Cultura y Sociedad 


Lo efímero está de moda

Panadería pop-up The Loaf, San Sebastián

Panadería pop-up The Loaf, San Sebastián

Las pop-up stores, espacios de venta temporales, han revolucionado la forma de dar a conocer, promocionar y vender una marca o un tipo de producto. Un contenedor, un local desocupado, una plaza pueden son los lugares perfectos para plantar una de estas tiendas. Si bien fueron los diseñadores de moda los primeros en utilizar esta forma de negocio, también la encontramos, y cada vez más, en otros ámbitos y con idénticos resultados, excelentes. El año pasado, por ejemplo, San Sebastián fue el lugar elegido para la instalación de una panadería pop-up por espacio de tres meses. En este caso, aprovecharon el concepto de la tienda efímera no sólo para la venta de pan artesanal, sino también para la elaboración in situ, la comunicación y la formación, todo ello enmarcado en un proyecto más amplio conocido como The Loaf -in a box-. El balance: 45.000 panes vendidos en tres meses.

El concepto de pop-up store es ante todo una estrategia promocional de gran potencia que se vale de las redes sociales para hacer “ruido” mediático. La clave de su éxito radica en sorprender y vender exclusividad tanto por el carácter efímero, como por lo especial de los productos a la venta, que a veces pueden ser colecciones limitadas. Se trata de vender, pero también de ganar clientes adeptos haciéndolos sentir especiales, únicos.

Pop-up store de Adidas2

Pop-up store de Adidas2

Alejándonos un poco ahora del concepto pop-up, pero sin separarse de la “temporalidad” podríamos hablar de los mercados que se celebran una vez al mes. Mencionaré dos ejemplos que tan sólo se parecen en el aspecto temporal de su concepción. El Mercado de las Ranas, en el madrileño Barrio de las letras, iniciativa puesta en marcha por los comerciantes de la zona con el propósito de impulsar el desarrollo económico del barrio. La característica de este mercado que se celebra el primer sábado de cada mes es que los establecimientos sacan sus productos a la calle.

Mercado de Motores

Mercado de Motores

A unas pocas paradas en metro se levanta el Mercado de Motores, el primer fin de semana de cada mes. Enfocado inicialmente a los productos vintage, en los varios meses de vida que tiene se han ido haciendo hueco entre sus “puestos” diseñadores jóvenes alternativos de todo tipo de productos, desde ropa y joyas, hasta porcelana decorada o gafas, además de que cuenta con otra parte para la venta de artículos de segunda mano de venderos particulares, y una zona acondicionada para descansar, tuitear lo visto y comer alguno de pinchos o los dulces elaborados especialmente para la ocasión con música en directo de fondo. Lo realmente especial de este mercado es el lugar en el que se celebra, la antigua Nave de Motores del Metro, abierta al público, entrada gratuita.

 

 

 

Vía|Tormo

Más información|gastroeconomy, fanquimistas, barrioletras

Imagen|Theloaf, Adidas

 

RELACIONADOS