veces en apenas 10 años.

El fondo Long-Term Capital Management fue fundado en 1994 por John Meriwether, director del área de trading de bonos del banco de inversión Salomon Brothers. Una de las particularidades de este fondo era la presencia en su consejo de administración de Myron Scholes y Robert Merton, ganadores del Premio Nobel de Economía en 1997 por su método de cálculo del valor de derivados financieros.

Este fondo se distinguía de otros fondos de inversión en el uso exclusivo de modelos cuantitativos con los que se calculaba la desviación entre el valor intrínseco de los activos financieros y el precio de mercado, adoptando posiciones largas o cortas en los activos en función de las desviaciones detectadas por estos modelos matemáticos.

A menudo sucedía que las desviaciones detectadas por los modelos utilizados por Long-Term Capital Management eran muy reducidas, por lo que para maximizar las ganancias se recurría a un fuerte apalancamiento financiero (recordemos que el apalancamiento financiero consiste en recurrir a la deuda para realizar una inversión).

LTCMLa combinación del éxito del modelo desarrollado por Long-Term Capital Management junto con el empleo de un fuerte apalancamiento provocaron que durante los primeros cuatro años –de 1994 a 1998- la rentabilidad del fondo fuera del 400 por ciento.

Sin embargo, en mayo y julio de 1998 el fondo comenzó a encarar sus primeras pérdidas por los efectos de la crisis de deuda soberana originada en Asia en 1997 y que se extendió a otros países de todo el mundo. La situación se agravó cuando en agosto Rusia anunció el impago de su deuda soberana, algo que provocó importantes turbulencias en los mercados que los modelos cuantitativos de Long-Term Capital Management no habían previsto.

Este impago provocó el hundimiento del valor de los bonos de peor calidad y la apreciación de los bonos más seguros, como los del Tesoro estadounidense. En aquel entonces Long-Term Capital Management tenía abierta una fuerte apuesta contra los bonos del Tesoro estadounidense y a favor de bonos más especulativos. Las pérdidas se agravaron por la dificultad que encontró Long-Term Capital Management para cerrar sus posiciones ante la iliquidez del mercado debido a las fuertes turbulencias.

Las consecuencias de unas predicciones claramente erróneas, que no consideraron la inesperada decisión del Gobierno ruso de dejar de pagar su deuda soberana, unidas al fuerte apalancamiento financiero al que recurrió el fondo provocaron que en septiembre de 1998 la Reserva Federal tuviera que coordinar un rescate por el que los principales acreedores de Long-Term Capital Management inyectaron 3.625 millones de dólares para evitar la quiebra del fondo.

Finalmente, a principios del año 2000 y bajo el control de los bancos acreedores, el fondo Long-Term Capital Management fue liquidado de manera ordenada. Con este rescate los principales bancos de Wall Street evitaron una crisis financiera, pero no aprendieron la lección y repitieron los mismos errores que cometió el Long-Term Capital Management en 1998, algo que eventualmente provocó la crisis financiera de 2008 y una fuerte depresión económica global cuyos efectos aún se padecen.

Imagen | Dave Center

Gráfico | Wikipedia

En QAH | El renting y el leasing

RELACIONADOS