Derecho Mercantil, Jurídico 


Llega el régimen especial del IVA: El criterio de caja ya es oficial

Uno de los compromisos del Gobierno que se incluyó en la Ley de Emprendedores era el llamado “IVA de caja”, se trata de un régimen especial del IVA, que permitirá a PYMEs y autónomos no pagar el IVA hasta que no se cobre el importe de la factura al completo. Ya que hasta ahora, el devengo del impuesto se producía cuando se emitía la factura aunque no se hubiera producido el cobro efectivo de la misma según lo dispuesto en el artículo 75 LIVA.

Pues bien, desde el pasado sábado 26 de octubre de 2013 entró en vigor un paquete de nuevas medidas recogidas en el Real Decreto 828/2013, de 25 de octubre, que modifica el Reglamento del Impuesto del Valor Añadido.

Aunque dichas medidas ya se encuentran en vigor, este régimen especial  de caja  en concreto, no se podrá aplicar hasta el próximo 1 de enero de 2014.

Este nuevo régimen especial, aunque tarde, llega con la firme intención de dotar de mayor liquidez y flexibilidad tanto a PYMEs como a autónomos, resolviendo y paliando injustas situaciones por las que, no solo se sufría sobre la cuenta de resultados el impago de los clientes, sino que además se tenía que adelantar la parte correspondiente derivada las obligaciones que se devengaban en sus facturas emitidas, con indiferencia de si habían resultado efectivamente cobradas o no, dichas cantidades. De tal manera que, cuando no se podían cobrar; se les obligaba a recurrir posteriormente al mecanismo que les otorgaba la propia LIVA en el artículo 80.3 y .4  en relación con el artículo 24 del Reglamento sobre la modificaciones de bases imponibles por impago, cliente en concurso, etc.  Se les complicaba así, más si cabe bajo la tensa coyuntura macroeconómica actual, la gestión derivada de sus obligaciones tributarias internas tanto en tiempo como en dinero (“liquidez” o “efectivo en caja”).

Carácter voluntario.

Se trata de un instrumento de “carácter voluntario”, pero se ha de tener muy en cuenta que en caso de renunciar a la hora de acogerse a dicho régimen especial, los efectos  de la renuncia lo serán para un período mínimo de tres años.

El RD contempla que las empresas que quieran voluntariamente adherirse al nuevo mecanismo deberán comunicarlo con carácter general en el mes de diciembre anterior al año en el que haya de surtir efecto. La renuncia al régimen se ejercitará también en los meses de diciembre vinculando como decimos, por un periodo mínimo de tres años.

caja

Limitaciones.

Se excluye expresamente la posibilidad de poder acogerse a éste régimen especial de criterio de caja cuando concurra:

  1. Que el volumen operaciones producidas dentro de un año natural llevadas a cabo por el sujeto pasivo supere los 2.000.000 de euros.
  2. Que el total de cobros en efectivo que realice respecto de un mismo destinatario durante el año natural supere los 100.000 euros

Dicha exclusión tendrá efecto en el año inmediato posterior a aquél en que se superan dichos límites.

Nuevas obligaciones de información.

Las PYMEs y autónomos que se acojan al IVA de caja tendrán nuevas obligaciones de información por motivos de control tributario mediante un régimen “sencillo”, de tal manera que se amplía la información a suministrar en los libros registro generales, para incorporar las referencias a las fechas de cobro o pago y del medio utilizado, tanto para los sujetos pasivos acogidos al régimen especial del criterio de caja, como para los que no se hayan acogido a dicho régimen, pero sean clientes (sujeto pasivo) en operaciones afectadas por estos. El régimen no supondrá un aumento de la facturación de aquellos que opten por el IVA de caja, pues bastará con identificar en sus facturas la aplicación de este régimen. Los clientes de las PYMEs y autónomos acogidos al régimen especial deberán utilizar el criterio de caja también respecto a las operaciones realizadas con ellos. De este modo, la posibilidad de adelantar la deducibilidad del IVA soportado supone un incentivo a estos clientes para adelantar el pago de sus facturas, la finalidad es permitir una mejora adicional a la financiación de aquellos que se acojan al nuevo régimen.

Nuevo tipo superreducido.

Otras modificaciones relacionadas con el IVA son por ejemplo, la de un tipo superreducido del 4% para las personas o entidades que presten servicios sociales en el caso de compra de vehículos para el transporte de personas con movilidad reducida o con discapacidad en silla de ruedas, de modo que puedan, con una tributación reducida, adquirir más de un vehículo a tal fin.

Plazos.

También se modifica el plazo de presentación de las autoliquidaciones del IVA correspondientes al mes de julio, que deberán ser efectuadas por los obligados tributarios antes del 20 de agosto de cada año en lugar del 20 de septiembre, conforme a la regla general del pago mensual. Y se simplifica el procedimiento de la llamada regla de prorrata especial, permitiendo su ejercicio en el año en curso, en la última declaración del impuesto en lugar de en el mes de diciembre del año anterior (salvo alguna excepción: supuestos de inicio de la actividad, de sector diferenciado, etc).

En definitiva se trata de un régimen creado bajo buenas intenciones, y cuya efectividad iremos valorando a la hora de comprobar si cumple o no con las expectativas que el libre mercado ha de exigir a nuestra economía actual en harás de lograr aceleración y fluidez en las relaciones comerciales de todos los sectores del mercado español desde la perspectiva de las PYMEs y los autónomos, es decir, del 99% del tejido económico español.

Vía| BOE : Real Decreto 828/2013, de 25 de octubre, por el que se modifican el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido, aprobado por el Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre.

Más información| Expansión, Europapress

Imagen| Caja, IVA autónomos

En QAH| ¿Es el momento de ser emprendedor? II El alta en Hacienda, La nacionalidad y la residencia en el IRPF

RELACIONADOS