Coaching Profesional 


Llegó el día

Y llegó el día para volver a nacer, para abandonar viejas rutinas y crear nuevos horizontes. Llegó el día de volver a despertar, de levantarse, de ponerse en camino. Llegó el día de sentirse vivo, de tomar aliento, de abrazarse a uno mismo. Llegó el día de perdonarse, de mirarse al espejo y sonreírse.QAH_Agosto

Llegó el día de desnudarse, de quitarse la coraza, para regalar a los demás lo más auténtico de nosotros. Llegó el día de liberarse del pasado y entregarse al presente. Llegó el día de soñar un futuro y comenzar a construirlo.

Llegó el día de silenciar la mente y dejar al corazón latir. Llegó el día de saborear la locura de estar vivos. Llegó el día de rendirse ante uno mismo y entregar nuestro orgullo. Llegó el día de quitarnos las gafas y dejar que el sol nos deslumbre. Llegó el día de perder el control y sentirnos seguros.

Llegó el día de entrenar la mirada hacia lo bello de la vida. Llegó el día de hacer grande lo pequeño. Llegó el día de hacer limpieza y descubrir el nuevo brillo de las cosas. Llegó el día de explorar y renovarse.

Llegó el día de hacer aquello que nunca imaginaste. Llegó el día de creer en ti mismo. Llegó el día de hacer realidad los imposibles. Llegó el día de reírse de uno mismo hasta sentir agujetas.

Llegó el día de abandonar los miedos y no volver a buscarlos. Llegó el día de dejarse guiar. Llegó el día de celebrar sin necesidad de motivos.

Llegó el día de dejar escapar lágrimas encerradas. Llegó el día de sonreír desde el alma. Llegó el día de sentirse en paz. Llegó el día de dar gracias. Llegó el día de dejar que la vida nos sorprenda. Llegó el día de lanzarse al vacío. Llegó el día de vivir a corazón abierto.

Llegó el día que no llegaba, porque dejé de esperarlo y comencé a vivirlo. Llegó el día de mirar al suelo y descubrir el cielo. Llegó tu día.

Imagen| Sonreírse al espejo

RELACIONADOS