Cultura y Sociedad 


Leonardo Da Vinci y el arte culinario

Verrocchio

Verrocchio

En la espléndida Florencia del verano de 1478, dos alumnos del maestro Verrocchio, gracias a un incendio que destruyó la más famosa taberna de la ciudad, encontraron su gran oportunidad vocacional; abandonaron el taller y los importantes encargos artísticos en los que estaban comprometidos, para abrir inmediatamente un establecimiento improvisado, en su mayor parte construido con lienzos viejos del taller de pintura.

La nueva taberna recibió el nombre de La Enseña de las Tres Ranas de Sandro y Leonardo. ¿Quiénes eran aquellos rebeldes que abandonaban una de las mejores escuelas de arte de la historia, por una taberna, que poco tardaría en fracasar? Ni más ni menos que Botticelli y Da Vinci.

Botticelli

Botticelli

Un delicioso libro facsímil de las notas de cocina —conocidas como Codex Romanoff— de Leonardo Da Vinci, ofrece una interesantísima visión de la afición más querida y cultivada por el joven Leonardo, la gastronomía; de la que apenas sabíamos nada.

Leonardo Da Vinci

Leonardo Da Vinci

Leonardo Da Vinci, además de pintor, escultor, arquitecto, músico, diseñador e ingeniero, fue un impenitente gastrónomo a la vez que un cocinero tan refinado y sensible, como visionario e incomprendido.

Inventó toda suerte de ingenios mecánicos —los electrodomésticos de la época— para facilitar las tareas de la cocina; concibió platos que pueden compararse todavía, quinientos años después, con la ‘nouvelle cuisine’; y organizó “verticalmente” desde el menú a los cubiertos y toda la preparación y logística de los banquetes más importantes de su época.

Los últimos años de su vida los pasó a orillas del Loira bajo el mecenazgo del rey Francisco I, consagrado a la creación artística pero dedicado de pleno al arte de la cocina.

Twitter| @jbanegasn
Más información| España, más allá de lo conseguido, Canal Youtube de Jesús Banegas y Programa radio “Viaje a Serendipia”
En QAH| Otros artículos de Jesús Banegas
Imágenes| VerrocchioBotticelliLeonardo Da Vinci y portada artículo

RELACIONADOS