Tecnología y Social Media 


L’onda della morte

‘Los errores fortalecen, a condición de no dejarse abatir por ellos, y enseñan lo que no se ha de hacer otra vez, lo que se ha de evitar.’

Noel Clarasó

L'onde della morte

L’onda della morte

 ‘El desastre más dramático de la historia de la ingeniería civil. Así es como han denominado los especialistas al suceso acontecido en la madrugada del 9 de octubre de 1963. Al igual que ocurrió en la época del Titanic, el barco ‘insumergible’, la ambición o prepotencia cegaron el sentido común y el rigor profesional, transformando records del mundo en tragedias. ¿Cómo se podían imaginar los habitantes de aquellos nueve pueblos lo que les ocurriría mientras dormían? 

El valle de Vajont está situado en el noreste de Italia, a 100 Km al norte de Venecia, y su proyecto de embalse, junto con la correspondiente construcción de su presa, se inició en 1957, finalizando dos años más tarde.  Lo peor de todo fue que la tragedia se vendió como algo inevitable y provocado por la naturaleza. Nada más lejos de la realidad, pues hubo muchos avisos, pero los responsables políticos miraron hacia otro lado y siguieron con el proceso de llenado.

Imágenes de la presa antes y después del accidente

Imágenes de la presa antes y después del accidente

A medida que se iba llenando el embalse tuvieron lugar una serie de irregularidades que pusieron de manifiesto la poca atención que se estaba prestando a la obra. A los dos años, ya se empezaron a observar las primeras grietas en las proximidades de la presa y los primeros desprendimientos de tierra. Todo el peso del agua de llenado estaba cayendo sobre el valle y sobre las laderas, las cuales se resintieron. En ese mismo año, el geólogo austriaco Leopoldo Müller llevó a cabo un informe con el que concluyó que no se debía seguir llenando el embalse.

Más tarde, en septiembre de 1963, cuando el embalse estaba a la cota 710 (a 5 metros del máximo que se quería alcanzar), los desplazamientos de la ladera se consideraron alarmantes, motivo por el que se decidió bajar el agua a la

Perfil transversal del río

Perfil transversal del río

cota 700, que era segura según el estudio hidráulico. A partir de las últimas mediciones de los movimientos se estimó que el deslizamiento se produciría el 15 de noviembre, fecha para la cual se esperaba tener prácticamente vacío el vaso.

Pero llegó la fatídica noche. Parte de la ladera del Monte Toc, se deslizó y cayó sobre el embalse desalojando la mayor parte del agua que contenía. Fijándonos en las cifras nos haremos una idea de la magnitud del accidente: se desprendieron unos 250 millones de metros cúbicos de terreno, que cayeron a una velocidad cercana a 100 km/h en el embalse que en ese momento albergaba unos 150 millones de metros cúbicos de agua. Para los que prefieran otras unidades más visuales para captar estas magnitudes volumétricas: imaginen 1500 millones de luchadores de sumo corriendo ladera abajo al doble de la máxima velocidad punta que jamás ha conseguido Usain Bolt.

Pueblo arrasado por el agua

Pueblo arrasado por el agua

El resultado: una ola de 12 metros de alto que saltó por encima de la presa y que llegó hasta el mar recorriendo 40 km agua abajo de la presa, llevándose por delante los pueblos de Longarone, Rivalta, Villanova, Faèy Pirago, San Martino, Patata y El Cristo haciéndolos desaparecer del mapa,  con un balance de 2100 muertos y unos 160 heridos.

¿Se podría haber evitado la tragedia? Puede ser. ¿Se podría haber prestado más atención a los informes desfavorables o haber insistido en ejecutar ensayos y sondeos? Sin ninguna duda. Lo que está claro es que la presa de Vajont, que era un orgullo para toda una nación, una obra de ingeniería superlativa que iba a aportar energía eléctrica y trabajo a una zona humilde, acabó con la vida de más de 2000 personas. Esperemos que no vuelva a ocurrir.

Vía| JotDown

Más información| Yesanocom

Imagen| L’onda della morte, Antes y después, Perfil, Pueblo arrasado

 

 

RELACIONADOS