Coaching Profesional 


Los pequeños gestos hacen grandes a las personas

Hay muchas maneras de hacer felices a los demás, y del mismo modo, hacernos felices a nosotros mismos. A veces, un simple gesto, un pequeño detalle, puede significar un mundo.

Estamos acostumbrados a criticar hechos o actuaciones por parte de terceros y es que eso de ver la paja en el ojo ajeno tiene más sentido de lo que nos gustaría. Criticar es sencillo, desde lejos, dentro de tu situación de confort. Pero a la hora de la verdad, muchos son los que se quedan callados, en silencio, los que no se mueven, los que no actúan. Y, aunque parezcan hechos sin importancia, son otro granito más para el castillo de arena que nos hace prisioneros.

Hace unos días, una chica subió a un autobús para irse a trabajar. Con tan mala suerte, que había olvidado coger monedas sueltas y sólo tenía un billete de diez euros que el autobusero no le podía cambiar. Sin embargo, no podía perder el autobús si no quería tener problemas en el trabajo asique el autobusero, en un acto de buena fe, se levantó y gritó al resto de los ocupantes que si alguien podía cambiar el billete. El autobús estaba completamente lleno, venía de los mejores barrios de la ciudad. Ante la pregunta, todos giraron la cabeza, algunos ni siquiera se inmutaron y el autobús permaneció en silencio. Una joven extranjera, que según comentó, se iba a trabajar como servicio doméstico, se acercó y se ofreció a pagar el billete.

Ayudar a los demás

Ayudar a los demás

¿Creéis que nadie del autobús tenía cambio de diez euros? Por supuesto, es una posibilidad que no tenemos que descartar, aunque parece demasiado enrevesada. ¿Creéis que nadie tenía mejores circunstancias que la joven extranjera para permitirse tener el buen gesto de pagar el autobús? Y también podemos preguntarnos por qué añadir el detalle de que era extranjera. Porque basta de estereotipos, de prejuicios, se acabó criticar a personas que no conocemos independientemente de su piel, de su acento, del dios que alaben.

El buen gesto que tuvo esa joven dijo mucho de ella, y el gesto de las demás personas del autobús también. Esos pequeños detalles son a los que me refiero, los que pueden cambiar esta sociedad y hacernos mejor, poco a poco.

 

Imagen| Feeldesain

 

RELACIONADOS