Patrimonio 


Loïe Fuller, la bailarina modernista

‘Quería crear una nueva forma de arte, un arte desconocido para las teorías habituales, un arte que sea al mismo tiempo un placer para el alma y los sentidos, donde la realidad y el sueño, la luz y el sonido, el movimiento y el ritmo sean uno solo’
Covielle (Danse, musique, lumière, chez La Loïe Fuller, 1914)

El surgimiento del modernismo conlleva una ruptura con los dogmas artísticos imperantes en estilos inmediatamente anteriores, como es el historicismo académico. La sobriedad de este movimiento evoluciona hacia la profusión de motivos florales y femeninos modernistas, las líneas rectas se transforman en sinuosas curvas provenientes de la naturaleza, y lo estático se convierte en la exaltación artística de la danza y el movimiento. Y, si hay alguien que personifique el pensamiento modernista, esa es Loïe Fuller (1862-1928)

Loïe Fuller

Loïe Fuller

Loïe era actriz, escritora, productora pero, sobre todo, era bailarina. Introduce aires nuevos en la danza de la misma manera que el modernismo lo hace en el arte. Sus sinuosos movimientos acompañados del vuelo de las telas multicolores que vestía para bailar cautivaron a los modernistas que la veían actuar. Los bailes no tenían tema alguno, sino que consistían en una delirante y absurda mezcla de movimiento y color, sin otro objetivo que el de provocar sensaciones en el espectador que contempla algo hermoso. Loïe era modernismo.

Loïe no sólo supone una influencia en bailarinas contemporáneas, tales como Isadora Duncan o Martha Stewart, sino que lo mágico de su danza atrae a los artistas del momento. Se convierte en musa modernista e icono del arte y el movimiento hasta mucho después de su muerte. Sus actuaciones distan mucho de aquellas a las que estaba acostumbrado un público todavía decimonónico. Loïe no siguió una enseñanza reglada, sino que se inicia en el baile a través del burlesque, el vodevil y las artes circenses. La bailarina coreografía sus actuaciones, mezclando la danza con el movimiento hipnótico de las telas, jugando con la luz, el color y el reflejo. Así es su primer espectáculo, Quack, con el que Loïe se da a conocer en Nueva York en 1891. A pesar de que la pieza estuvo poco tiempo en cartel, la danza de serpiente de la bailarina cala hondo entre los modernistas.

El momento álgido en la carrera de Loïe llega con el comienzo de un nuevo siglo. En la Exposición Universal de París, en 1900, se construye un teatro único para ella, donde lleva a cabo una hipnótica danza en la que se metamorfosea de mujer en objeto modernista. La bailarina era consciente de lo innovador de sus actuaciones y patenta todos los nuevos sistemas que idea para sus bailes, como el escenario iluminado desde abajo para que los haces de luz traspasen sus largas telas.

Son muchos los artistas que ven en Loïe una inspiración. Los poetas Stéphane Mallarmé y William B. Yeats le dedican numerosos poemas. Este último escribe de ella: ‘it seemed that a dragon of air/had fallen among dancers, had whirled them round’ Tolouse-Lautrec dibuja a Loïe como motivo de sus carteles parisinos. El escultor francés de Art Noveau François-Raoul Larche debe a Loïe su obra maestra, una pieza de la bailarina en movimiento, oculta tras sus telas y convertida en un símbolo del modernismo más allá de lo meramente ornamental.

Loïe Fuller, por Jean de Paléologue para Folies Bergère

Loïe Fuller, por Jean de Paléologue para Folies Bergère

La propia Loïe Fuller dejó plasmadas sus impresiones del baile en su obra Quinze ans de ma vie (1908), donde refleja una visión del éxito más pragmática y menos mágica que la que tuvieron sus admiradores:

‘Mis ropajes eran tan largos que necesariamente estaba pisando siempre sus bordes y me veía forzada a mantenerlos en alto con los brazos alzados para poder ir dando saltos por el escenario como un espíritu alado. De repente estallaron aplausos en el patio de butacas y el público gritaba: It’s a butterfly! A butterfly!

Vía| The Modernism Lab at Yale University

Más información|FAHR-BECKER, Gabriele. El Modernismo. Colonia, Könemann, 1996. SEMBACH, Klaus-Jürgen. Modernismo. Colonia, Taschen, 2007

Imagen| Loïe Fuller por Toulouse Lautrec Loïe Fuller Loïe Fuller en Folies Bergère

Vídeo| YouTube: Danse Serpentine – Loie Fuller

RELACIONADOS