Cultura y Sociedad, Moda 


Lo que aprendí de Sexo en Nueva York

Aunque parezca fívolo o superficial me da igual, Sexo en Nueva York ha sido una de mis mayores fuentes de educación en mi feminidad. Quizá por eso, todos los sábados de noches tontas que no encuentro ninguna película que me atraiga lo suficiente, acabo en el sofá con un buen bol de palomitas recibiendo lecciones de Carrie & Co.

 

La pérdida de la inocencia

La pérdida de la inocencia.

1- Bienvenida a la era de la pérdida de la inocencia, nadie desayuna con diamantes y nadie vive romances inolvidables… Más bien desayunamos a las 7 de la mañana y tenemos líos que procuramos olvidar cuanto antes…” Boom. Y así fue como Carrie destrozó mi ideal de Disney en el primer capítulo de la primera temporada y me trajo a la cruda realidad, aunque hizo falta vivirlo en piel propia para asentarlo. Un jarro de agua fría, aunque era estrictamente necesario. Conforme avanza en episodios se va dejando posibilidades al romanticismo. Pero con sus riesgos.

 

2- De SNY aprendí que no todos los sufrimientos son justificables en la relación con nuestra pareja. Sí, Carrie y Big acaban juntos, pero no olvidemos que es una serie y la realidad no suele acabar con un beso de noche en París con un vestido precioso.

 

Todas deberíamos tener un poco de Samantha.

Todas deberíamos tener un poco de Samantha.

557668_f248

Miranda Hobbes, y la mujer que compaginó la vida familiar y laboral.

3- Obviamente, de SNY aprendí la importancia de estar a gusto con mi propia sexualidad y que una mujer que lo está no debería ser tachada de golfa. También aprendí que no debo avergonzarme de tener mayor éxito laboral que mi pareja, y que una mujer que lo deja todo por ser madre no debería de ser tachada de mujer sin ambiciones. Aprendí a respetarme a mí y a las demás en sus decisiones. Porque al fin y al cabo, la más importante de tus relaciones es la que tienes contigo misma. 

 

 

4- Aprendí que siempre hay sitio en el armario para unos nuevos zapatos. Y que jamás pediré a mis amigas que sean mis damas de honor, porque como dice Samantha Jones, “Me parece lo mismo que a tí (Carrie) te parece el botox: penoso e innecesario”. 

 

5- De SNY aprendí, entre otras muchas cosas, que si estás soltera siempre habrá algo que debes llevar contigo un sábado por la noche: tus amigas. Aunque sinceramente, yo lo extiendo también a las emparejadas. Las copas con amigas siempre saben mejor. Porque “quizá nuestras amigas sean nuestras verdaderas almas gemelas, y los hombres sólo gente con quien divertirnos.”

Todos los planes, pero siempre con ellas

Todos los planes, pero siempre con ellas.

Las copas con amigas, siempre saben mejor.

Las copas con amigas, siempre saben mejor.

 

 

 

 

 

 

 

Para M, por mas cafés con la serie como tema de conversación.

Imagen| Carrie, Miranda, Samantha, Foto 1, Foto 2.

RELACIONADOS