Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


Lo que cuestan las cosas

lo que cuestan las cosas

Merece la pena saber lo que cuesta todo en esta vida. Y precisamente por eso, la vida es lo que es y las cosas valen lo que valen y significan todo lo que significan. Porque cuesta conseguirlo, porque para llegar a la cima más alta hay que pasar todas las inclemencias posibles y solo así se es consciente de que realmente se ha llegado.

Esforzarse por conseguir lo que uno quiere debería ser la única manera posible de conseguirlo. Luchar. Ganarse lo que uno tiene. Ese debería ser el leitmotiv de todo aquel que despierta cada día queriendo algo. Correr como única manera de alcanzar la meta. Porque cuando sabes lo que te ha costado llegar hasta allí, es cuando realmente aprecias la posición que ocupas y lo que es más importante, solo cuando sabes lo que cuestan las cosas, puedes sentirte realmente orgulloso de haberlas conseguido. 

¿Qué valor tiene tenerlo todo si no te has ganado nada? En mi humilde opinión, ninguno. Es imposible apreciar algo cuando lo tienes todo y nada te ha costado el más mínimo esfuerzo. Supongo que la vida será más fácil, mucho más llevadera; supongo que este tipo de personas vivirán más tiempo, sin estrés ni preocupaciones, relajados, conscientes de que para ellos todo está al alcance de su mano. Más fácil, sí, pero mucho menos interesante. ¿Qué hace interesante a la vida cuando no hay una sola motivación que te lleve a moverte, a querer hacer cosas? Por mucho que cueste, por mucho que duela, por muchos sacrificios que suponga, saber lo que cuestan las cosas es indispensable para apreciarse a uno mismo y ser capaz de apreciar a los demás. Por eso creo que cuanto más cueste algo, más merecerá la pena conseguirlo, por eso creo en esa faceta kamikaze que nos empuja a seguir persiguiendo sueños cuando todos nos dicen que es mejor dejar de soñar y bajar al mundo real. Habrá quien lo tenga más fácil, quien trabaje la mitad para conseguir el doble, sí, pero jamás conocerán la satisfacción, la realización que supone hacerse a uno mismo. 

Prefiero seguir construyendo mi camino piedra a piedra. Prefiero seguir derribando obstáculos y alcanzado metas por mí misma.  Tendré peor salud, dormiré mal y viviré menos, lo sé. Pero nadie podrá quitarme nunca la profunda satisfacción que siento al mirar hacia atrás y recordar lo que costó. Y lo que sigue costando. 

Imagen| Fuerza

RELACIONADOS