Derecho Mercantil, Jurídico 


Ley de fomento de financiación empresarial: regulación del crowdfunding

Con la entrada en vigor de la Ley de fomento de financiación empresarial se regula por primera vez el crowdfunding. La norma, tiene como objetivo impulsar el crédito para las empresas más allá de la tradicional financiación bancaria, siendo sus elementos esenciales los explicados a continuación.

Financiación participativa a través de Internet: Se ha fijado un régimen jurídico para las plataformas de Internet que promueven la financiación mediante préstamos o la emisión de acciones, obligaciones o participaciones de responsabilidad limitada.

Se distingue entre inversores acreditados, es decir, aquellas empresas que superen 1.000.000 € de activos, que tengan una cifra de negocio de 2.000.000 € o recursos propios por valor de 300.000€ y todas las personas, físicas y jurídicas, con una renta superior a 50.000€ anuales o con un patrimonio superior a 100.000€ y soliciten este tratamiento; e inversores no acreditados, que serán el resto.

Los inversores acreditados pueden invertir sin límite, mientras que los no acreditados tienen como barrera 3.000€ anuales por proyecto y 10.000€ anuales en el conjunto de plataformas.

Por otro lado, los proyectos dirigidos exclusivamente a inversores acreditados pueden captar hasta 5.000.000€; mientras que en el resto de los proyectos las plataformas de intermediación no pueden captar más de 2.000.000€ por cada iniciativa y tienen que contar con un capital social inicial de 60.000€.

Reforma del Mercado Alternativo Bursátil (MAB): Con el objetivo de potenciarlo, se flexibiliza el tránsito desde el MAB hacia la Bolsa de aquellas compañías cuyo desarrollo y crecimiento requiere la cotización en este mercado oficial.

Se establece un umbral de capitalización de 500.000.000, a partir del cual las sociedades que cotizan en el MAB han de solicitar la admisión a negociación en un mercado regulado, de modo que quedarán automáticamente vinculados por las normas de gobierno corporativo y otros requisitos de trasparencia.

Más control a los establecimientos financieros: Otro de los aspectos contemplados en la norma es la regulación de los establecimientos financieros de crédito, que se regirán por los baremos de control para los bancos.

Emisión de deuda por parte de las empresas: Se facilita el acceso de las empresas españolas a los mercados de obligaciones directamente, sin ser necesaria la intermediación de los bancos.

Preaviso a las pymes que dejen de recibir créditos: Con la entrada en vigor de esta Ley, se pretende que las pequeñas y las medianas empresas, que dependen de las entidades financieras para mantener su negocio, cuenten con el tiempo y con la información suficiente para que, en el caso de que dejen de recibir créditos de un banco, puedan encontrar fórmulas alternativas.

Las entidades de crédito deben avisar con tres meses de antelación a las pymes cuya financiación vaya a ser reducida en un 35% o más. El objetivo de esta advertencia será facilitar a estas empresas los ajustes necesarios para buscar otras fuentes de financiación.

Rating para pymes: Se otorga a las pymes el derecho a obtener de la entidad información sobre su posición financiera, un historial de pagos, extractos…

Esta solicitud debe ser atendida en el plazo de diez días hábiles y de forma gratuita en el caso de que la empresa afectada sufra la reducción de crédito.

Vía | BOE

Imagen | Crowdfunding

RELACIONADOS